martes, 1 de septiembre de 2015

EN EL DÍA DEL ÁRBOL - UN EUCALIPTO CON SENORÍO E HISTORIA - ESCRIBE ELMER NEYRA VALVERDE (PISCOBAMBA)

.
http://3.bp.blogspot.com/-SRLaU6nVDVI/TxhFPXLPG_I/AAAAAAAAtJQ/yTP2xBUxVQM/s1600/ELMER%2BNEYRA.png


UN EUCALIPTO CON SENORÍO E HISTORIA


Escribe Elmer Neyra Valverde


Juan Bautista Rodríguez plantó el eucalipto de la Plaza de Armas, en Piscobamba. La fecha la dedujimos basándonos en la información que proporcionó el maestro Julio A. Villanueva Delgado. Al hacer un comentario en una clase (1950), en laya histórica escuela 304 en la localidad altoandina, dijo: "El coposo, hermoso y añejo eucalipto, que se yergue lozano en la plaza de un verde esmeraldino, cuenta 80 años de existencia".

D. Regis Neyra Malpartida, mi abuelo paterno, tan piscobambino como el rayán, tenía su casa que daba frente a la Plaza de Armas. Esta fue delineada en1574 por el capitán Alonso Santoyo de Valverde.

D. Regis, mientras sus dedos manejaban con una destreza envidiable su máquina de coser Singer, además con la simpática presencia de su tijera de acero Solingen y de una pesada plancha de asentar ropas a carbón, fue atraído por algo inusual. Crujía el enorme árbol emplazado en la inmensa explanada colonial. Un fuerte viento de agosto sacudió sus sólidas y divergentes ramas, las cuales en un momento parecían prestas a desprenderse. Felizmente, la calma retornó endulzando las horas lentas de esa tarde, encajada en el desván del recuerdo.

En la conversación surgió el tema del origen del eucalipto, respecto a lo cual, el ya viejo Regís dijo en forma segura y sobria: “Tiene muchos años de vida, lo plantó Juan Rodríguez, había otro eucalipto, eran dos. Pero en una fecha tormentosa cuando cayó una intensa mangada, un rayo quemó a una de las plantas. Quedó solo, que hasta ahora sigue; posiblemente, sus raíces se han extendido por toda la superficie debajo de la plaza, que más antes era muy húmeda”.

No olvidemos que SoukopJaroslav (SDB), en su libro Vocabulario de nombres vulgares de la flora peruana y catálogo de géneros, expresa que: “...los primeros eucaliptos aparecieron en Huancayo, donde las familias Ráez y Gómez en 1865, y trajo las semillas un ciudadano francés M. Lapier, desde Lima, importadas de Australia durante el gobierno de Manuel Pardo... En 1872 en Concepción, y de allí se propagaron al convento de Ocopa en 1880”.

Ernst W. Middendorf escribe sobre las minas deTarica por los años 1870, pero no dice nada de eucaliptos. Sin embargo, hay una tradición de que en Ancash, primero, se usó madera de eucalipto en las minas de Tarica, provincia de Corongo. Se empleó para armazón, puntales y arcos de socavón. Continúa la versión oral que desde aquí, los hacendados los llevaron a Andaymayo (actual provincia de Sihuas), luego, en un proceso expansivo, los interesados, ya en almácigo o ya en semillas conducen a Pomabamba y simultáneamente a Piscobamba.

En esta última localidad, capital del distrito más extenso de Áncash por entonces, en el paraje de Huallhuá (Casca), parte de la hacienda de los herederos de Alonso Valverde, empiezan a hacer bosques pequeños, un tanto apretados. Tal es así que en los años 1950 había una hermosa avenida contorneada a ambos lados por eucaliptos en el camino hacia Pomabamba. De tal lugar llevaron unas cuantas matas a Pomachupa, fundo de largos y oscuros litigios, pero en tal sitio hasta la fecha sobreviven altos y robustos eucaliptos, que intentan emular al altivo eucalipto de la Plaza de Piscobamba. No es de más decir que Pomachupa, hasta inicios del s. XX, era propiedad de los Valverde.

Fluye la tradición oral en el sentido de que Manuel Espíritu Rodríguez, notable de Piscobamba y amigo de los terratenientes de Andaymayo, consiguió aquí semillas de eucalipto. Hizo su semillero, las matitas las plantó en la falda occidental de Molinojirca (Piscobamba) en una extensión de un cuarto de hectárea.

Posiblemente, coincidiendo con esa oportunidad, además aprovechándola como hermano de Manuel, Juan Bautista de una manera acertada, feliz y oportuna hincó dos matitas, no muy alejadas una de la otra, en el centro de la Plaza de Armas. Lo último es una conjetura plausible, algo más, es una afirmación tradicional; que ocurrió con toda seguridad después de la visita de Antonio Raimondi en 1862 y la de Charles Wiener, en 1876, quienes no mencionan respecto de eucaliptos en la grandiosa ágora de Piscobamba. Además, conciliando los testimonios de Regis con los de una hija de J. Rodríguez, podemos arriesgarnos a emitir una opinión, en el sentido de que el trasplante se realizó en una fecha de la década posterior a la visita del estudioso francés Charles Wiener.

Respecto a las fechas de la plantación, leemos en la página 95 del libro Misceláneas andinas de Julio A. Villanueva, lo siguiente: “En medio de la plaza hay un viejo, hermoso y frondoso eucalipto plantado en el año 1889 por Juan Rodríguez”, (fecha reajustada por el articulista).

Por su parte, A. Portella, en ‘Piscobamba y Fidel Olivas’, escribe: “Habían sido dos... Fueron sembrados en Noviembre 1874 por el señor Juan Rodríguez”. Por todo lo hurgado y confrontado no hay fecha precisa, que nos diga con claridad, pero la autoría del plantado corresponde, sin lugar a dudas, al reconocido ciudadano hijo de Piscobamba, Juan Bautista Rodríguez. Sólo podemos decir que el majestuoso árbol se va acercando al sesquicentenario de su existencia. Constituye un digno símbolo de una digna ciudad.

En 1966 participó de una actuación cívica, escuchó decir al profesor Fernando Gross Ramos, director del colegio Luzuriaga de la localidad, “Piscobamba es la novia de los andes, coronada de azahares por la Cordillera Blanca”, tal como cita César Huerta en un artículo.



La conjura de un arboricidio

Pero algo fatídico se produjo el 8 de mayo de 1973, cuando el subprefecto de Mariscal Luzuriaga, Luis Alberto Ortiz de la Rosa, intrigado por algunos vecinos y por empleados nacidos en otras provincias, tuvo el desatino de contratar a varios carpinteros con sierras trozadoras, para tumbar el gigantesco árbol. La decisión descabellada fue parada en seco por el pueblo indignado, que contaba como sus líderes de esta protesta a Ulises Valverde y Dalmira Caldas. El descomedido funcionario ante la furia popular se apartó del pueblo.

En setiembre de 1975,aplicando al matemático griego Thales de Mileto, medimos la altura del eucalipto, obteniéndose como un dato aproximado 38,75 m.

Piscobamba "La novia de Los Andes"
http://4.bp.blogspot.com/-XbBWjWhcXGw/Tbq8xMhfqXI/AAAAAAAAju4/_G1iq5nnTfQ/s1600/Piscobambajulago2008244.jpg


La admiración de un visitante extraño

El 30 de diciembre de 1999, junto con mi hijoJharni y dos colegas de trabajo, bajamos en la agencia de transportes Los Andes, ubicada en una casa aledaña a la esquina sur de la plaza, en viaje desde Lima. Nuestro amigo, Benito Asencios Aguirre, natural de Huari, quien viajó a estudiar la flora de Piscobamba, en un gesto inolvidable... serenamente, pero conmovido, después de mirar la plaza grande y apresar con su vista la majestuosidad, la imponencia del heráldico árbol dijo:

“¡Qué formidable!, es el único eucalipto que he visto de este tamaño, con razón impresionó a muchos de mis paisanos”.

http://1.bp.blogspot.com/-K_cTK4GhJzM/TvS3sxTzL3I/AAAAAAAAsCw/PcvgXSydgLg/s1600/piscobamba.png


Simbolismo y nota histórica


Este formidable árbol es uno de los símbolos que identifica a Piscobamba tan igual que los cerros Apus, Huáncash y Chontajirca, la Iglesia matriz que mantiene la reminiscencia de la Catedral colonial, abatida en los años 30 del s. XX.

Desde 1960 a la fecha, en los alrededores de la ciudad de Piscobamba se han sembrado muchos bosques de eucalipto, cuya presencia ha alterado el clima y el ambiente de la zona. Se usa como leña, en la construcción de casas y fabricación de muebles de carpintería.

Falta iniciar audazmente su empleo en la farmacopea, fabricación de papeles y el fomento de la apicultura. Pensemos que de esa manera nuestros eucaliptos, con valor agregado, formarían un centro de desarrollo industrial, en la provincia.

http://4.bp.blogspot.com/-l18AiVMtfq4/TxhFdl8LpTI/AAAAAAAAtJc/0oYbKHQXdn0/s1600/ELMER%2BNEYRA%2B2.png
Elmer Neyra, flanqueado por los luzuriaguinos Borja y Jiménez en el ágora de Piscobamba

JAICUS

Autor: Elmer Neyra

*El vate habla
Dice muchas palabras
En el camino.

*La noche calla
Silencio durísimo
La luz duerme.

*Linda mañana,
Aplastas mi memoria,
Guardas mi sueño.

*Hugo, llegaste
Traes verdosas paltas
La luz sonríe.

*Sobre la mesa
Libros, vasos, revistas
Lloran cansados.

*Solo en carro
La música va clara
Arde mi viaje.

*Entre llaneros
De Faustino Sarmiento
Libros de ruta.

*Esta mañana
Sin voces, sin hermanos
El alma fuga.

* Juanito, Walter
Elmer los tres unidos
Traman sus sueños.

*Veintitrés julio
Sábado de viajero
Hasta la feria.

*David y Lucho
Caminan en recuerdos
Con vino lijoso.

*Platos y vino
Animan un programa
Calla la mesa.

*En noche turbia
La Internet arroja
Un mar de datos.

*Dulce cocina
Calienta comida en
Sabor sumado.

*Don MakshiNeyra:
Despiertas en mis sueños
La luz que duerme.

*En el Club, Rola
Agita mil palabras
Con sal y chispa.

*Perrito blanco
A mi lado camina
Feliz camina.

*Progreso dicen
Autos, gritos, más fierros,
Fieras mañanas.

* Solidaridad
Los desiertos claman:
Llegó la hora.

* Niños dormidos
Avenidas meadas
Carros humosos.

* Helado viento
Sobre viejos caminos
Trama recuerdos.

*Herrero viejo,
El yunque bien te quiere
La fragua baila.

*Carlos llamaba
Por teléfono dijo
Pon por el viejo.

*Sí sale, dije
Por nuestro viejo lindo
Mucho es poco.

*Murió la vieja
Calló el Yanamayo
Lloró chihuaco.

* Cuesta arriba
Una cruz en el cerro
Baila chimaychis.

* Uritus llegan
Por navideña fiesta.
Cantan los pastores.

* Llegó la lluvia
Prendida a la mañana
Sigue la lluvia.

*Los taxis duermen
Acurruca la lluvia
Las horas fugan

*olor a tinta
Diarios con noticias
Amanecieron.

* La República
En llegar tardaría
Pocos esperan.


*Jorge trabaja
Antonio hace mucho,
Los otros nada.

*Gol de Guerrero
El Perú se levanta
Triunfos anuncia.

*Taller de jaicu
Cinco, siete, más cinco
Sale redondo.

* Normas legales
Son muchas hasta miles
Siguen leyes.

*Ramas sin uvas
Secas en la salida
Anuncian vinos.

*Una plancha grande
Un nombre cincelado
Sobre la tumba.

*Danza guerrera
Chonta, negra, fiera
Olor a selva.

*Tinya con toro
Caja, pincullo atizan
Danza de varonas.

*Alzando albas
Vale soñar despierto
Nuevos caminos.

*Altiva tierra
Donde nací a tiempo
Entre jilgueros.

Elmer Neyra Valverde


TRAJÍN DEL AUTOR


El autor es un ancashino, natural de Piscobamba,se dedica al estudio de la realidad de su región y, en especial, dela Provincia de Mariscal Luzuriaga y de su pueblo natal de Piscobamba.

Ha realizado sus estudios de Primaria, en Piscobamba, en el Centro escolar 304; su Secundaria en el CNV Fidel Olivas Escudero de Pomabamba, terminando en el CNV Hipólito Unanue. Los estudios superiores los efectuóen San Marcos, en las facultades de Educación y Ciencias; previamente realizó sus estudios básicos en la Uni.Ha estudiado maestrías, en Educación y Ciencias Matemáticas en UNMSM, la Uni, PUCP y la “Villarreal“, dejando en esta última, por la intervención del autoritarismo de los años 90.

Inicialmente, ha trabajado en las escuelas primarias de Piscobamba, Llama y Yurma. También ha laborado en Lima, en el CNV “José Granda”, sus alumnos ganaron, por dos años consecutivos, el Concurso Nacional de Matemática auspiciado por “El Comercio”. Estudiante, aún enseñó en el colegio privado “Andrés Reyes” sito en Huaral.Ha impartido clases en los colegios Guadalupe y “José Chocano”de Lima. Docente universitario enSan Marcos, Universidad Garcilaso, Ricardo Palma y San Martín de Porres.


Elmer Neyra, Encuentro de AEPA, Huari 2009

Ha publicado:

  • San Pablo cae y otros relatos.
  • Rumishanka (poemario).
  • Provincia de Mariscal de Luzuriaga et Piscobamba (monografía).
  • Por el Parque Nacional Huascarán (costumbrista).
  • El Libro de Oro Luzuriaguino (entre varios autores).
  • Evangelio de Félix Montaña (relato).
  • Palpitar en el Ande (poemas y relatos entre varios).
http://2.bp.blogspot.com/-1yRHrO_z8pg/Ts_sjq56SzI/AAAAAAAAqfA/R6uYLVnW0YM/s1600/AEPA%2BHUARI%2B-%2BNALO.jpg
Huari 2009

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - APAGA LA UZ

WET - DONDE ESTÉS

WET - ADAMO

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

Oswaldo Pardo Loarte

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

SECRETO AMOR