miércoles, 12 de octubre de 2011

12 DE OCTUBRE: LLEGADA DE COLÓN A AMÉRICA - PLAN LECTOR: ENCUENTRO DE DOS MUNDOS - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

.
http://1.bp.blogspot.com/-GWDMv3yrTbI/TpZeLV6XEuI/AAAAAAAAnO0/YBion1KY1TQ/s1600/CAPULI%2BVALLEJO%2BY%2BSU%2BTIERRA.png



CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA


Construcción y forja de la utopía andina


AÑO DE JOSÉ MARÍA ARGUEDAS


.
José María Arguedas - Imagen: Nalo A.B


CONFERENCIAS Y SIMPOSIOS SOBRE CULTURA ANDINA


PRÓXIMAS ACTIVIDADES:


VIERNES 14 DE OCTUBRE. 7 PM


ICPNA DE MIRAFLORES

Angamos Oeste 120. Entre Av. Arequipa y Angamos

ADHESIÓN A LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO: “EL AULA DE EDUCACIÓN INICIAL”, DE VIRGINIA SÁNCHEZ MAYORGA. PANEL DE PRESENTACIÓN: MARÍA ESTHER CAYCHO, GUADALUPE NÚÑEZ Y ERNESTO RÁEZ


AULA CAPULÍ:


Tacna 118, Miraflores.
Cuadra 3 de la Av. Angamos Este
Entre Av. Arequipa y Paseo de la República

SÁBADO 15 DE OCTUBRE. 7 PM

CONFERENCIA “ETNOCIENCIA CAMPESINA”: ROMÁN ROBLES MENDOZA


LUNES 31 DE OCTUBRE. 7 PM

PARTICIPACIÓN EN LA MARCHA POR EL PATRIMONIO: CALLES DE LIMA


Ingreso libre.

Se agradece su gentil asistencia


oooOooo


CALENDARIO DE EFEMÉRIDES

12 DE OCTUBRE

LLEGADA DE COLÓN A AMÉRICA


PLAN LECTOR,
PLIEGOS DE LECTURA

ENCUENTRO
DE DOS MUNDOS


http://1.bp.blogspot.com/-bmPpJqrpNvw/ToW9C8gq0LI/AAAAAAAAmYU/BFZEmu6Wgig/s1600/Danilo_y_...jpg

Por Danilo Sánchez Lihón

1. Dieron gracias a Dios

El día 12 de octubre del año 1492, cerca a las dos de la madrugada, a la luz de la luna, Rodrigo de Triana desde su puesto de vigía, en la cofa de la carabela la “Pinta”, avizoró “una cabeza blanca de arena”. Demoró unos minutos en dar aviso, considerando la significación del asunto y a fin de no crear una falsa alarma ni expectativa.

¡Habían esperado tanto esa evidencia y ese momento, que la vida de todos dependía de ese hilo o hebra de esperanza! Cuando tuvo la plena evidencia, después de aguzar la vista varias veces y todo el tiempo que consideró prudente, dio un grito que estremeció hasta la última bodega de la nave.

Fue el grito de “¡Tierra! ¡Tierra!”.

Este hecho fue seguido por disparos de cañón de las naves “Santa María”, comandada por el Almirante Cristóbal Colón y la “Niña”, bajo el mando de Vicente Yáñez Pinzón

La expedición de tres carabelas, que había partido del Puerto de Palos, en España, 75 días antes, llegaban así a lo que hoy es América, tocando la isla de Guanahaní, del archipiélago de las Bahamas, territorio que Colón denominó El Salvador en honor a Jesús, el hijo de Dios y a que la vida de toda la tripulación ese día se había salvado.


2.

El día anterior se había avistado sobre las aguas del océano una caña, un palo labrado y, después, una rama de espino cargado de frutos; vestigios que a la tripulación les hizo abrigar la esperanza de que estuvieran próximos a alguna costa.

Incluso, en la medianoche el Almirante pareció divisar una luz en el horizonte. Llamó a sus tripulantes, rezaron una Salve y dieron gracias a Dios.

Por eso, el grito de Rodrigo de Triana fue agudo y urgente, además, porque le correspondía un pago de por vida por haber sido el primero en avistar suelo firme, después de pasar días, semanas y meses contemplando solo el oleaje monótono e incierto del mar.

Debía recibir por su anuncio una pensión vitalicia de 10,000 maravedíes, fijada por los Reyes Católicos para el primero que avizorase Tierra, estipendio que nunca pudo cobrar porque Colón adujo haberla divisado primero, y después porque nunca estuvo inscrito en los padrones de tripulantes que se embarcaron en la nave.


3.

Este hecho simbólico, el primero que se registra en el Nuevo Mundo, recién descubierto, adquiere especial significación porque grafica aquellos aspectos que se trajeron y no son propios de nuestra cultura: la ilegalidad y el abuso de poder.

Las naves arriaron las velas y se quedaron al pairo esperando que amaneciera. Dentro de ellas hubo fiesta y regocijo. Al alborear el día se acercaron en dos lanchas a tierra a tomar posesión.

Colón y algunos tripulantes iban en una lancha y los hermanos Pinzón en la otra, portando banderas españolas desplegadas.

Saltaron a tierra y cayeron de rodillas, besándola y llorando de alegría.

Mientras, una multitud de nativos de rostro bondadoso, completamente desnudos, de piel cobriza, “del color de los canarios”, anota Colón en su Diario los contemplaban con asombro.

Eran los naturales de esta tierra altos de estatura, de cabellos lacios recortados a la altura de las orejas, con los ojos extasiados por lo que veían, de facciones muy agraciadas, según insiste en anotar Cristóbal Colón.


4.

De este modo la aventura humana más extraordinaria y portentosa de todos los tiempos, sólo superada en su hondura y trascendencia, por el tránsito terrenal de Jesús de Nazareth, alcanzaba su punto culminante sobre la faz de este mundo.

Diversas denominaciones ha tenido la conmemoración de este suceso. Desde la visión eurocentrista, de “Descubrimiento de América” o “Día de la Hispanidad”, hasta la denominación conciliadora adoptada a partir del Quinto Centenario de la efeméride, cual es el de “Encuentro de Dos Mundos y Dos Culturas”.

En Capulí, Vallejo y su Tierra hemos convenido en llamarlo “Resistencia Cultural y vigencia de la utopía”, porque lo que importa de todo esto es la vigencia de nuestra cultura y el mundo que con ella podemos construir en el porvenir.

Porque después de aquella experiencia de expolio y dominación, el mundo andino existe nítido y vigoroso, no solo como presencia admirable en lo geográfico y natural, sino como una epopeya sobrecogedora en lo vital, cultural y ético.


5.

Mundo que la cultura occidental no ha podido destruir, abolir ni exterminar, pese a que ello ha sido y sigue siendo el propósito e intención, representada en aquel tiempo por la corona española.

Poderosísima en la época de la colonia, instituyendo como política de estado lo que se denominó “destrucción de idolatrías” y después, con los modelos hegemónicos de los sucesivos imperios que han continuado en el dominio del orbe.

Pero tanto o más que ello es que ha sobrevivido a la actitud de las sociedad criolla en la época republicana que la ha tratado con despiadada crueldad; y sobrevive a las actuales políticas de dominación y enajenación de identidades que ejercen las metrópolis de poder del mundo entero.

Todo esto con medios e instrumentos subliminales ya sea a través de la política económica neoliberal, que agarrota y expolia a las poblaciones principalmente rurales, ya sea a través de los medios de comunicación. O ya sea con la globalización asfixiante en todo orden de cosas.

La supervivencia del mundo andino ante estos acosos solo puede ser explicada por la fortaleza de su inmensa identidad, su consustanciación profunda con la naturaleza y por su consistente escala de valores, tan enraizados y profundos. Por más que se ha intentado aniquilarlo dicho mundo pervive y seguirá existiendo, incluso a pedacitos.


6.

Los españoles que participaron de la conquista del mundo andino no entendieron ni comprendieron jamás la magnitud de lo que aquí encontraron ni la esplendidez de lo que destruían con su política eurocentrista y genocida.

Expoliaron una cultura que había decantado la experiencia humana con sabiduría suprema, tanto que cada día amanecía más tierna, sabia y humana.

Por lo menos mil años de paz evidencia el testimonio de la cultura Caral, donde entre los vestigios de su suelo no se han encontrado armas de guerra sino más bien toda clase de instrumentos musicales.

Y no es que esta inocencia era así porque las nuestras eran culturas jóvenes o recientes.

No, al contrario. Éramos o somos muy antiguos. Sino que era así porque en el desarrollo de las sociedades que se organizaron en nuestro suelo se extrajo lo bueno y se descartó lo adverso.


7.

Se orientaban con un sentido cabal de lo que era el bien para todos, para lo cual no hay que ser geniales sino tener sentido común. Y lo grandioso es hacer del sentido común una Política de Estado.

De otro lado, somos una cultura que con su inspiración colectivista había sabido encontrar que el valor más alto para vivir juntos era la solidaridad y en base a ese eje se organizó toda la sociedad, tanto en las culturas anteriores a los Incas como, por su puesto, en la civilización Incaica.

Esa razón de ser y esa esencia cultural pervive hasta ahora, aunque asociado a poblaciones empobrecidas, pero alentando esos contenidos lacerados aunque de valor supremo.

Nosotros, por ejemplo, como cultura andina no somos ni lo hemos sido nunca guerreristas. No hemos arrasado pueblos ni hemos devastado territorios.

Y esta es una de las razones para que nuestras culturas sucumbieran ante invasores implacables en sembrar a su paso destrucción, muerte y aniquilamiento.


8.

Como tampoco hubo aquí mendigos ni pordioseros.

En el mundo andino no hubo miseria, ni suciedad, ni mugre ni sarnas.

Tampoco hubo aquí magia negra ni quiromancia ni supersticiones. Es la nuestra una cultura auroral.

Léase en cambio la historia de cualquiera de los países europeos y de cualquier siglo y se comprobará una sociedad mísera, pobre de alma y de espíritu.

Las pestes no las incubamos aquí sino que encontraron su caldo de cultivo en Europa por su suciedad. Y a costa de ello sufrieron devastaciones. Y trajeron todas las enfermedades endémicas y contagiosas

Sin embargo, a costa del oro del Perú Europa se enriqueció de manera desmesurada.

Sin embargo, ahora desde su posición ganada en base a la usura nos miran sobre el hombro y se afanan en desconocer la historia que siempre nos otorga una posición elevada.


9.

La relación de nuestro mundo con occidente devino es una relación conflictiva de dominación y explotación de parte de ellos.

La actitud soberbia de Europa respecto a América Latina entonces es injusta, porque hacia ellos siempre hemos actuado generosamente llenado sus arcas de oro, plata, piedras preciosas. Y de alimentos que se han tornado básicos en su dieta de cada día.

Como también hemos prodigado especies de plantas medicinales a tal punto que el 80 % de la farmacopea mundial proviene de las culturas originarias de América del Sur. ¿A cambio de qué? De su sentido mecánico del mundo y de la vida y de un modelo nefasto de desarrollo aplicados a sangre y fuego.

Pero pronto se generaron entre nosotros movimientos de resistencia y de construcción de un porvenir promisorio para nuestros pueblos.

De nuestra parte nuestro vínculo con Europa ha sido siempre generoso. Hasta fines del siglo XIX aún eran continuas las oleadas de migrantes europeos que venían a nuestras tierras en condición de parias, y a quienes otorgábamos tierras para que las produzcan y se tracen un porvenir en zonas como el Pozuso.


10.

Cultivemos por eso el gran honor y el orgullo de haber nacido y pertenecer al ámbito del mundo andino, hecho que constituye un verdadero privilegio.

Territorio rico en historia. Donde ahora seremos pobres superficialmente, pero muy ricos en ancestro, en bagaje cultural y tradiciones.

Donde florecieron culturas de asombro y de fábula que no solo llegaron a un desarrollo científico y tecnológico muy grande, sino que alcanzaron un consumado desarrollo espiritual.

De las diez culturas más notables del ámbito sudamericano, las diez a lo largo de la historia, en diferentes épocas, florecieron en el espacio geográfico y cultural de lo que es ahora el Perú.

Por eso tenemos un mensaje profundo que dar. Un mensaje de paz.

Caral garantizó una paz de mil años. Por eso el hombre del ande baila, canta, festeja a la vida y es feliz, pese a la pobreza que las relaciones injustas con occidente han establecido.


11.

No tengo conceptos ni palabras suficientes para definir y valorar el mundo andino.

Pero lo he vivido en mi pueblo en las personas que llegaban del campo a la ciudad, a veces a trabajar en nuestras casas.

¡Qué limpidez, qué sabiduría, qué fineza en sus acciones!

Qué lucidez y sabiduría para distinguir lo valioso de lo superfluo.

Por eso, me siento conmovido, fascinado, inclinado y hasta arrojado no solo a ser andino, porque lo soy, sino a defenderlo.

Me siento llamado a pertenecer a él, a arroparme bajo todo lo que el mundo andino representa.

A consustanciarse con sus niños y la esperanza de un mundo que redime sus dolores.

Sin embargo, se desconoce, se desprecia y hasta se abomina de esta condición y de esa identidad siendo lo mejor que tenemos.


12.

El mundo andino es tierra musical, tierra de artistas. Tierra de sentimientos y emociones acrisoladas. Es eso lo que vibra en él.

El nativo de tierra adentro, ¡cómo sigue siendo candoroso! Cómo conservan su inocencia. Es una cultura esencial y gloriosa.

La sabiduría de la gente sencilla es la ternura, la compasión, la piedad.

Ellos hacen caso omiso o superan toda ofensa, no se erigen como un poste o una guadaña que resiste soberbia el embate del tiempo.

Saben que es indefendible en la vida cualquier postura que quiera mantener una insolencia, una ofensa.

Saben que la menor protección es perdonarse, porque la vida da vueltas. Y el mundo gira como las ruedas de un molino.

Saben que antes estaban en el trono. Ahora no, pero podremos revertir los hechos.


13.

Conectemos entonces con esa fuente.

Y recojamos los 10 mil años de historia del mundo andino. Y no nos reduzcamos a los cinco siglos de conquista o dominación hispana y occidental para ser en el mundo.

Defendamos lo valioso que somos y sumémonos a la resistencia andina para erigir aquí y ahora un mundo mejor.

El hombre andino nace de la energía y regresa a la energía. Y hay en él una ley afirmativa.

Y el tiempo de la espera.

Hay en la visión del mundo andino el tiempo de la espera.

Para apuntalar esa espera un factor de especial significado es nuestra adhesión al aspecto de la cultura.

La cultura en verdad es fundamental para solucionar los problemas pendientes en el desarrollo de nuestro país.


14.

Porque en la medida que seamos un pueblo con niveles más avanzados de educación y asunción de valores seremos una comunidad más protegida.

Y, sobre todo, con actitudes más dispuestas para acceder a la ciencia y a la tecnología para la solución de nuestros problemas.

Y capaces de utilizar el inmenso potencial físico y biológico existente en nuestro medio.

Asimismo, la cultura es útil en la historia para desarrollar autoestima. Para fortalecernos. Para tener orgullo, aplomo, firmeza.

Y si somos herederos de aquella gran cultura ¿por qué entonces no ser geniales haciendo desde el interior, desde el fondo y desde la entraña de nuestros pueblos la organización social y el arte verdadero, humano y transformador conveniente para nuestra dignidad de seres humanos?

¿Por qué no ser audaces entonces en la construcción de nuevas opciones de desarrollo?


15.

Más que dinero y tecnologías lo que marca la calidad y trascendencia es la autenticidad y la fuerza de nuestras convicciones, pasiones y utopías.

Construir un mundo. Construir todo y siempre.

Construyamos desde abajo, desde arriba, desde el centro y desde los bordes.

Esta es tierra sagrada. Construyamos planetas dichosos, sin violencia, sin desapariciones, sin hurtos.

La espera del mundo andino en una espera moral.

Se ha sabido esperar no explotando en el instante, sin desesperar.

La solución a nuestros retos ha de ser entonces una expresión a la medida de nuestra cultura ancestral, del dolor padecido en la resistencia andina y de la utopía que un mundo acrisolado como el nuestro pupo aquí hacerla concreta y lanzarla como promesa hacia nuestro porvenir.

Texto que puede ser reproducido citando autor y fuente

Teléfonos: 420-3343 y 420-3860

planlector@hotmail.com
inlecperu@hotmail.com
daniloydanilo@hotmail.com

Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:

Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Instituto del Libro y la Lectura: inlecperu@hotmail.com



.

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA

BANDA DE MANGAS

BANDA DE LLIPA

SECRETO AMOR

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

La casa vieja - Nieves Alvarado

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Hualín Aldave Palacios