viernes, 28 de diciembre de 2018

EN EL DÍA DE LOS INOCENTES - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)



 
SHAPLACO Y EL BANDOLERO
.
Apuntes chiquianos:  
 .
"Charlando con Shaprita" 
 
 
 
 
El oropuquino Mañuco Ñato Allauca, conocido en el mundo virtual como Shaprita, fue uno de los depositarios de la tradición oral del pueblo chiquiano en el segundo tercio del siglo XX, que trasmitía con sana picardía durante las tertulias sabatinas en el bar “Penco” y los domingos literarios en las veredas de Jircán.

Cierta vez nos relato Shaprita, que la madrugada del jueves 28 de diciembre de 1905, Shaplaco y sus áulicos fueron a Pancal, otrora hacienda de la familia Pardo Novoa, deseosos de cobrar la jugosa recompensa que estaban ofreciendo por la cabeza, el tronco y las extremidades del ya famoso bandolero romántico.
 
 
Pancal
 
A las 8 de la mañana se apostaron en la entrada de la hacienda, y Shaplaco envió esta breve nota con su emisario:
.
 "Lucho, estás rodeado, somos 40, es mejor que te entregues. Shaplaco".
.
Luis Pardo leyó el mensaje intimidatorio, esbozó una sonrisa
y escribió con pulso sereno: 
.
"Shaplaco, los he visto subir gateando la cuesta casi a rastras como los shulacos, y no son 40 sino 4. Te acompañan el curcu Ipicho, el huiscu Ishico y el chinaco Cachizada quien me ha entregado la nota. Mis peones y yo estamos armados hasta los molares. Con un tiro en el rabito de la alegría bailarás como trompo cacaranchero. Y si no te largas volando en este mismo momento, el segundo tiro será entre ceja y ceja, y no sufrirás nadita, te lo prometo. Lucho"

Shaplaco leyó la respuesta  y antes de salir despavorido escribió, y dejó tirada la nota:

"Luchito, ha sido una bromita por el Día de los Inocentes, no te enfades hermanito. Te quiero mucho. Shaplaco".
 
..................

 
VOCES NATIVAS:

Cacaranchero: Saltando como taladro romo sobre dura roca.

Curcu : Jorobado

Chinaco: Afeminado

Huiscu: Tuerto
 
Shulaco: Lagartija
 
Relato recreado por Nalo Alvarado Balarezo el 19 de agosto de 1982 bajo el cielo de Marián (Huaraz).

Fuente:

Anecdotario chiquiano  "UPIACUSHUN SHAY"
 
 

martes, 25 de diciembre de 2018

NAVIDAD EN TUPUCANCHA - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)

. NAVIDAD EN TUPUCANCHA
.
Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
.
Diciembre, mes de campos perfumados de lluvia y orqo waraqo en la puna. Mes de 31 noches azules contando estrellitas bajo el cielo tupucanchino. Qué fácil era aprender a sumar y multiplicar en mis cortos años, mientras mi abuelita Catita narraba cuentos de Navidad, que el viento traía a su memoria convertidos en vellones blancos.
.
Ella desgranaba los relatos de la mazorca popular en las horas henchidas de ichu y cosmos. Después me quedaba contemplando la pampa que empezaba a vestirse de escarcha y luna, sin más abrigo que un poncho, una quena de carrizo y mi piel de badana.
.
¿Cuántas constelaciones agrupadas en galaxias unía con la mirada fija en la Vía Láctea?
 
¿Cuántos furtivos luceritos y veloces meteoritos atrapaba la red de mi pensamiento peregrino?
..
¿Cuánta paz galopaba silente en la grupa de la neblina blanca?
 
¿Cuántos misterios encantados reflejaban los farallones rocosos de Shajsha Machay con el resplandor del filudo Tucu Chira?
.
¿Cuánta agua cristalina daba la pródiga laguna de Conococha al feraz Callejón de Huaylas, que todos admiran y aman con delirio?
.
.
¿Cuántas sonrisas dibujaba en mi rostro antes de quedarme dormido?
 
¿Cuántos sueños con alas de fantasía volaban el Océano Cósmico en cada despertar?
..
.
¿Cuántos juguetes de barro forjé junto al puquial con los dedos entumecidos de frío? Juguetes hechos a mano que me llevaron a mundos maravillosos.
.
¿Cuántos recuerdos como aves temporarias llegarán a mi mente cuando llegue el invierno...?.

Laguna de Conococha, 24 de diciembre de 1994
..
 
Fuente:
 
 Un trocito "DEL MISMO TRIGO"
 
.

EL JUGUETE - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)



.
EL JUGUETE 
 
Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
 
Son las 3 de la tarde del viernes 24 de diciembre de 1919, el Sol duerme aletargado en los sembríos de Matara. Sentada en un banquito, junto a la puerta de su casa, doña Marcelina hila copos de lana en el viejo huso. Frente a ella su pequeño nieto Manuel juega con su perro “pichicho”, único amigo del niño en la periferia del pueblo. De pronto: "Patacán, patacán, patacán, patacán". Llega su vecino Cipriano Aldave, cabalgando un alazán.

- Doña Machi, el parroco de Chiquián va a repartir juguetes después de la Misa de Gallo, dicen que hay para todos, vaya rápido –le sugiere Cipriano.
.
- Gracias don Shipico –contesta, y piensa: "por fin mi Mañuquito tendrá su primer juguete" 
 
Ella enviudó muy joven y vive en Matara con su nieto, desde que su única hija falleció durante el parto. Sobre el padre de Manuel nadie conoce su nombre. Comentan que es un rico hacendado.

Doña Machi ingresa a su casa y prepara el fiambre: un poco de cancha y otro de shinti que envuelve en un pedazo de tela.
.
Pone al niño su poncho y bufanda en el patio, y se persigna mirando al apu Carhuaspunta...
.
En su rostro cuajado de surcos que el gañán de los años ha arado, brilla un destello de esperanza...

- Ojalá Diosito le haya enviado una pelotita a mi huerfanito –dice doña Machi y dibuja un pequeño balón en su pensamiento...

.
.
Enrumba hacia Chiquián con su faldellín ondeando al viento, llevando de la mano a Mañuquito. A su paso se acompaña con el aroma de la ccantuhuayta, del mito y la verbena, que florecen a la vera del sendero.

Ya son las siete, y los chuluc empiezan a tocar sus violines puliendo el silencio de la noche estrellada. La Luna brilla... el camino le parece más corto que nunca y en su mente garabatea la sonrisa de su nieto recibiendo un juguete.
.
Su corazón se le agiganta paso a paso; hasta que por fin divisa el pueblo. Junto a la cascada de Putu, el señero Capillapunta vigila Chiquián...

.

Cerro Capillapunta - Chiquián
.
Doña Machi y Mañuquito arriban a Oropuquio y toman un sorbo de agua en Chinapila. En eso repican las campanas llamando a Misa y apuran su andar junto a unas sombras con llanques que caminan presurosas hacia la iglesia. La mayoría lleva en sus brazos: aves y corderos para la Misa de Gallo. Todos ingresan al templo, menos algunos bípedos que chinguirito en mano se quedan rebuznando en la plaza.
.

Plaza de Chiquián
.
- Como dice Jesucristo: “Dejad que los niños vengan a mí... la generosidad es dar antes que se nos pida” –con estas cristianas palabras culmina el párroco la Misa, y centenas de niños con sus padres se apretujan en interminable cola para recibir sus juguetes.
.
Unos niños duermen en brazos de sus madres, otros más grandes dormitan parados tiritando de frío. No hay bizcocho, ni chocolate, sólo un manto de fe abriga a los pequeños.
.
A cuarto para las dos de la madrugada abuelita y nieto están frente al párroco y al sacristán. Algunos niños "más vivos" que otros han recibido hasta dos juguetes. También una que otra "mamá" sin hijos ya recibió su regalo.
.
Doña Machi baja la mirada y observa la pelota que el sacristán tiene en sus manos. El corazón se le quiere escapar del pecho, mientras oye el sonido que dejan escapar las quenas, los rondines y los pitos de arcilla que los niños chiquianos acaban de recibir por Navidad.
............
.- ¡Y ustedes!, ¿qué hacen en la cola? –pregunta el párroco.
.................
.- Padre, somos de Matara, mi nieto es huerfanito, por favor una pelotita –contesta Machi en tono de ruego.
..............................
.- Solamente hay juguetes para los niños del pueblo, además ustedes no asisten a Misa los domingos.
.............
.- Es que vivimos lejos, Padrecito, somos católicos y oramos todos los días en nuestra casita de Matara...
.
- ¡Retírense!,... ¿quién sigue?... 
 
Doña Machi se pone a un costado con su Mañuquito y levanta la mirada. Sus ojos brillan de tristeza, hasta parecen dos lágrimas suspendidas entre el cielo y la Tierra, como bolitas de Navidad...

* * *.

Sin haber recibido un mendrugo emprenden el retorno a Matara. Beben un nuevo sorbo de agua en Chinapila y ascienden silenciosos el cerro San Juan Cruz... De pena se olvidaron de probar su fiambre.
............
.- Apúrate Mañuquito.
.
- ¿Y mi pelota mamita?
........................
.A la distancia serpea cuesta arriba el camino de herradura. Mañuquito se queda dormido y su abuelita lo ata a su espalda con su jacu de lana. Doña Machi no quiere mirar atrás para no ver el pueblo sin rostro ni manos de solidaridad que no les brindó un abrazo navideño, siquiera.
........................
A las cuatro de la madrugada doña Machi corona sudorosa la cumbre, contempla la cordillera Huayhuash que le regala su resplandor blanco y murmura con la dulzura de sus 80 años: “El próximo año será”.
.
Cordillera Huayhuash
.
Son las cinco de la mañana del sábado 25 de diciembre, el camino se le hace largo y pesado, su pensamiento se confunde y el corazón se le comprime; eleva la vista al cielo y ve plomiza la Luna que alumbra como iris de invidente.
.
El viento azota las ramas de los quisuares y huaromos. Pronto comienzan a caer cortinas de aguacero y el desfiladero se torna resbaladizo, trastabilla y suelta el atado con la cancha y el shinti que se pierden entre las hualancas y las pitajayas. Se persigna y continúa su lenta marcha por el abrupto sendero, ella tiene que llegar a casa antes que asome el alba de oro, para abrigar el sueño de Navidad del huerfanito...

.

Matara
..
NAVIDAD DE LOS POBRES
. ......
.
 Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
................
.Si pudieras ver Navidad...
todo lo que mis ojos
cada día contemplan...
seguro que los tuyos
enceguecerían de pena.
.
Si pudieras oír Navidad...
las cosas que escucho
y mi mente interpreta...
seguro que preferirías
vivir con tu sordera.
..............
.Si pudieras presentir Navidad...
todo lo que mi corazón
en cada despertar siente...
seguro que el tuyo,
otra vez se detuviera.
...............
.Pero no todo es tristeza,
hay millones de niños felices,
sólo ablándales el corazón
para que compartan sus juguetes.
..............
.A los niños del Huayhuash:
regálales la luna llena,
miles de estrellitas brillantes
y un bello Sol diariamente.
..............
.Sólo así reirás al verlos, Navidad,
alegres bajo el cielo azul;
y disfrutarás con ellos,
jugando a la ronda..
............
 !Ay¡, si supieras HUMANO,
las sorpresas que da la vida,
cada día celebrarías la Navidad
y nunca más, habría orfandad...
......................
.Chiquián, DIC 1975
 
 
 

Un Festín de la Mano de Nalo Alvarado

8-julio-2008 

Raúl Luceño - España
 
 

 

Revista Literaria de Editorial Narradores 

» Revista Literaria ...

 

Es una mara­vi­lla el len­guaje. Es fan­tás­tico el cas­te­llano o espa­ñol (que parece que ahora está mejor visto decirlo así que de la otra forma) Me encanta que mi madre uti­lice pala­bras extra­ñas pro­ve­nien­tes de su Extre­ma­dura natal. Me encanta la musi­ca­li­dad de los cana­rios, la gra­cia de los anda­lu­ces y la infi­ni­dad de reco­ve­cos en forma de pala­bras que encon­tra­mos en otras par­tes de España. Y ya, si habla­mos de la riqueza del espa­ñol en Amé­rica Latina, no pode­mos más que regodearnos.
 
Esto viene a cola­ción por el enorme dis­frute que tenido leyendo ‘El Juguete’, el relato con el que este jue­ves Nalo Alva­rado regresa a narrador.es.

‘El Juguete’ es un pre­cioso cuento de navi­dad, de una abuela y un nie­tito huér­fano que via­jan a otra aldea en busca de un juguete. La incon­men­su­ra­ble riqueza con la que está escrito es extra­or­di­na­ria, des­cu­brién­do­nos pala­bras igno­tas para el que abajo firma, soni­dos del Perú, de las mon­ta­ñas, voces de ori­gen ances­tral que nos lle­van al país andino y que nos hacen ver, nue­va­mente, la suerte de idioma que tenemos.

Delei­tense con esta pieza por­que les ser­virá para via­jar a tra­vés de una explo­sión de len­guaje, una defla­gra­ción que hace que el inte­rés por el bonito cuento no decaiga. Por momen­tos, este ‘El Juguete’ de Nalo Alva­rado me ha hecho recor­dar gran­des fes­ti­nes pro­por­cio­na­dos por mons­truos de las letras como Var­gas Llosa o Gar­cía Már­quez. Dense el atra­cón que supone este relato. Me lo agra­de­ce­rán. Bueno, más que a mí, al autor de esta maravilla.
 
Raúl Luceño
 
 
 






LA PANDERETA AZUL - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)

 
 LA PANDERETA AZUL
.
Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
.
El domingo 6 diciembre de 1959, los estantes y vitrinas de las tiendas comerciales de Chiquián, empezaron a exhibir juguetes navideños desde muy temprano.

A mediados de mes,
una hermosa pandereta azul llamó mi atención, transportándome a un mundo de fantasía sin igual.
.
Cada tarde, al salir de la escuela, corría hacia la tienda para verla brillar, y allí estaba la pandereta; hasta que la mañana del domingo 20 de diciembre no la encontré.
.
Salí de la tienda sintiendo un dolor difuso en el pecho y caminé sin rumbo por el pueblo. Paso a paso martillaba mi mente el villancico:
.
Una pandereta suena,
una pandereta suena,
yo no sé por donde irá...
.
En casa traté de mitigar mi aflicción llenando crucigramas tras crucigramas, mas todo fue en vano, la imagen de la pandereta azul seguía metida en el pensamiento. Entonces escribí apresurado una carta a Papá Noel pidiéndole una pandereta, sin señalar color ni tamaño, y la deposité de inmediato en el buzón de correos.
.
Días después, durante la Misa de Gallo, oré con fervor para que mi pedido sea atendido por Papá Noel. Una calma inexplicable invadió mi ser.
.
Como todos los 25 de diciembre de cada año, desperté temprano; y ahí estaba la pandereta soñada, junto a la almohada, luciendo su estructura azul brillante, y el dorado fulgente de sus arandelas renovaron mi fe, para seguir creyendo que los sueños se cumplen si se emprenden con devoción..

Cusco, 25 de diciembre de 1974
 
 
 
 

lunes, 24 de diciembre de 2018

LA MELODÍA DEL VIENTO - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)

.

LA MELODÍA DEL VIENTO
.
Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo) 
 
"Sones que en una noche callada tocan y abrazan
 recuerdos lejanos que duermen en la puna fría”. 
                                                 Aralba, AGO 2002  
. .
.
.
 
Fue la noche más cruda de aquel diciembre frío. La puna estaba cubierta de escarcha. Los rayos de la luna iluminaban los manojos de ichu que centelleaban como si el cielo se reflejara en la pampa. Faltaban 24 horas para la Navidad. En su corta existencia Joaquín pasaría la tercera Noche Buena sin su madre. Ella se marchó una madrugada tras sus sueños dorados para nunca más volver...
 

.
 
A la medianoche dos abigeos incursionaron la manada. Primero dieron muerte al perro pastor, luego al padre de Joaquín, y se marcharon llevándose el ganado lanar. El pequeño se ocultó bajo unos pellejos de carnero, y permaneció allí hasta el amanecer, añorando los días que pasó con su mamá, recuerdos maternales perdidos en los misterios del gastado Rosario que le dejó en la almohada.
 
.

 
Al rayar la aurora Joaquín fue a la choza de una viejecita ciega. La buena samaritana lo ayudó a sepultar a su padre, también le brindó alimento y abrigo.

La noche del 24 Joaquín retornó a su casa, y permaneció en la puerta con la mirada perdida en la pampa.

.
.
 
Segundos antes de la medianoche, el viento empezó a silbar una melodía arrobadora. Joaquín se encaminó hacia la pampa, llena bolitas de rocío brillando en la paja brava. 
 
Conforme avanzaba iba escuchando con mayor claridad los sones del viento. De pronto la luna nueva alumbró el confín, apareciendo la imagen de su padre, cubierto con un manto blanco. Caminó hacia él y tomó su mano. El viento sopló fuerte haciendo un remolino, el manto ondeó como alas, y los dos se elevaron al cielo.
 
Desde lo alto la luna iluminaba la puna...
 
 
 
Fuente:
 
Relatos de la Puna de Nalo Alvarado Balarezo
 

REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS