viernes, 18 de noviembre de 2016

18 DE NOVIEMBRE: DÍA MUNDIAL DEL AIRE PURO - FOLIOS DE LA UTOPÍA: EL VIENTO EN LAS PARVAS DE TRIGO - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN


 


CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2016 AÑO
CONSTRUCCIÓN DE CONCIENCIA
Y CONCRECIÓN DE SOLUCIONES
 
NOVIEMBRE, MES DE LA GESTA
DE TUPAC AMARU; LOS DERECHOS
DEL NIÑO; VIDA Y EJEMPLO DE
J.M. ARGUEDAS Y MANUEL SCORZA
 
CAPULÍ ES
PODER CHUCO

 
SANTIAGO DE CHUCO
CAPITAL DE LA POESÍA
Y LA CONCIENCIA SOCIAL


 
*****
 
DISTINCIÓN “HERMANO DEL ALMA”,
JAVIER FLORES ROMERO, DE CAPULÍ


Javier Flores Romero era miembro de Capulí, Vallejo y su Tierra, quien nos dejó el año 2006, hace diez años. Era un luchador, un guerrero, un hombre intrépido; era un ser fuerte, empeñoso, que no admitía obstáculos. Pero también sabía amar y muy hondo. Y llorar: el día en que murió su madre, cuando partió su padre, cuando su esposa ingresó a la sala de operaciones, cuando fue a despedirse de su pueblo, cuando le dieron el diagnóstico de su enfermedad.
Era elegante y guapo. Tenía apostura, talante y carisma. Pese a su caballerosidad y señorío se liaba a golpes cuando alguien osaba discutirle que Santiago de Chuco no era la tierra más linda y preciosa del mundo. Pero, debajo de esa apariencia a veces dura había un niño, un corazón dulce, bondadoso y sentimental. No había nada que se le interpusiese cuando se trataba de asistir a una reunión con sus paisanos. En la Fiesta del Apóstol estaba tras el anda del Patrón Santiago el 25 de julio de cada año.
Días antes de morir llegó a mi casa trayéndome un tesoro, que donaba –me dijo– para Capulí Vallejo y su Tierra, del cual era fervoroso: un fajo de billetes con la imagen de César Vallejo y su tierra, que él había adquirido el día en que se emitió dicha moneda, el 28 de junio de 1988, para lo cual invirtió todos sus ahorros: un millón de intis, uno de cuyos ejemplares acompañamos en el otorgamiento de la distinción “Hermano del alma”, billetes que ahora tienen un inmenso valor histórico, por la forma cómo se adquirió y por quién fue capaz de hacer este gesto.
¡Javier!, sabemos que al irte a la eternidad has llevado más de Santiago de Chuco hacia esa dimensión celestial, junto al terrón estremecido que llevó hasta allí llevó César Vallejo. Te lo agradecemos de corazón y ¡capulino y hermano del alma!


DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
*****
 
18 DE NOVIEMBRE

 
DÍA MUNDIAL
DEL
AIRE PURO

 
 FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
EL VIENTO
EN LAS PARVAS
DE TRIGO


 Danilo Sánchez Lihón
 
 
Tal en tu aliento cambian
de agujas atmosféricas los vientos
César Vallejo
 
1. Su ritmo
y su danza
 
El hombre andino tiene en el viento un aliado para la cosecha como para la siembra.
Y para la trilla en que se ventea el grano de trigo, de cebada y de arveja al viento.
Y el viento es una exhalación, una deidad, un ímpetu imprescindible.
Porque todo en este mundo de estrellas y cometas, de pálpitos, oráculos y corazonadas está hecho de viento.
La semilla tiene viento, cuál es el de la mano del hombre que la deja caer en el surco con su pulso, su latido, su ritmo y su danza. ¡Que la danza también es viento!
Ese viento que se acuna, que se duerme en la semilla, luego nace, echa hoja, tallo y pétalo.
Y en ella cuaja el fruto, y en él la ilusión que también es viento.
 
2. Quienes
lo sienten
 
Y los frutos cuando se saborean, sean el maíz, la berenjena o algún tomatillo extasiado.
Tienen en su centro el viento de las llanuras, las quebradas y las colinas.
Viento que es a la vez gemido y, además, ruego. Pero que igualmente es grito, proclama y que arde en el fuego.
En las parvas de trigo, de arveja o cebada hay un momento, cuando el trabajador rural ventea con su horqueta las gavillas, en que el viento repentinamente cesa.
Se va, se aleja hacia las cimas o desciende hacia las ensenadas de los ríos.
Y los primeros quienes lo sienten son los caballos que sujetos por las riendas trizan las espigas desenvainando el grano. Y desaceleran entonces el paso y hasta se detienen.
 
3. Hacia
lo lejos
 
Y es que el viento juguetón cansado de soplar separando el cereal del rastrojo, se aleja a corretear suelto por lomas y barrancos.
Entonces la esposa del labriego –indoblegable cuando de hacer la tarea se trata– sube con su racimo de hijos a la piedra más grande que hay cerca de la parva.
Tiene que ser mujer la que lo requiera sino el viento no escucha.
Y con voz aguda, la más afilada y en punta que puedan hacer con sus gargantas siderales, lo llaman y convocan otra vez:
– ¡Viento! ¡Viento! ¡Vientoooooo!
El grito por lo punzante, urgente y familiar de las voces de la mujer y los niños alcanza al viento en cualquier pampa dando unos cuantos tumbos hacia lo lejos, tropezándose en algunos juncos, espinos y tacuaras.
 
4. Voces
inocentes
 
Se lo ve tambalearse y le gritan entonces con toda la fuerza del corazón, citándolo con sus voces cristalinas:
– ¡Vientooooooooo! ¡Vientoooooooo! ¡Apúrate! ¡No seas holgazán! ¡Ven! ¡Trabaja con nosotros! –Le gritan.
Y otra vez llega correteando tan cerca que los niños le han cogido de un borde de su poncho transparente, y lo tumban haciendo que dé vueltas.
Y, ¡cosa curiosa!, entonces vuelve al instante. ¡Yo lo he visto y lo he sentido! Empieza primero una brisa fresca y luego sopla ululante como un ventarrón con todo el aire de sus pulmones estelares.
Y, es más, a veces con tanto empuje –cuando se enoja– que quita el sombrero a la mujer y hace rodar a los niños por el suelo.
Pero las más de las veces son obedientes a esas voces inocentes de la madre y los hijos.
 
5. Al borde
de los océanos
 
Vuelve entonces a la parva a hacer volar la espiga que el padre, el esposo o el hermano campesino echa lo más alto que puede, hacia el cielo azulino cargado de nubes blancas
Haciendo que otra vez se vaya esparciendo en el redondel el grano núbil. Y allí empieza otra vez el quebrar de vainas, tallos y envolturas con el pisar de los caballos y burros que dan vueltas y vueltas.
Como si jugaran al tiovivo de los parques de diversiones. Y surge un vaho a manantiales desbocados y a tierra desflorada.
Así, el padre de familia va obteniendo el fruto bruno-amoroso del trigo, o el verde-fuente de la arveja.
O el amarillo–plata de la cebada, que luego alimentan la mesa aldeana y que luce también en la mesa de los señores de la comarca. Y de la gente que vive en las ciudades, sea en los valles de los andes o al borde de los océanos.
 
6. Dormido
entre los pétalos
 
¡Ah el viento de mi pueblo!
El viento que brama por las pampas, que baja y sube por las hondonadas y las cumbres.
Que es el mismo que se adelgaza, entreteje sus manos y su cabellera celeste entre los ramajes tiernos.
¡Y luego juega –oh, perdón–, ¡trabaja!, juguetón y solidario con hombres, mujeres y niños en las parvas!
Como pronto se desbarranca indomable y fiero por abismos, peñolerías y bajíos.
Es el mismo que se tiende, se place y se recuesta quedándose profundamente dormido entre los pétalos de las flores.
Es el mismo viento con que se reza y se clama porque se revierta y se sane alguna herida.
 
7. A lo alto
de un balcón
 
Viento trémulo de una confesión de amor mientras los enamorados se miran a los ojos que se estremecen con el viento en donde los ojos se posan.
Viento de los suspiros, de las quejas y los reproches.
Es el mismo viento del adiós del amado que anuncia su partida, y el mismo donde anuncia su regreso a la comarca y a la casa desde donde partiera.
Viento de las canciones con que una madre acuna al hijo tierno en sus mecidas y arrumacos.
Viento que emerge del corazón, se afina en las gargantas y se expande hacia lo alto de un balcón de antepecho en las serenatas.
Viento de las cementeras, de las trillas y las parvas de mi tierra.


   *****
 
Los textos anteriores pueden ser
reproducidos, publicados y difundidos
citando autor y fuente
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Papel de Viento: papeldevientoeditores@hotmail.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Ediciones Capulí: capulivallejoysutierra@gmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
  *****
 
CONVOCATORIA


 
XVIII ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
TELÚRICA DE MAYO, 2017
 
LIMA:
 LUNES 22
 
TRUJILLO:
 MARTES 23
 
GUADALUPE
MIÉRCOLES 24
 
CHEPÉN
MIÉRCOLES 24
 
OTUZCO
 JUEVES 25
 
HUAMACHUCO
 JUEVES 25
 
SANTIAGO DE CHUCO:
 VIERNES 26
 SÁBADO 27
 
CACHICADÁN
 DOMINGO 28
 
ANGASMARCA
DOMINGO 28
 
TODO EN EL MES
 DE MAYO DEL AÑO 2017
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
DIRECCIÓN EN FACEBOOK
HACER CLIC AQUÍ:
 
 
*****
 
Teléfonos Capulí:
393-5196 / 99773-9575
 
capulivallejoysutierra@gmail.com
 
Si no desea seguir recibiendo estos envíos
le rogamos, por favor, hacérnoslo saber.


 
 

REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

PASTORITA HUARACINA Y PRINCESITA DE YUNGAY

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA