martes, 31 de mayo de 2011

NIEVE, AL AÑO DE SU PARTIDA - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)

.


Lima, 31 de mayo del 2011

Querida Nieve:


Han pasado 365 días de tu partida y el reloj del tiempo todavía golpea duro cuando las tintas vespertinas tiñen el cielo que cubre tu sepultura. No sé en qué nube se esconde tu alma buena, mas tu alegre ladrido al sentirnos llegar a casa sigue siendo bella melodía para nuestros corazones. Esa alegría que nos regalabas con tu ternura vive aliviando el dolor de la ausencia.

Como todas las mascotas del mundo tuviste vida breve y te marchaste dejando la casa vacía. 13 añitos solamente nos acompañaste y sólo la muerte pudo desatar nuestras vidas terrenales, porque fueron azules nuestros días cuando vivías, tan hermosas como las rosas que este 31 mayo acarician el lugar donde reposas tu fatiga.

No sabes la falta de me hace tu compañía en las madrugadas de lápiz y papel. Muchas veces cuando el silencio cierra mis ojos siento tu respiración, entonces mi alma vaga en la soledad de las montañas, donde tus dulces ojos iluminan la noche más oscura; de pronto el tañido de una vieja campana me dice que no es cierto, que ya no estás con nosotros, que te fuiste para nunca más volver, pero las palabras de fe y esperanza de Juan Pablo II mitigan las aflicciones: “Los animales poseen un alma y los seres humanos deben amar y sentirse solidarios con nuestros hermanos menores.”

¿Recuerdas? cuando la tarde caía herida sobre Lima abandonaste el camino de la vida, pero jamás te perderás en la sombra del olvido, porque la familia en pleno y las palomas de EL Olivar esperaremos tu retorno cada mañana.

Te extrañamos querida Nieve,


Tu amigo Nalo




CARLOS ALVARADO ALDAVE, EN EL DÍA DE SU ONOMÁSTICO

..

.
CALOS ALVARADO ALDAVE
.
Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)

Chiquián Cultura
.
Premio Compositor

Las épocas felices de la infancia, la adolescencia y la juventud, vividas en "Espejito del cielo", son incomparables, ya que le dan al chiquiano mucha alegría de vivir, le infunden esperanza, le enseñan a tener fe, a luchar y a triunfar en el mundo entero. Precisamente en estos primeros años se forja el espíritu telúrico y la disposición de poner el hombro bajo el andas del desarrollo de la Patria Chica. Sin embargo, la conciencia de tan alta responsabilidad ante nuestro pueblo no se logra en breve tiempo y sin esfuerzo. Se requiere de un lapso considerable, la influencia de la familia y de un medio social adecuado para que los principios inherentes a la persona humana germinen y se materialicen en formas concretas de acción y pensamiento.

La hoja de vida de CARLOS ANÍBAL ALVARADO ALDAVE, con todas sus peculiaridades, no constituye una excepción a la regla. Él, al igual que todos los niños chiquianos escuchaba atentamente el respirar de la pachamama, se alegraba de las sonrisas amigas y se apenaba de la tristeza de los demás. En lo profundo de su sentir se reflejan como espejos mágicos los momentos difíciles de la época, pues nació el 31 de mayo de de 1941 en que la Patria Grande se hallaba sumergida en pleno conflicto armado con el Ecuador y cuando nada hacía presagiar que en pleno festejo de sus 29 años, Ancash se desangraría por los efectos del terremoto de 1970, enlutando al Perú.

Él no solamente recibió de sus queridos padres Alejandro y Josefina, el nombre del general cartaginés ANÍBAL, hombre de espíritu vencedor, pero conciliador a la vez; sino que, además su abuelo materno Florentino Aldave Calderón, pionero de las bandas de músicos de la región, ejerció gran influencia al inculcarle un intenso amor por nuestra cultura, donde sin lugar a dudas el entorno musical fue el privilegiado, convirtiéndolo a los seis años de edad en el más pequeño integrante de la banda de músicos “Santa Rosa de Chiquián” con su bien acompasado triángulo y su sonora pandereta, junto a los experimentados músicos: Florencio Márquez, Nicolás Morán, Manuel Palacios, Alberto Collantes; Teodomiro, Isaías y Alberto Carrilo, Maglorio Collantes, Pablo Alva, Enrique Mejía, Juan Calderón, Cornelio Morán, Felipe Jaimes, Silverio Huerta, Francisco Jara, Juan Vicuña, Manuel Alvarado, Eusebio Mallqui, Elias Concepción, Damián Toro, Pasión Aldave, Víctor Zubieta, Eusebio Anzualdo, Braulio Jacha, Cayetano Palacios y Félix Bolarte.

Estudió la primaria en la escuela Pre Vocacional de Varones 351 y la secundaria en los colegios nacionales “Coronel Bolognesi” de Chiquián y “La Libertad” de Huaraz. Sus estudios superiores en la Universidad Inca Garcilazo de la Vega, graduándose como Profesor de Educación Primaria. Ha sido maestro en Pampas Chico, Aquia y en el Rímac, donde además se desempeñó como Sub Director de un colegio. Una de las promociones lleva su nombre con orgullo y gratitud. En cada uno de estos recintos del saber formó grupos musicales con el apoyo de su esposa Luz Zarazú, y equipos de fútbol, todo ello
como actividades complementarias a su fecunda labor magisterial, brillando en acordeón, guitarra, clarinete, órgano, arpa y saxofón.

En 1986 fundó el programa "Alma y Sentimiento de mi Tierra” de Radio Independencia del Perú, porque como buen periodista siempre supo que la comunicación es el camino más corto para unir a los paisanos en un abrazo de franca confraternidad dominical. En la actualidad se encuentra en Estados Unidos acompañando a su hijo Marco. Ha compuesto huaynos ancashinos y valses criollos como eslabones de la misma cadena telúrica de nuestro gran país, entre los que destaca el vals: “QUISIERA VOLVER” que viene alcanzando reconocimiento popular en el Perú y el extranjero en la voz de nuestra embajadora Nieves Alvarado.


Chiquián tierra de grandes ensueños
eres fuente de eterna inspiración
impreso el cariño de tus hijos
te recuerdan con honda emoción (bis)

Por llamarte espejito del cielo
tu prodigas afecto y pasión
es por eso que hoy te cantamos
los cien años de tu creación (bis)

Quisiera yo volver
para cantarte con emoción
quisiera yo volver
para entregarte mi corazón (bis)


En cada una de sus inspiraciones se evidencia su trazo particular: talento que se reveló muy temprano y visión para que el paisano errante pueda acercar a su mirada espiritual el vivir bolognesino, junto a las mujeres y hombres que forjan su desarrollo. Un paisano ejemplar con el corazón abierto a todos, y de manera especial a los que siguen el cauce de su vena creadora y el compás de sus dulces notas musicales...




CARLITOS. Que Dios guíe tus pasos, hoy y siempre, para felicidad de nuestro pueblo



.

POEMAS "31 DE MAYO" Y "YUNGAY" - POR WALTER VIDAL TARAZONA

...

.

31 DE MAYO

.

Por Walter Vidal Tarazona

.

¿Qué es aquel lejano

ronco

sordo

hondo bramido

que se atora,

helando las tiernas sonrisas

de jalca huaracina?

.

¿Acaso algún monstruo

quiere romper el suelo?

¿Quiere la tierra

sacudirse de tanta

miseria humana?

.

Ahora, ya debajo de sus pelados

piececitos de chancaca,

ahí, dentro del suelo, cerca,

sentía resoplar a la bestia,

que sin embargo no aparecía.

.

Se zarandean

rocas

chozas

ovejas...

¡Todo, Taita Dios, todo!

.

Sus ojitos clavados al camino,

por donde madrugaron

papá y mamá,

sólo vieron levantarse

negras capas de tierra.

.

¡Mama Pacha!

¡no te quiebres!

Pero la tierra,

siguió temblando.

.

Era un 31 de mayo.

Aquel 31 de mayo,

cuando todo se acababa

sin terminar nunca.

.

A fin, de sus gargantitas

se desató un desesperado y viejo

¡Mamiiiita! Maaaá...

.

Se estrelló

en el negro firmamento

ahogándose en las rocas,

donde no estaban ya

ni los cóndores más machos

ni los ahuilus más sabios.

.

Sólo, entonces, y solo,

con su sombrerito bajo el brazo

cayó de rodillas,

sin saber si su puna

había parido una fiera,

o los Andes reñían con el cielo;

sin saber si moría su sueño

o si soñaba su muerte.

.

Sólo, entonces, y sola,

aquella noche más negra

y más callada que nunca,

recibió un puñado de cansancio

que se derramó

con olor a muerte.

Se cerraron los ojitos,

Se hincharon también;

y en un nuevo despertar,

por las calles de Huaraz,

sus caritas de papa rosada

sus piececitos de chancaca

sus limpias sonrisas

se iluminaron;

se iluminaron al encontrar

a papá y a mamá

envueltos en una bandera

de sangre y nieve.

.

Inflaron sus pechitos,

levantaron sus puños,

esos puños de Atusparia.

Gritaron ¡Basta!

¡No tiembles Huascarán!

.

.

A YUNGAY

.

Por Walter Vidal Tarazona

.

Estás llorando Huascarán

hasta rasgar tu misma entraña.

.

Pero no tiembles otra vez,

Apu Huascarán,

por ahogar el grito de tu garganta

con gruesas lágrimas de cuchillo.

.

Has sepultado una y otra vez,

a tus propios hijos.

.

¿Por qué?

¿No basta tu blanca sonrisa

para arrancarle amor al cielo?

¿No es suficiente tu belleza

en las madrugadas de sol

para encantar a los hombres?

.

O prefieres sepultarlos a tus hijos

en tu propia entraña,

porque no quieres verlos

sufrir de hambre y sed de justicia.

.

¿Por qué lloras, Huascarán,

hasta rasgar tu misma entraña?

.

Ahí está la antigua Ranrajirca

una herida negra

hecho dolor en tu garganta.

.

No tiembles más, Huascarán,

algún día llegará el pan

para tus hijos.

Y no envenenarán más su tierra

¡Pero no llores,

por ningún motivo,

hasta rasgar tu misma entraña!

.

.
Hacer clic en la imagen para visualizar mejor

Fuente:

Mi foto

Maestro en Investigación y Docencia Universitaria, "[...] en lo personal sencillo, generoso, leal, ajeno a poses y figuraciones. En lo literario, un cantor, de profesión economista, que echa sus versos al aire con esa espontaneidad propia de los juglares de antaño." NÉSTOR ESPINOZA.


31 DE MAYO - SISMO DEL 70 EN ANCASH - POR JUAN RODRÍGUEZ JARA

.

SISMO DEL 70 EN ANCASH

Por Juan Rodríguez Jara


Los largos eucaliptos, de tiernas hojas

inquietadas en una tarde futbolera,

se han repuesto en cuarenta y un años

porque papa Dios así lo quería.


Los gritos y desconsuelos atrapados

en un callejón de Huaylas sin salida;

entre las cordilleras van despareciendo,

El río Santa, por ser santa se recuperó.


Huascarán enterró a su Yungay hermosa

dejando las palmeras de testigo eterno.

Rosas ya no florecen en el Campo Santo

parece ya se olvidaron del 31 de mayo.



Fuente:

Juán Rodríguez Jara
Poeta y escritor Ancashino


Walter Vidal, Elmer Neyra y Juan Rodríguez

.

lunes, 30 de mayo de 2011

JOSÉ ANTONIO ENCINAS, EN EL 113º ANIVERSARIO DE SU NACIMIENTO - PLAN LECTOR: MAGISTERIO Y MORAL DE UN MAESTRO INSIGNE - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

.

http://2.bp.blogspot.com/-auhjm7nhJWg/TeMyt-FdQWI/AAAAAAAAlDc/nJvjkyQMZP8/s1600/ANTONIO%2BENCINAS.JPG



CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA


Construcción y forja de la utopía andina


PLAN LECTOR, PLIEGOS DE LECTURA

MAGISTERIO Y MORAL DE UN MAESTRO INSIGNE:

JOSÉ ANTONIO ENCINAS




Por Danilo Sánchez Lihón

"Los maestros, al ponernos al servicio del Estado, no hemos vendido nuestra conciencia ni hipotecado nuestras opiniones, ni hemos perdido nuestra ciudadanía. El hecho de recibir una suma mensual de dinero significa sólo el pago de nuestros servicios técnicos, pero no el pago de un silencio y de una conformidad que repugna. Quienes pretenden que el maestro debe "callar, obedecer y trabajar", están en un error, y cometen un insulto a la dignidad humana... El maestro ante todo es un mentor social". José Antonio Encinas


1. Orden de detención

Diputado brillante elegido por Puno en 1919, con inmenso prestigio en la población, el maestro José Antonio Encinas fue llamado un día por el Presidente de turno, Augusto B, Leguía, a fin de invitarlo a integrar un comité de trabajo con objetivos aparentes sociales aunque su trasfondo escondido era implementar la reelección presidencial. En esa ocasión y delante del gobernante, Encinas le manifestó su total y terminante oposición al intento de permanecer en el poder, que a todas luces alentaba el mandatario. Fue la ocasión en que le dijo:

“Yo he sido elegido por mi pueblo para defender sus derechos cívicos, no para propiciar reelecciones. De modo que no puedo asumir ningún compromiso para su reelección, que sin duda traería graves consecuencias para el Perú”.

Estas palabras le parecieron insolentes y ofensivas al Presidente, quien ni bien terminó la entrevista llamó a su secretario, le dictó una orden de detención inmediata y el encargo de indagar minuciosamente las actividades de aquel personaje a fin de aducirle alguna culpabilidad. Se le confinó en el Penal del Frontón y después fue deportado a Panamá. El calvario de refugiado le costó 25 años de añorar regresar siempre al Perú. Y fueron tres las ocasiones en que fue expatriado maestro tan noble, egregio e insigne. ¿Qué oculta desgracia para el Perú hay en estos hechos?


2. Siempre presente

Hay escuelas que en el mundo alcanzaron a tener brillo y fulgor de leyenda como la de Yasnaia Poliana del escritor y guía espiritual de Rusia León Tolstoy. Otra es la escuela de Shantiniquetán, que significa “Morada de paz” y que fundó aquel apóstol y visionario como fue el poeta de origen bengalí Rabindranath Tagore.

Pero también en nuestra América Latina irredenta son inolvidables la Escuela Experimental del humanista Jesualdo Sosa, que abriera sus puertas en el Uruguay, y la Escuela Comunidad Ayllu de Warisata, conducida el maestro Lizardo Pérez, en Bolivia.

En nuestro país tenemos para ostentar, con orgullo y honda emoción humana –quizá, incluso, colocándola en un sitial mayor a las experiencias antes referidas– al Centro Escolar 881 de Puno que dirigiera entre los años 1908 y 1912 el maestro José Antonio Encinas, nacido el 30 de mayo de 1886 en esa localidad de la meseta altiplánica.

Esta escuela, los maestros peruanos debemos tenerla siempre presente para orientar mejor nuestra labor docente, releyendo para el caso la obra en que se describe esta conmovedora y grandiosa experiencia, cual es el libro: "Un ensayo de escuela nueva en el Perú".


3. Los más débiles en sus hombros

Alumno de esa escuela gloriosa por los resultados que alcanzara a concretar, fue el escritor y poeta Gamaliel Churata.

Es él quien nos relata que una noche en que regresaban la tempestad arreciaba y entre relámpago y relámpago divisaron hacia lo lejos, en el relumbre instantáneo de un relámpago, que ahuyentó por breves instantes las tinieblas, que el maestro Encinas se había agigantado.

¿Qué había ocurrido? Venía a lo lejos, pero su figura era gigantesca. Ya cerca escucharon su vozarrón que cantaba huaynos y taquiraris que exorcizaban el frío y la oscuridad del camino. Pero, ¿por qué se lo veía tan alto?

Había subido sobre sus hombros al niño indígena más desvalido y humilde de la escuela quien tenía destrozadas sus ojotas y caminaba con sus pies descalzos trizando la escarcha helada de la pampa. Cuenta Churata que inmediatamente, al ver esa actitud del maestro, los alumnos más grandes buscaron a los más pequeños e hicieron lo mismo.

Era hermoso y conmovedor –dice él– ver esas columnas de muchachos engrandecidos por el valor de ayudar a los más indefensos, sin dejar de cantar al lado de su maestro; los más fuertes llevando a los más débiles en sus hombros.


4. El trato con la gente de los caminos

Esta imagen que perfila Churata vale más que mil discursos y ponencias sobre temas pedagógicos, erigiéndose como un monumento imperecedero de lo que debe ser la educación, la escuela y la sociedad, no sólo aquí sino en todo tiempo y lugar. Y, por otro, vale para conocer cómo era, sentía y pensaba el maestro José Antonio Encinas.

Era a campo abierto cómo formaba a sus alumnos. A veces saliendo de madrugada y regresando de anochecida. Era ante las montañas tutelares, o bien mirando y observando el confín del horizonte infinito cómo él les enseñaba.

Posesionados de las cumbres de los cerros, les enseñaba geografía o arte. Botánica y ciencias naturales a la vera de las chacras sembradas de quinua, papa o cañihua.

Química y biología les mostraba al borde de las acequias de agua cristalina. De física y matemáticas les hacía descubrimientos abarcando los espacios abiertos de la meseta altiplánica.

O les narraba la historia en el trato con la gente de los caminos, de las posadas y de los pueblos, adonde llegaban cansados pero jubilosos y plenos de un hondo cariño.


5. Solidaridad con los más desprotegidos

La promoción de alumnos de la Escuela 881 de Puno fue brillante.

Los mejores poetas, pintores, médicos, arquitectos, empresarios surgieron de esa pequeña institución.

Tanto fue esto así que cuando Encinas fue elegido Senador de la República compartió su escaño con varios alumnos suyos de la Escuela 881.

Pero la escena de los muchachos más fuertes, convencidos y felices, cargando en sus hombros por su propia iniciativa a los más humildes y pobres, y siguiendo el ejemplo del maestro, cabría proponerlo como enseña y divisa de lo que debe ser una educación de honda inspiración humana, única alternativa para nuestros pueblos dolientes.

Paradigma que nos revela cuánto había calado en las almas de aquellos niños y jóvenes la enseñanza y el mensaje de solidaridad con los más desprotegidos y lastimados por las adversidades históricas y sociales, magisterio que impartía y atesoraba aquel maestro.

Es consolador y pleno de esperanza otro hecho simbólico, cual es que estas caminatas lo hacían entonando himnos y canciones aymaras y quechuas que despejaban las inclemencias de la noche, oscuridad que aún nos envuelve.


6. Al interior del aula y en la comunidad

Pasajes como estos irradian una luz muy firme. Estos son hechos que despeja lo intrincado del camino y el destino imprevisible de tantos niños y jóvenes del Perú de hoy, desafío frente al cual se erige aquel emblema sublime que describe Churata y que debiera inspirar todo nuestro trabajo en la escuela y en la sociedad actual.

Son múltiples y hasta diría inagotables los surcos para la educación que abriera con su acción y su pensamiento el maestro José Antonio Encinas y que deben fecundar en el magisterio del Perú de hoy. Algunas facetas las he tratado con cierta extensión en mi libro "Encinas, maestro del Perú profundo", que publicó en 1999 la Derrama Magisterial. Y se volvió a publicar en una segunda edición, también ya agotada, en el año 2004.

Me limitaré, en esta oportunidad, a bosquejar dos aspectos que son importantes ponerlos de relieve, porque lo requiere urgentemente el estado y la situación de la educación en nuestro país.

Uno de dichos elementos se refiere a lo que debe acontecer al interior del aula y el otro más bien a lo que debe proyectar la escuela en relación a la comunidad:


7. Innovar permanentemente

José Antonio Encinas desarrolló, promovió y predicó una actitud constante en la educación y en la escuela, cual es la de innovar prácticamente todo en educación. Esto es: concepción educativa, políticas, objetivos, contenidos, métodos, materiales, organización escolar, evaluación, formación de maestros.

Es decir todo, absolutamente todo lo sometía a continua renovación e invocaba al magisterio a asumir esta actitud de modo incesante.

Todo ello no tanto por el prurito y el señuelo de encontrar fórmulas perfectas e infalibles, sino porque la realidad y el universo nos muestran que la condición para no sucumbir es la transformación asidua y permanente.

Cambio continuo, el mismo que ocurre cada día, hora y minuto; brotando a cada instante lo nuevo, lo distinto y singular; decurso en que todo vuelve a nacer, a descubrirse, a ser fresco y original.

Es el cambio y la transformación la que hay que asumir y alentar que se produzca continuamente, como en ningún otro lugar en la escuela.

Y esto por un hecho sencillo: en ella la presencia más importante y la razón de ser de la misma son los niños, quienes están en cambio indetenible y evolución; principios, además, que son impulsores de la vida misma.


8. Una llama ardiente y siempre viva

De allí que en su libro "Un ensayo de escuela nueva en el Perú", se constata que él todo lo innova, todo vuelve a ser repensado, todo se somete a nuevos enfoques; clave que rige sus postulados pedagógicos, tanto que en la nota preliminar de dicha obra declara y hasta denuncia:

"La dirección de enseñanza se mantiene al margen de todo propósito de renovación. Los maestros siguen la ruta trazada por un conservadorismo enervante...

El niño permanece ignorado... Las escuelas normales trabajan con la técnica formalista y sin buscar nuevos rumbos en la experimentación e investigación..."

De allí que consideremos importante enfocar este aspecto olvidado de la vida escolar, cual es la innovación educativa, que es bueno que constituya una simiente siempre actuante en el corazón y en la mente del maestro.

Por eso, es fundamental que en la formación básica del maestro haya una llama ardiente siempre viva y vigente en función y a favor del cambio asiduo y perseverante y a conocer y aplicar estrategias de investigación de la realidad en sus múltiples facetas.


9. Transformando desde dentro

Pero, aparte de ello, la innovación educativa debiera ser asumida también por las instituciones que orientan el quehacer educativo en los diversos niveles y ámbitos.

Debe constituirse, nos dice Encinas, en política de estado la renovación en base a nuevas ideas, como una acción que se promueve desde las instancias del gobierno a fin de que se cuente con los elementos más seguros que haga posible implementar las reformas educativas necesarias que han de basarse –si queremos que sean acertadas– en experiencias que hayan recogido todas las correcciones que siempre impone y moldea la realidad.

Porque la educación, además de ser garantía para mantener principios y valores, debe cambiar ella misma y propugnar el cambio para afrontar los desafíos del mundo moderno signado por el vértigo de las transformaciones que se dan en todo orden de cosas.

El maestro puede reducirse a ser quien enseña a otro lo que ese último no sabe, o bien quien hace surgir en el educando el ser que debe llegar a ser; hecho que solo se logrará cambiando y transformando desde dentro, con respuestas creativas ante cada situación real.


10. El postulado de "La Escuela Social"

El otro aspecto que consideramos trascendente plantear en el momento actual es la concepción que alienta José Antonio Encinas de lo que él mismo denomina como "la Escuela Social".

Según esta concepción la escuela no puede ser una entidad amurallada dentro de sus cuatro paredes o dentro de los muros en que se desenvuelve una institución educativa. O en sus normas que se erigen como otras tantas cercas o vallas, sino que tiene que ser una presencia participante y activa en todos los asuntos inherentes a la comunidad.

Y esto en razón de que todos los momentos que vive la comunidad son ocasiones propicias para formar a niños y jóvenes. El maestro no puede reducirse a ser un transmisor de conocimientos, muchos de ellos extraños y ajenos a los problemas que sufren y aquejan a la colectividad, sino siempre ha de ser un guía, un orientador y un conductor de su comunidad en los desafíos que ella afronta, y en el tiempo y espacio en los cuales le ha correspondido actuar.

En tal sentido, es un imperativo moral la movilización de la escuela para transformar actitudes, costumbres, técnicas, como también las condiciones de vida de cada realidad específica.

Ello es fundamental a fin de inculcar civismo, emoción social, compromiso, amor e identificación con los pueblos –por humildes que ellos sean– en todo niño y futuro ciudadano de un país, pero además una senda para desarrollar la sociedad.


11. La diaria labor social de la escuela

Las palabras del maestro a este respecto son claras y precisas, cuando afirma:

"Si la Escuela se dedica simplemente a enseñar a leer o escribir, desempeña una función meramente administrativa; pero si la escuela interviene como elemento de primer orden en la vida social de un pueblo, dejando escuchar su voz, modificando la vida en determinado sentido, teniendo derecho a intervenir en ciertas actividades que beneficien y garanticen el bien común, entonces la Escuela es un centro de agitación social y por consiguiente un elemento político".

Frases que quizá escandalicen todavía a cien años de realizarse la experiencia de la Escuela 881 en donde Encinas pusiera en práctica estos postulados.

Y continúa diciendo:

"Los materiales de enseñanza... han de girar en torno de problemas relacionados con la vida social... para ofrecer un conjunto de conocimientos utilizables de inmediato en el medio ambiente donde el niño se mueve... en la diaria labor social de la Escuela".


12. Debe constituir nuestro desvelo

Parte de esta misma visión es lo que él denomina: problema de las sociedades étnicas andinas o más comúnmente conocido como: "Problema del indio".

Este asunto fue un tema que no dejó de tratar en ninguno de sus libros y preocupación que lo embargó en todo el transcurso de su vida.

La vida y obra de José Antonio Encinas tuvo una consagración plena y total al compromiso con dicha causa, que todavía es un problema pendiente de resolver en nuestro país, porque la condición de pobreza y marginación de las poblaciones indígenas en el Perú no ha cambiado, sigue siendo la misma de hace siglos.

Las comunidades nativas quechuas, aymaras y amazónicas siguen en el estado de postración que data de hace varias centurias.

Tampoco hay alternativas educacionales vigorosas destinadas a elevar los niveles de vida de los pueblos aborígenes.

Y, sin embargo, ello debe constituir nuestro desvelo, cual es: reivindicarlos, no solo por un acto mínimo de justicia social sino porque en aquel ámbito se encuentran valores que han de contribuir a que el Perú mejore y hasta renazca.


13. Apóstol genuino y acrisolado

De un hecho directamente relacionado a la proyección social de la escuela estaba orgulloso el maestro Encinas, y lo declaró expresamente alguna vez.

Expresó que se complacía tanto del éxito profesional y hasta de la fama internacional de quienes fueron sus alumnos del Centro Escolar 881, hecho que era cierto y evidente.

Estaba orgulloso en realidad de que todos aquellos alumnos adoptaron auténtica y valientemente el compromiso de luchar denodada e incansablemente por la causa y la defensa del indígena peruano.

Esta fue una de las profesiones de fe más intensas y ardorosas que asumió en su vida el maestro Encinas.

Aquel carácter nos muestra no solo su grandeza de maestro sino su raigambre de humanista y de apóstol genuino y acrisolado del Perú glorioso pendiente por redimir.



Texto que puede ser reproducido citando autor y fuente

Teléfonos:

420-3343 y 420-3860

Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:

Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Instituto del Libro y la Lectura: inlecperu@hotmail.com




domingo, 29 de mayo de 2011

SENSIBLE FALLECIMIENTO DEL DILECTO PROFESOR DE LITERATURA JORGE MONTOYA DELGADILLO

..

Lima, 29 de mayo de 2011
.
HOLA SHAY:
.
Tengo el penoso deber de comunicar a la familia bolognesina, el sensible fallecimiento del dilecto profesor de Literatura JORGE MONTOYA DELGADILLO..

.
.
A nombre de la familia Alvarado Balarezo, las sentidas condolencias a nuestro profesor José Montoya Delgadillo, autor de las letras del Himno del Colegio Nacional Coronel Bolognesi de Chiquián, y familiares por la irreperable pérdida, con la esperanza de que su legado de magisterio viviente, florezca por siempre en el corazón de nuestro amado pueblo.
.
VELORIO:
.
Velatorio de la Parroquia 'Sagrado Corazón de Jesús" - Cuadra 2 del Jr. Santorín - Urbanización El Derby - Santiago de Surco - LIMA.
.
SEPELIO:
.
El Cortejo Funebre partirá a las 3 p.m. de mañana lunes 30 de mayo, hacia el Cementerio Jardines de la Paz de La Molina.

..
.
DESCANSE EN PAZ PROFESOR JORGE

Fuente:

Francisco Calderón Jaimes
Presidente de la Asociación de Ex Alumnos del Colegio Coronel Bolognesi de Chiquián


RECUERDOS




MIS MAESTROS DEL COLEGIO NACIONAL
.
"CORONEL BOLONESI" DE CHIQUIÁN
.
Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
.

Todos ellos llenos de energía y esperanza, con sensibilidad, nobleza y mucha pasión por enseñar. Siempre se consideraron muy afortunados con su trabajo. Recuerdo a mi maestro Carlos Collantes de los Santos, cuando nos decía: 'A un obstetra se le permite traer una vida en un momento mágico; al maestro, que esa vida renazca día a día con nuevas preguntas e ideas. Un arquitecto sabe que si diseña bien una estructura, puede permanecer muchos años en pie. Un maestro sabe, que si construye con amor y verdad, lo que construya, durará para siempre'.

Mis maestros fueron, parafraseando un pensamiento universal: 'un grito de fe porque creyeron en simples mortales como nosotros. Un pregón de esperanza, porque sembraron lo que estamos cosechando con creces. Un testimonio de amor, porque morían un poco cada día para que vivamos plenamente'. Todos los recuerdos plasmados en las pizarras de nuestro colegio del jirón Leoncio Prado, que expresaron a viva voz sus mentes y corazones, están guardados en el cuaderno de la vida, que es la experiencia, y lo abrimos cuando nos aprieta el recuerdo. Quizá no será el sudor de su frente lo que podamos tocar ahora, pero sí sus ganas de enseñar poniendo todo su empeño e inteligencia a nuestro alcance.

En el 'Coronel Bolognesi' de mis años mozos, era más importante persuadir que imponer; es por ello, que cada alumno se constituía en el gestor de su propia educación. La meta de nuestros maestros no era la información-conocimiento, sino la formación-sabiduría. No la transmisión de ideas como datos, sino la oferta y promoción de ideales como actitudes para enfrentar los retos cotidianos. Las mejores lecciones de nuestros maestros fueron sus buenos ejemplos. Cada maestro partía del supuesto axiológico, de que educar es más que instruir; priorizando lo formativo, orientándonos a clarificar los valores y la trascendencia de éstos, en la vida, donde lo más importante no es saber mucho, sino integrar los conocimientos y las experiencias en una personalidad afianzada sobre valores humanos.

Enormes cambios se están gestando en el mundo, generando la urgencia de maestros como de aquellos buenos tiempos: La revolución de los medios de comunicación, el acelerado avance científico y tecnológico, una creciente violencia e inestabilidad moral..., retos que exigen una educación que promueva el desarrollo integral de los educandos, con autodominio de sus emociones y afectos, que formen personas competentes, conocedoras de sus derechos y obligaciones, que puedan afrontar las vicisitudes diarias, y salir airosos de los mismos.

Por estas consideraciones, mi eterna gratitud a los profesores que están en el cielo y a los presentes: Asunción Aldave Barba, Desiderio Angeles Giraldo, Manuel Aquino Valverde, Nelson Amésquita, Arturo Angulo Arana, Hernán Arguedas Loli, Jesús Ayala Ruiz, Orestes Banda, José Bazán Ramos, Guillermo Bellido, Julio Carballido, Valeriano Centeno Padilla, Elva Colquicocha Pérez, Carlos Collantes De Los Santos, Claudio Córdova Guimarey, Elisa Cossio Barrera, Rodolfo Chávez Sánchez, Luis Chiri Núñez, Teodoro Dextre Huayanay, Lorgio Espíritu Toribio, Sergio Figueroa Cuentas, Máximo Flores Oré, Isaac Flores Sáenz, Antonio Franco, Nivardo Fuentes Pardo, Eleodoro Gamarra Salinas, Vidal Garro Ayala, Juan García Carrasco, Oscar y Gudberto Ibarra Lozano, Jesús Jaime Quiñones, Gaspar Jaramillo Cruz, Amador Huaman Ventosilla, Arturo Jo López, Visitación Laos Jara, Oswaldo Mautino Zambrano, Zoila Mejía Baca, Doris Montoro Vicuña, José y Jorge Montoya Delgadillo, Ada Morocho Alvarado, Fabio Navas Rodríguez, Orlando Ñato Bríos, Manuel Orduña Moncada, Elinora Orrego B., Juan Otiniano Minchola, Luis Paucar, Manuel Quispe Hinostroza, Noemí Ramírez Espinoza, Rubén Robles Moreno, Ciro Sagástegui T., Marco Salazar Jácome, Pablo Velasquez Julca, Armando Yong Chávez, Cesareo Zarazú Padilla y al Dr. Federico Zubieta Bejar (en esa época, alumno visitante de la UNMSM.

Del mismo modo a los integrantes de la Planta Administrativa: Ambrosio Gamarra, Félix Jiménez, Fanor Alva, Pablo Márquez, Luis Jaimes, Hortensio Balarezo, Bernardino Castillo, Abilio Jara y Orestes Banda. Y de manera muy sentida a mi maestro Manuel Roque Dextre, autor de la bella inspiración poética: 'Huérfano en la pascana del recuerdo, el corazón sólo canta a la esperanza'.
.
.
.

HIMNO DEL COLEGIO NACIONAL CORONEL BOLOGNESI DE CHIQUIÁN


Letra : José Montoya Delgadillo

Música : Visitación Laos Jara


Adelante legión de Estudiantes
por la senda de la dignidad
levantando el glorioso estandarte
hasta el trono del Yerupajá,

que flamee por siempre en sus nieves
la bandera de la libertad.

¡Bolognesi! Bolognesi!
tu recuerdo inmortal brillará
como estrella refulgente
que ilumina, el cielo de Chiquián

¡Oh! Colegio Bolognesi
de las almas nobles el crisol
al amparo de tu gloria
marcharemos al son de clarín
con nuestro himno de victoria
desde el ande al lejano confín.


Adelante legión de Estudiantes
por la senda de la dignidad
levantando el glorioso estandarte
hasta el trono del Yerupajá,
que flamee por siempre en sus nieves
la bandera de la libertad.

Chiquián 1964


GALERÍA FOTOGRÁFICA
.
El Presente


.
El Ayer
.
Chiquián - Foto: Virginia Atehortua

.

REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

PASTORITA HUARACINA Y PRINCESITA DE YUNGAY

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

WET - ADAMO

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA