lunes, 13 de marzo de 2017

UN ENCUENTRO CON EL ILUSTRE DRAMATURGO PERUANO ÁUREO SOTELO HUERTA - POR MARA L. GARCÍA (BRIGHAM YOUNG UNIVERSITY



UN ENCUENTRO CON EL ILUSTRE DRAMATURGO PERUANO

 ÁUREO SOTELO HUERTA

Mara L. García


Brigham Young University

No se puede hablar del teatro peruano e hispanoamericano sin mencionar el nombre del escritor Áureo Sotelo Huerta (11 de marzo de 1934), docente de la Universidad Ricardo Palma (Lima), dramaturgo, director de teatro, crítico, ensayista, biógrafo, narrador y compositor. Nació en Aija (Ancash). Es Profesor y Director de teatro de la Universidad Privada Ricardo Palma (Lima-Perú). El crítico y escritor Danilo Sánchez Lihón le ha acuñado el título de: “Soldado y Mariscal del teatro peruano.” y al referirse a su obra Santiago Antúnez de Mayolo, El poeta de la ingeniería (teatro) lo compara con Collacocha de Enrique Solari Swayne.

Aureo Sotelo se graduó de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, ha escrito más de 75 obras de teatro infantil y juvenil, escolar e históricas. Ha sido reconocido con diferentes premios nacionales e internacionales. En tres ocasiones recibió el premio Manuel Ascencio Segura del INC, Premio Ricardo Roca Rey, Premio Regional de Educación de Ancash, Premio ENRAD Perú, entre otros. Entre sus obras publicadas se hallan: Santiago Antúnez de Mayolo. El poeta de la ingeniería, Scorza el libro hecho hombre, Encinas, Maestro que atraviesa el tiempo, Los sabios del Perú, Santiago Antúnez de Mayolo, Electricidad y desarrollo, La educación peruana en el sótano, Sebastián Barranca, pionero de las ciencias naturales, Los cien productos alimenticios de Jaén y Bagua, El hondillero, Felipe Benavides y la agonía de la pacha mama, Karadushu, Palabra viva, Teatro escolar popular e histórico, Los reformadores de la reforma, lluvia buena, etcétera. Además, ha publicado, trabajos de investigación, narrativa y canciones que han sido interpretadas por destacados artistas.

En 1986 fundó junto a Sara Joffré las “Muestras de teatro universitario.” Para Áureo Sotelo, el teatro es una de las mejores herramientas para la educación y para inyectar la cultura a los pueblos y a su gente. Forma parte del "Consejo Nacional de Todas las sangres, de Escritores y Artistas. Junto con su elenco recorren pueblos y países representando sus obras teatrales. Es el dramaturgo más representado en el Perú y en el 2007 fue condecorado como el dramaturgo del año.

Mi reunión con áureo Sotelo

Conocí a Áureo Sotelo a través de sus obras de teatro y tuve la oportunidad de hablar con él, en persona, en los eventos de Capulí, Vallejo y su tierra. Recuerdo que me obsequió sus libros Vallejo: Perú al pie del orbe y Los sabios del Perú. Áureo Sotelo es un hombre franco, amigable y con mucho sentido del humor. Tiene una personalidad agradable y su nobleza se refleja en su mirada y su trato afable.

En junio de 2016 visité su casa en Monterrico (Lima) y también fue una linda oportunidad para conocer a su bella esposa, Ángela Maguiña Romero, y compartir con ellos de un agradable almuerzo preparado por la Sra. Ángela. Experiencias como éstas son inolvidable y enriquecen nuestras vidas como estudiosos de la literatura. Disfruté no solo de la compañía de los esposos Sotelo, sino que pude entrar en la biblioteca del dramaturgo y palpar sus libros, tomar fotos de su biblioteca y del espacio en donde el numen le dicta sus obras; mientras el dramaturgo me compartía anécdotas de ellos. Qué privilegio poder conocer el mundo familiar de este valioso escritor Ancashino.

Entrevista con Áureo Sotelo


MG: ¿Cómo ha sido tu formación como dramaturgo?

AS: Muchas gracias Mara por esta entrevista. Conozco la labor que realizas en el Perú y en el extranjero con Vallejo y en Capulí con mi amigo Danilo. Con respecto a la pregunta, quiero decirte que nací en Aija, tierra que me ha inspirado y me sigue inculcando. Por eso toda actividad que realizo tiene una connotación especial, la del lugar de origen. Yo no tengo herencia literaria y ninguno de mis antepasados ha sido literato, ni ha hecho teatro. Lo que sí te puedo decir, es que Aija es un pueblo especial; es la tierra del peruano más sabio y más inteligente de todos los tiempos, Santiago Antúnez de Mayolo. Es la cuna de un gran compositor Jacinto Palacios y la cuna del personaje prócer de la independencia, Gavino Uribe.


MG: Aija, denominada por Raimondi como “Perla de las vertientes” se lleva el galardón de ser la tierra natal de grandes personalidades, incluyéndote a ti como dramaturgo.

AS: Aija ha sido mi fontanal de inspiración. Tengo como manantial de mi formación la presencia de estos grandes personajes que te mencioné. La década de los 30s y 40s, y toda mi vida ha sido ver teatro. Las salas de teatro se llenaban, los visitantes de los distritos llegaban con sus elencos a mi tierra de Aija; y yo no me perdía una obra de teatro. En la escuela primaria nos hacían actuar, fui actor en las obras de teatro. Llegué a la Universidad de San Marcos con ese legado. En San Marcos el Dr. Manuel Beltroy nos inculcó las artes y entre ellas el teatro. Lo recuerdo claramente. Inclusive, Barranco le ha dedicado el parque de confraternidad “Manuel Beltroy” a este gran Maestro, el cual nos proporcionaba entradas y pases para ir a ver las obras de teatro.


MG: ¿Cómo fueron tus pinitos como dramaturgo?

AS: Desde 1975 empiezo a escribir y nació mi obra de teatro La leva. Tenía pánico ir al ejército porque decían que te daban de comer pólvora. Fui soldado y descubrí que todo lo que decían del ejército era mentira. De esta experiencia nace esta obra.

En 1977, me acordé de una telenovela venezolana, “El derecho de nacer.” Tenía el argumento, escribí la obra y la monté para la fiesta de mi pueblo; pero no puse mi nombre.  Solo coloqué en el estreno: “El derecho de nacer” de Félix B. Caignet. Fue un gran éxito y con esa obra me consagré. Alguien dijo: el autor de esta pieza de teatro no es Caignet, sino Áureo Sotelo. El público me aplaudió mucho. Solo me queda un ejemplar de esta obra que la encontré en Ayacucho y tuve que pagar por este ejemplar, ya que la única copia que tenía, la presté y nunca me la devolvieron.


MG: ¿Puedes compartirme algunas anécdotas de tu  experiencia como dramaturgo?

AS: Dos chicas estaban hablando de una de mis obras, yo emocionado me acerco y les dije que era el autor de la pieza teatral. Me miraron y se rieron. Como soy feo, me dijeron: “Este feo va a ser el autor, ja jajá”

En otra ocasión, se me acercó un hombre admirador de mi obra y me preguntó si yo era el escritor áureo Sotelo; yo le responde afirmativamente. Sorprendido, me volvió a preguntar que si yo era el autor de Huancapetí está negreando. Le dije que sí. Me miró y soltó una carcajada que me sorprendió. Luego me confesó: yo me había imaginado al dramaturgo Áureo Sotelo, un hombre alto, gringo, barbudo y guapo.

Son muchas anécdotas. En una oportunidad, me invitan a un homenaje a Vallejo. Un hombre de unos 70 años, me miraba asombrado y desconcertado. Yo me dije, este hombre tendrá interés de conocerme y de pronto, me agarra con ganas. Hermano tú eres el autor Áureo Sotelo. Sí, le respondo. Hermano nos dijeron que a ti y a otro poeta los habían matado a palos por sus ideas políticas.


MG: Has escrito muchas obras de teatro histórico y eres muy conocido por este tipo de obras.

AS: Tengo 75 obras y tienen éxito porque soy el autor más representado. En el teatro histórico, nadie me gana.


MG: Tienes alguna obra favorita o todos tus hijos literarios tienen el mismo valor para ti.

AS: Tengo como diez. Mi obra Huancapetí está negreando estuvo 15 años en cartelera. Quiero mucho a Santiago Antúnez de Mayolo. El poeta de la ingeniería (2013).


MG: Háblame de tu obra teatral Santiago Antúnez de Mayolo, El poeta de la ingeniera. Es una obra magistral que la vi representada en uno de los eventos de Capulí, Vallejo y su tierra. La obra representada fue un éxito rotundo.  Que privilegio haberla visto.

AS: Santiago Antúnez de Mayolo es mi paisano, un brillante profesional peruano. Él se gradúo de ingeniero eléctrico en Francia. Fue muy ingenioso y emprendedor. Mi generación de los 40s hemos crecido bajo su sombra. Todos hablaban de él y que estaba creando el Cañón del Pato y que había descubierto el neutrón. Nosotros ya sabíamos que era el neutrón y como niños jugábamos a las centrales eléctricas y usábamos ese lenguaje científico. Llevábamos el agua con pencas y jugábamos. Manejábamos el lenguaje que él usaba. En 1975 regresé a Aija como profesor y me di cuenta que nada se llamaba Santiago Antúnez de Mayolo y que su nombre había quedado en el anonimato. Su esposa, una gringuita bonita, trabajaba en el Municipio. Y me dije, hace falta una bibliografía y me propuse a hacerla.


MG: Grandes hombres se quedan incógnitos y es importante rescatar esos nombres. Que buena la iniciativa de redimir el nombre de un maestro de la ingeniería, que regresó al Perú para compartir su conocimiento a favor de su país

AS: En Lima, en 1970, me asombré que nadie sabía la vida exacta de Antúnez de Mayolo. En la Universidad Ricardo Palma di un curso de Investigación científica y comencé a manejar a Antúnez de Mayolo. Un día me fui al periódico, “El Comercio” para pedir una entrevista. Llegué como con 100 alumnos de un Instituto de Comas y de la Ricardo Palma gritando porque no nos dejaban entrar. Cuando les dijimos que estábamos escribiendo la vida de Santiago Antúnez de Mayolo, nos atendieron. Al día siguiente el periódico “El comercio” sacó en primera plana Áureo Sotelo y sus alumnos escriben la vida de Antúnez de Mayolo. Al  tercer día llega un señor a Comas y me dice: “Le voy a entregar este material que he acumulado de Antúnez de Mayolo.”  Me dio material, anotaciones, mapas etc. sobre Antúnez de Mayolo.


MG: ¿Y quién era ese personaje?

AS: Era primo de Antúnez, Carlos Larragán, y estaba con cáncer. Él había acumulado material y me dijo: “Tú estás joven y puedes publicarlo, yo ya estoy enfermo”.


MG: Efectivamente esta obra de teatro está muy bien documentada ¿Cuánto tiempo te tomó escribir la obra?

AS: Toda mi vida, desde niño. Danilo Sánchez Lihón piensa que esta obra está a la altura de Collacocha. Tengo la vivencia que he crecido con esa sombra. El murió el 20 de abril de 1967. Yo me gradué en 1965  y lo conocí. Él era un sabio, docente de Química de la UNMSM comiendo cuy y bailando su huayno. Dejó un gran legado en el Perú. Propuso el elemento neutro en 1924, ocho años antes que se descubriera el neutrón.


MG: ¿Cuál fue tu propósito de escribir la obra, además de rescatar al personaje Santiago Antúnez de Mayolo?,  y ¿cómo fue recibida la obra por el público?

AS: Que no se olvidara a este hombre valioso. Termino de escribir la obra sobre Antúnez de Mayolo y no tenía dinero para la publicación. Le dije al editor que el día que presentaríamos la obra nos llenaríamos de plata, y me creyó. Hubo un público como de mil personas y se vendieron como 700 libros. Se llevaban libros de uno, de dos. Todo es una vivencia gigantesca.

El año 1987 que se cumplía el centenario de Antúnez de Mayolo (Nació el 10 de enero de 1887), los del partido aprista me llamaron para dar una conferencia, yo no soy aprista.  Como soy dramaturgo, llamé a mis amigos para que leyeran y ellos me sugirieron que en vez de leerla deberíamos representarla. Aprendieron toda la obra en 7 días. En dicha presentación estuvo el Ministro, el Dr. Wilfredo Huayta, Ministro de relaciones exteriores  y desde su butaca dijo: “lo quiero en el teatro Segura.” El Ministro ordenó que la obra se reestrene en el teatro Segura y otros escenarios del Perú. Se estrenó el 4 de junio de 1987 en el teatro Segura de Lima.


MG: Me encantó la obra de Antúnez de Mayolo, las técnicas narrativas que usas y  porque valora a uno de los grandes hombres que ha dado el Perú. Se ha dicho que tu obra Scorza: El libro hecho hombre está a la altura de Antúnez de Mayolo. ¿Por qué una obra dedicada a Scorza?

AS: Un amigo me narra la anécdota de Scorza. La vida de Scorza corría peligro y se asila en México. Mi amigo me narra una escena cuando Scorza estuvo en México y se encontró que no tenía dinero y tenía que trabajar en una lavandería. En eso encuentra una mujer de 50 años y él tenía  20; y ella le llevaba cafecito y se enteró que era poeta. Un día le toca la puerta y le dice de un concurso por la Universidad Nacional de México. Él gana el premio y así va naciendo la obra.  El 20 de mayo de 2016 terminé de escribir la obra.


MG: Sé que eres admirador de Vallejo y como tal escribiste una obra de teatro con Lily Cardich Vallejo: Perú al pie del orbe. Tienes alguna anécdota sobre esta obra y cuánto tiempo te tomó publicarla

AS: Viajamos  a España el Consejo Internacional “Todas las sangres”, y después la mitad nos fuimos a París.

Nadie hablaba francés y era nuestro sueño dorado llegar a París. Fue una alegría visitar Montparnasse. Vallejo estaba allí. Me valgo de la frase de Antonio Lavoisier: “la materia no se crea ni se destruye sólo se transforma.” y los restos de Vallejo estaban allí. Después de la alegría total de visitar este cementerio, nos fuimos a descansar. Estaba durmiendo y siento que se mueve la manija de la puerta del dormitorio. Sentí ganas de  agarrar papel y escribir. Así lo hice, luego les dije a mis amigos: “Chicos les voy a leer, lo escribí en un día.” Posteriormente pulí la obra y se estrenó. Yo hice el borrador y mi amiga Lili Cardich trabajó en el borrador. 


MG: Siempre se dice que en los lugares que ha recorrido Vallejo o se habla del vate universal, ocurren sucesos extraordinarios. ¿Cómo encuentras tanta materia prima para tus obras?

AS: Mis vivencias de niño. Por ejemplo  escribí  La lluvia Buena. Adapto escenas como la del Quijote cuando le ofrece la ínsula a Sancho Panza. Hago adaptaciones y siempre encuentro mucho en los libros. He hecho 40-50 adaptaciones para la escuela y también voy creando otras obras. Siempre hallo en los libros temas, obras autobiográficas, anécdotas etc.


MG: ¿Qué representa el teatro para ti?

AS: Cada escritor nace con una propensión. Así el poeta lírico con la poesía. El narrador Vargas Llosa es un buen dramaturgo, pero su lugar es la novela. Como ensayista, Carlos Mariátegui. Como en mi interior vibra mi niñez, eso aflora. El maestro Manuel Beltroy de San Marcos influyó mucho en mi persona. En el teatro histórico no hay nadie que haya hecho 28 personajes. 

Hay personajes que necesitan escribirse; aparece una idea que uno quisiera tratarlo, pero a veces se prioriza otras cosas. Quiero llevar a Capulí, Vallejo y su Tierra la obra de Vallejo


MG: También he visto que has hecho algunas revistas gráficas. Yo tengo “Vida de Antonio Raimondi.

AS: Sí. tengo tres. La de Raimondi, José de San Martín y otra.  Unas editoriales me han pedido que cuando me jubile publique más revistas gráficas. 


MG: ¿En qué proyectos estás trabajando?

AS: Tengo mucha suerte que la Universidad Ricardo Palma me paga para escribir y como tengo el elenco, siempre viajamos.

Estoy haciendo gestiones para que  el canal 7 difunda la vida de del sabio peruano Antúnez de Mayolo como obra de teatro para que el público lo conozca más. Él descubre el neutrón en 1924 y pasó el tiempo y en 1932 lo redescubre un inglés, James Chadwick. Lo conocí cuando era  muy jovencito y lo admirábamos por su capacidad y porque los grandes proyectos de electrificación en el Perú fueron de él. Lucho para que en nuestra patria levantemos la figura de nuestros grandes hombres que enorgullecen a nuestra tierra. Quiero ver a Antúnez en el cine y la TV.

También estoy trabajando en la Antología Las mejores obras de Áureo Sotelo. Estoy culminando algo relacionado al medio ambiente: La maldita depredación pero cambiaré el nombre. Lo estrené hace 2 años y me doy cuenta que le faltaba unos detalles. Estoy terminando los últimos detalles para publicarla nuevamente.


MG: ¿Cómo ves el futuro del teatro en el Perú?

AS: Lo veo un poco dividido por generaciones.  El Ministro  de Educación y el de Cultura promueven a los jóvenes y ponen edades, no mayor de 40 años. No hay concursos y los viejos estamos peleando, aunque los jóvenes nos respetan. Se está descuidando a los dramaturgos con experiencia.


MG: Me darías permiso para publicar tus obras con un estudio crítico. Me interesa dar a conocer la obra de nuestros dramaturgos peruanos.

AS: Al contrario, sería un honor para mí que hicieras eso. Con mucho gusto.


MG: Muchas gracias Áureo Sotelo por tu valioso tiempo y tu hospitalidad.

AS: Muchas gracias Mara.  Espero participar en el próximo Capulí que organiza Danilo

(junio 2016; marzo 2017)


REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

PASTORITA HUARACINA Y PRINCESITA DE YUNGAY

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA