martes, 31 de enero de 2017

EN EL DÍA DEL MAGO: EL PEQUEÑO VIDENTE - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)

http://4.bp.blogspot.com/-J1VE3RPkzfQ/Tqb10ngRA-I/AAAAAAAAnjI/Oft-jFsYiJ8/s1600/DSC00926.JPG
Jircán, nuestro amado barrio chiquiano

EL PEQUEÑO VIDENTE
 
 Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo) 
 
Mañuco, más que un niño hiperactivo fue un infante de enorme vitalidad imaginativa. Despierto y locuaz desde sus primeros balbuceos; paraba haciendo preguntas a todo el mundo sobre el acontecer diario. Un "popurrí" de hechos anectóticos marcan sus párvulos años.

En los albores de la década del sesenta, Mañuco estaba en todas las jugadas que le deparaba el destino. Infalible en las tareas comunales: reparto de agua, techas de casa, siembra, riego, chacmeo y cosecha en Huacacorral, construcción de pircas, palincas y tapiales, faenas de limpieza de reservorios y canales; etc.
 
Siempre listo para poner el hombro, pecho y espalda en los avatares cotidianos del pueblo. No tenía vocación de político ni de ideólogo de palinca. Su dicho de aliento fue y sigue siendo: ¡Manos a la obra shay!.

En los meses de lluvia, rayos, truenos y relámpagos, dejando de lado: zancos, trompos, cangas, aros, lecherongas y runrunes, corría con su lampita al hombro hacia Agocalle, para ayudar a proteger con ripio las casas solariegas del huayco que bajaba incontenible de Umpay.

Experto en el uso del shoguet y el lanzamiento de globos y cuilumpis carnavaleros en las calles chiquianas, fue perseguido por las damiselas a pedrada limpia, salvándose de milagro en cada una de sus arremetidas, gracias a las bendiciones recibidas como acólito y "santo varón" en las misas y procesiones de Semana Santa.
 
En el mes primaveral recorría las veredas vendiendo votos para el reinado, no de una, sino de todas las candidatas; concursos donde no siempre lograban cetros y coronas las chicas más populares por su belleza, sino las que vendían una vaquita o empeñaban los aretes de la abuelita; muchos padres se jugaron el sueldo del mes para tener una reina, o aunque sea una damita en casa. Nunca subió al carro alegórico vestido de paje real, él prefería caminar pegadito al vehículo dando hurras con los puños en alto. Tampoco se disfrazó de chambelán de quinceañera. Optaba por contemplar la fiesta desde la ventana del salón.

En el intercambio de figuritas nos mantenía al tanto del llenado de álbumes en cada barrio. ¡Jupash va ganando por goleada, a Tocho y Genaro sólo les falta el 111¡, así nos alertó una vez y salimos volando alborotados como perdices a la tienda de don Manzueto Santos Flores con la esperanza de abrir el sobrecito y hallar el número esperado. No recuerdo si alguien lo consiguió. 
 
 Antiguo álbum de figuritas

Mañuco andaba con un paquete de figuritas en el bolsillo más deshilachado del pantalón comando, todas quintuplicadas y ajadas. “Me falta unita”, decía ahíto de optimismo, mas nunca  nos mostró un álbum lleno, ni siquiera una munapada de lejos. Años después su abuelita Pacucha nos mostró el álbum: solamente 107 figuritas estaban pegadas, le faltaban 293. En el recuadro del arisco 111, Mañuco había pegado con engrudo un trebol de la suerte.

En ocasiones lo vi uniformado de miliciano cuidando de los niños depredadores el "Huerto de Judas" de Semana Santa. Para poner orden asustaba a los que pugnaban por una calabacita en botón o un par de oquitas huancachas, blandiendo su chicote de chiligua sin lograr un chasquido siquiera. Fue el mejor asistente que tuvo don Julián Soto Valverde.

Solidario en las circunstancias luctuosas: en los velorios brindando sus manos pispadas durante el reparto del cafecito fraterno, y en los entierros portando el agua bendita o balanceando el incienso, al lado del sacerdote de raída sotana.

Participaba como actor de reparto en las veladas del barrio, nunca como estrella fugaz. Narrador imparable en los cuentos de vereda del Jr. Leoncio Prado. Atento en los ensayos de los diablitos, negritos, jijas, viejitos, huarastucoj y de las comparsas del Inca y del Capitán, aprendizaje que décadas más tarde le serviría para interpretar danzas nativas al son del memorable "tincunacunacun cuna cuncun".
 
Diablito chiquiano
 
Cada 15 de agosto avisaba de puerta en puerta a viva voz a los vecinos de Jircán, la llegada del Inca y Rumiñahui buscando pallas. Después pasaba sacando pecho como funcionario de fiesta. Caminaba delante del arpa luciendo su ponchito habano.

En las fiestas costumbristas iba delante de las bandas de músicos, de las orquestas y del bombito de don Antonio Padua, nuestro recordado pregonero.

Entendido como ninguno en el uso del pulgar derecho como manija de inflador, ayudaba a don Bonifacio Peña a encender las lámparas "Petromax" a querosene, que iluminaban las principales arterias del pueblo.

Fue el inventor de la pelota de fuego que abrigó nuestras noches frías en la canchita de cascajo y champa de Jircán. Muchos ponchitos resultaron chamuscados por las patadas que en llamarada emulaban al emperador romano  Lucio Domitio Claudio Nerón.

No se alejaba de los coheteros que elevaban avellanas al cielo avivando el entusiasmo de la fiesta de Santa Rosa. Mañuco ayudaba a levantar castillos de fuegos artificiales en la plaza de armas y en el colocado de tendidos de bombardas en en el estadio de Jircán.

Durante el desfile de faroles del mes patriótico, derribaba todo lo que encontraba flotando a su paso con su compacto avión de duro cartón y fleje de acero, forrado con inofensivo papel cometa blanco.

Nadie como él recogiendo caramelos despostillados regados en el piso a la hora de la Entrada de la fiesta patronal, esquivando las patas de los caballos y mulitas, con elasticidad insuperable.

En las tardes taurinas comandaba el batallón de niños que oteábamos con los ojos desorbitados los encantos de las musas de faldellín que estaban paradas trémulas en las palincas ante la arremetida de un bravo jirishanquino. También anunciaba la llegada de las bandas de músicos, toros y madrineras para las corridas de setiembre.

Nos ponía al tanto de los paisanos que arribaban de Lima, Huacho, Supe, Barranca y Pativilca en los autobuses de Landauro y TUBSA, y de Huaraz en la góndola azul de Keclin.

Durante la llegada, permanencia y despedida de los excursionistas, no se separaba de ellos, ídem de los alpinistas que permanecían aclimatándose en Chiquián, antes de retar al temido glaciar Carnicero.

Como hábil ayudante en las labores de amasijo, y experimentado vendedor de empanadas y periódicos, fue amigo de los mercachifles, sobre todo de los amigos “chunchos”, y en ocasiones fungió de  “gancho” en los juegos de azar durante la fiesta patronal de agosto. También hacía de mago en el "circo ambulante de Culantro y Perejil", donde a falta de guantes blancos y sombrero de copa, sacaba conejos tronando sus dedos.
 
El pequeño vidente:

Acertado en los pronósticos cuando jugaba el Cahuide o el Tarapacá con un equipo de menor ralea, nunca daba una cifra, solamente decía “será por goleada”, y como era de esperarse, así resultaba el score, pero en “Los clásicos Cahuide / Tarapacá” se hacía humo, inubicable en las calles del pueblo y en su casa; hasta que un día fue descubierto en la tribuna del Cahuide, pese a estar con una bufanda hasta la nariz. Allí fue obligado a dar su pronóstico, y no tuvo más remedio que decir:

- Ganará 1 a 0.

- ¿Pero qué equipo? -le preguntaron desesperados en coro.

- El Cahuide –dijo trémulo, casi susurrando.

Durante el partido los niños Gelacio Valderrama Ramírez y Patuco Allauca Calderón, hinchas hasta el tuétano del invencible Cahuide, lo sujetaron de los brazos para que no huya. Para su desdicha el travesaño del Tarapacá impidió que se abriera el marcador en 3 ocasiones. Ni bien el árbitro dio el pitazo final,  empezaron a apanar a Mañuco por el empate, felizmente un conciliador terció, así:

- De repente Mañuco ha perdido momentáneamente sus poderes, démosle una oportunidad más  –los pequeños lo soltaron, bajo amenaza de ser linchado si fallaba en otro “Clásico”. Fue el primer bullyng andino en el estadio de Jircán.
 
Sport Cahuide
 
Ante este error de cálculo nunca más pronosticó resultado alguno, ni acudió como espectador, viéndose obligado a cambiar de rubro.
 
Antigua pileta de la plaza de armas de Chiquián
 
Viene a mi memoria el domingo 7 de agosto de 1960. Al culminar la Misa un grupo de niños nos sentamos a charlar en el muro de la pileta de la plaza de armas. Mañuco  se nos acercó, y señalando con un guiño a una jovencita que pasaba, nos dijo:

- Esa costilla está con calzón verde.

Ante su asombro fue asido fuerte del brazo por un niño grande, siendo llevado hasta la jovencita. Aquí el diálogo que logramos escuchar a unos metros de distancia:

- Primita, ¿con qué color de calzón estás?

- ¿Y por qué, ah?

- Por nada primita, es una preguntita para ganar una apuesta –y la jovencita le habló al oído a su primo.

Ambos retornaron al grupo, y el primo nos dijo que Mañuco había acertado, motivando que los demás niños lo retemos pensando que sólo era un golpe de suerte. Entonces Mañuco, con ciertos aires de adivino, señaló con el índice derecho a 3 chicas que salían de la iglesia, y dijo:

- La más grande tiene calzón morado, la mediana azul y la pequeña tiene calzón de bayeta blanca.

Picones, en lo que restaba del domingo, y valiéndonos de nuestras hermanas y primas, los niños presentes en la pileta, averiguamos si Mañuco había acertado o no. Entrada la noche nos juntamos en el barrio, y media docena de datos fiables le devolvieron el título de  vidente que perdió durante un “Clásico Cahuide / Tarapacá” en el estadio de Jircán.

Pero como no todo dura para siempre, dos años después, en una pinquichida, la palma derecha de una palla de Mishay silbó en el aire antes de aterrizar con fuerza en el rostro pálido de Mañuco, y en cuestión de segundos el espejito "miracalzón" quedó hecho añicos junto a la punta de los zapatitos del pequeño vidente.
.

.
Fuente:

Un trocito DEL MISMO TRIGO

.

lunes, 30 de enero de 2017

HOMENAJE A SIHUAS - POR ELMER NEYRA VALVERDE (PISCOBAMBA)

http://4.bp.blogspot.com/-Qallyi5l6f4/TyVlyZGrOaI/AAAAAAAAth0/-BJaN2-et8o/s1600/SIHUAS%2B2.jpg
.

H.O.M.E.N.A.J.E. .A ..S.I.H.U.A.S

 TRAVESÍA A SIHUAS

Por Elmer Neyra Valverde

Llegará el sol como hormiga gigante
cuando la mañana cuartee el camino
por las escarpas majestuosas y lacias,
escuchando los cantos de pacchas
de luz blanca, en el viaje que despunta.

Las pacchas que musitan en bajadas,
cristalinas, aromadas por viento azul
van urdiendo colores y burbujas de cerca,
sus claras frescuras andarinas y andinas,
sobre la pendiente lejana y fragosa, silban
como corno de gigante con roja melena.

Sentados y en movimiento de carros
atrapados en farallones de tierra y piedra
embrujados por el clamor de la travesía
subiremos y bajaremos por curvas
indecisas, por gargantas desoladas,
emponchados de abismos y tunales.

Al costado de río sonriente y acascabelado,
por el borde paralelo en desfile de molles
por largas veredas terrosas, iluminadas
por el canto y poesía de eucaliptos
pasaremos entre bríos de aire: el puente
"Arguedas", el nexo metálico y anaranjado
de Sihuas y Perú, de Sihuas pujante.

Primero, el antiguo barrio de Chasqui
con su plaza de corazón antañoso,
arriba, el moderno Pingullo, agitado
en el trajín de negocios,palmeras y vidrios.
Más allá "Aqo" , recuerdo de Estete.
Al final "Mitobamba", arcilla de Ande.




http://4.bp.blogspot.com/--fDS2fuOEpo/TyVleG6U0EI/AAAAAAAAthc/e9p1q1gIpLI/s1600/SIHUAS%2B3.jpg .
.
LLEGABA ENTRE GRILLOS
 
 Por Elmer Neyra Valverde
 
 Para que camine y le llamen amigo mío
  fue necesario que cantasen tantos grillos
  fue necesario cuidar que no lloren zorzales
  fue necesario que la lluvia cayese en oro
  fue necesario que el saúco dé frutos dulces.
 
 La luna tuvo que descolgarse callada y cerca
  los ríos murmurasen sus sílabas de agua
  tuvo que caminar el viento entre los cerros
  tuvo que tiritar el choclo entre pajarillos
  tuvo que saludar la mañana a las tunas.
 
 Bajase el chihualo entre un coro de pincullos
  las cajas vomitaran chimaychis con alas
  la arawij repìcara como la campana dorada
  el pueblo se sacudiera en frenesí de carnavales
  el hacha y las parejas danzasen como estrellas.
 
 Desde un vientre heredado de otros vientres, 
  hechos de papa, cancha, tauri, chicha y motes
  tendría que nacer el amor al eco de río fértil,
  sonriente en la sonrisa de alturas y nieves
  llenando de alegría y calor a mil una alboradas.
 
 Para que la vida renazca entre pétalos de mayo, 
  para que los zorrillos jueguen entre los papales, 
  para que el viento serrano se vista de agosto
  para que las lagunas dejen de cansarse y llorar
  tendrá que hacerse amistad con la brisa y el agua,
y los hombres cantasen versos de humanidad.

http://4.bp.blogspot.com/-gJJfqQmC4-w/TyVlYhU-dwI/AAAAAAAAthQ/Wp7Yl_U-KlI/s1600/SIHUAS.jpg
.
ELMER NEYRA VALVERDE


TRAJÍN DEL AUTOR

El autor es un ancashino, natural de Piscobamba,se dedica al estudio de la realidad de su región y, en especial, dela Provincia de Mariscal Luzuriaga y de su pueblo natal de Piscobamba.

Ha realizado sus estudios de Primaria, en Piscobamba, en el Centro escolar 304; su Secundaria en el CNV Fidel Olivas Escudero de Pomabamba, terminando en el CNV Hipólito Unanue. Los estudios superiores los efectuóen San Marcos, en las facultades de Educación y Ciencias; previamente realizó sus estudios básicos en la Uni.Ha estudiado maestrías, en Educación y Ciencias Matemáticas en UNMSM, la Uni, PUCP y la “Villarreal“, dejando en esta última, por la intervención del autoritarismo de los años 90.

Inicialmente, ha trabajado en las escuelas primarias de Piscobamba, Llama y Yurma. También ha laborado en Lima, en el CNV “José Granda”, sus alumnos ganaron, por dos años consecutivos, el Concurso Nacional de Matemática auspiciado por “El Comercio”. Estudiante, aún enseñó en el colegio privado “Andrés Reyes” sito en Huaral.Ha impartido clases en los colegios Guadalupe y “José Chocano”de Lima. Docente universitario enSan Marcos, Universidad Garcilaso, Ricardo Palma y San Martín de Porres.

Ha publicado:
  • San Pablo cae y otros relatos.
  • Rumishanka (poemario).
  • Provincia de Mariscal de Luzuriaga et Piscobamba (monografía).
  • Por el Parque Nacional Huascarán (costumbrista).
  • El Libro de Oro Luzuriaguino (entre varios autores).
  • Evangelio de Félix Montaña (relato).
  • Palpitar en el Ande (poemas y relatos entre varios).

http://2.bp.blogspot.com/-1yRHrO_z8pg/Ts_sjq56SzI/AAAAAAAAqfA/R6uYLVnW0YM/s1600/AEPA%2BHUARI%2B-%2BNALO.jpg
Huari 2009

YA VAN SEIS AÑOS - POR JOSÉ ANTONIO SALAZAR MEJÍA (REVISTA INTERNACIONAL "UN DÍA COMO HOY EN HUARAZ")

 
YA VAN SEIS AÑOS

Por José Antonio Salazar Mejía 
 
Un día como hoy en el 2011 aparició la primera entrega de "UN DÍA COMO HOY EN HUARAZ" este blog que al presente llega a las 130 notas y que gracias al favor de ustedes, amables lectores, es una de las más visitadas a nivel nacional. 
 
La idea de fomentar la identidad regional ancashina ha tenido buenos resultados pues ese es el mensaje de quienes nos siguen, nos copian y replican. 

El popular Ceferino es el emblema del programa y del blog. 
 
Ancash es una tierra ubérrima, con grandes y bellos paisajes, con una riqueza natural incomparable; pero que tiene su mayor potencial en su gente. Somos herederos de personajes históricos únicos: los creativos habitantes de Guitarrero que descubrieron la horticultura y la crianza de animales, los sabios sacerdotes de Chavín que por vez primera concibieron la idea de hacer del antiguo Perú una gran nación, de Inca Paullo el único Inca que no fue cusqueño, de Quispe Sisa o Inés Huaylas madre de Francisca Pizarro la primera mestiza del Perú, de los indomables Conchucos el único pueblo que jamás se doblegó ante los españoles, de Toribio de Luzuriaga el único militar peruano que en la independencia llevó el título de general y llamado a ser el primer presidente del Perú, de Pedro Pablo Atusparia y "Uchcu Pedro" líderes de la primera revolución campesina de nuestra historia republicana, de Santiago Antúnez de Mayolo el sabio del milenio, de Sarita Colonia la santa más querida del siglo XX, del "Jilguero" y "la Pastorita" cantantes de prestigio internacional, y de tantos otros íconos de nuestra cultura regional.
.
Gracias al blog "CHIQUIÁN QUERIDO", nos leen en todo el mundo. 
 
Sus hechos y las repercusiones de sus actos, los hemos ido publicando en las páginas de "UN DÍA COMO HOY EN HUARAZ". El objetivo es dar a conocer a las nuevas generaciones las grandezas de Ancash y sus personajes. Es por ello que hoy agradecemos al equipo del programa que pronto retornará a los hogares huaracinos por la televisión de señal abierta.
 
Gracias a Miguel Guimaray Durand y a Eleazar Aquiño Espinoza, dos grandes amigos que comparten mis sueños e ideales. Sin ellos no podríamos estar con ustedes. y por su puesto, gracias a "CEFERINO", el infaltable compañero de estas andanzas culturales.
.

Un cariñoso abrazo en este V aniversario
 
 
FELIZ CUMPLEAÑOS HERMANOS:
 
JOSÉ ANTONIO Y LUIS ALBERTO SALAZAR MEJÍA. 
 
QUE DIOS LOS BENDIGA HOY, Y SIEMPRE
.
.
Fuente: 
 
Revista Internacional "UN DÍA COMO HOY EN HUARAZ: 
 
 

 

domingo, 29 de enero de 2017

PEDRITO - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)





PEDRITO
 
Por: Armando Alvarado Balarezo (Nalo)

Un día como hoy, en los albores de los ochentas visité mi pueblo. No viajé una semana atrás por el santo de mamá (20NOV), porque cayó día laborable. Salí de Huaraz muy temprano en un autobús de la empresa "Rodríguez". 
 
Durante el trayecto iba leyendo El hechizo de Tomayquichua, del escritor chiclayano Enrique López Albújar. De pronto, y rompiendo el ruido monótono del motor:

- ¡Este carro no sirve para nada, devuélvanme mi plata!  -increpó un pasajero ebrio al chofer, porque el carro daba tumbos sorteando los baches a la altura de Catac. Al poco rato el pasajero se durmió.

.
En Conococha bajé del vehículo y caminé hasta la laguna. Después de contemplarla me acerqué a la manada de la familia Calderón Parra, junto a la carretera. Allí me puse a charlar con un viejo pastor. 
 
Al cabo de una hora, con el viento flagelando mi casaca de hule, llegó una camioneta que me condujo a Chiquián.
..
.
Ya en el pueblo comenté a mis padres sobre mi charla con el pastor: les decía que aprendió a pastar ovejas desde niño, que caminaba largas distancias mientras su papá le hablaba de las plantas silvestres, de las aves de la laguna, de los zorros y del cuidado que se debe tener para que los corderos no se enfermen...

Cuando estaba por culminar el comentario, tocaron la puerta. Era Pedrito Paico, un joven ahijado de mis padres, a quien no veía desde unos años atrás. Como tenía en mis manos El hechizo de Tomayquichua, después del saludo, le mostré el libro. Pedrito dijo:

- López Albújar también es autor de Matalaché; Los Tres Jircas; Cuentos Andinos; y Las Caridades de la Señora Tordota  -alentando su memoria puse El hechizo de Tomayquichua en sus manos, y pregunté:

- ¿Y qué libros ha escrito José María Arguedas Altamirano?:

- Agua; Los Ríos Profundos; Diamantes y Pedernales; La Agonía de Rasu Ñiti; Yahuar Fiesta; Todas las Sangres; El Zorro de Arriba y el Zorro de Abajo; y Amor Mundo, entre otras obras indigenistas -me respondió sin titubear y continué preguntando admirado.

- ¿Y Abraham Valdelomar Pinto?

- El Caballero Carmelo; Hebaristo, el sauce que Murió de Amor; El Hipocampo de Oro; Los Hijos del Sol; Los ojos de Judas; Cuentos yanquis; Cuentos chinos; La Ciudad de los Tísicos; Yerba santa; El alma de la Quena; y El Alfarero, entre otros relatos, don Nalo.

- ¿Y Ciro Alegría Bazán?

- Los perros hambrientos; El mundo es ancho y ajeno; Duelo de caballeros; La serpiente de oro; Calixto Garmendia; La piedra y la cruz; Navidad en los Andes; La ofrenda de piedra; El Hombre que era amigo de la noche; Siempre hay Caminos... -mis padres estaban gozosos hasta el llanto, oyendo a Pedrito.

- ¡Basta, basta Pedrito!, te pasaste "pal Cusco" -le dije abrazándolo de emoción. 
 
Un poco más y "jugamos a la ronda" con Pedrito y mis padres. 
 
Luego más sereno le pregunté si sabía la biografía de los autores citados.
.
- No don Nalo, tampoco sabía que el segundo apellido de Arguedas es Altamirano; que Pinto es el de Valdelomar; y Bazán, de Ciro Alegría, gracias por la información, no lo olvidaré.
 
- De nada Pedrito. ¿Y por qué no conoces sus biografías? -retruqué:

- No sé sus biografías, porque las pruebas que nos toman son objetivas. 20 preguntas para marcar con un aspa la alternativa correcta, así de simple.

- Ahhh, y de todas las obras que citaste, ¿cuáles has leído?.

- El Caballero Carmelo, pero un poquito solamente.

- ¿Y sabes dónde se desarrolla el relato?

- No recuerdo bien, creo que en la Selva.

- ¿Qué sabes de Pisco?

- Hasta allí no he llegado, a las justas conozco Huaraz y los baños termales de Monterrey.

- El relato del Caballero Carmelo se desarrolla en Pisco, es una provincia iqueña al Sur de Lima. Ve a dormir Pedrito, mañana te espero a las 7 para tomar desayuno, deseo charlar contigo, me han dicho que eres uno de los mejores alumnos del aula. Traes tu libreta de notas para darte un premio por el esfuerzo.

- Gracias don Nalo, a las 7 en punto estoy acá. Hasta mañana padrino, hasta mañana madrinita Jesús -y se fue.

A la mañana siguiente mientras desayunábamos revisé sus notas: 18 en Literatura, 18 en Geografía, 18 en Historia del Perú, 18 en Historia Universal, 18 en Matemáticas, 17 en Física, 18 en Química y 20 en conducta, y recordé mis escuálidos "anticuchos" en conducta (11), pero también el índigo 15 en Artes Manuales que me puso mi tío Hoti Balarezo; las demás notas debajo de 14. "Cómo cambian los tiempos Venancio", murmuré, recordando el 13 como máximo que ponía el profesor Carlos Collantes De los Santos. Qué excelente profesor, a pesar del tiempo transcurrido no olvido muchos detalles de sus clases.
.

- Bueno Pedriro, nos vamos a Caranca -y salimos de la casa, máquina fotográfica y cuaderno en mano.

Parados en la curva de Caranca, mirador desde donde los chiquianos viajeros nos despedimos de nuestro pueblo, continué con el interrogatorio académico; pero esta vez, a cielo abierto:


- Pedrito, ¿cómo se llama esa cascada -pregunté señalando el bello Tuntur huastino.
.
.
- No sé don Nalo.

- ¿Y ese cerrito?  -señalándole Huayalpampa.
 

- Tampoco don Nalo, solamente conozco Jaracoto, donde izamos la Bandera el 7 de junio, mi chacra de Uyu y los nevados Carnicero, Yerupajá, Siulá, Toro, Rasac, Ninashanca, Sárapo, Puscanturpa, Jurau, Trapecio, Rondoy, Jirishanca, Tucu, etc., justo ayer nos tomaron paso sobre los glaciares.

- Qué bien Pedrito, a ver señálame uno a uno.

 
- El Yerupajá está al frente, el Rondoy, está allí, el Siulá también, el Toro allá, Jahuacocha, Jurau, Sárapo... -en su desesperación por quedar bien indicó a la distancia los glaciares que no aparecen a la vista, incluyendo una laguna.
.
"De qué vale que Pedrito saque 18 si le han enseñado a memorizar únicamente. No es su culpa haber aprendido miles de nombres sin plasmarlos en la realidad. Y esta situación no solamente pasa en Geografía y Literatura. El aprendizaje debe ser como antes, sobre el terreno, en una excursión por ejemplo, para asimilar el fondo del asunto y no quedarse con lo superficial; y encima, entusiasmarse con un 18 que se lleva el viento del olvido. El aprendizaje debe complementarse con la comprensión lectora, soporte de la reflexión".
 
Después de meditar, le dije: 
 
- Toma nota Pedrito, voy a describir algunos lugares para una novela: tranca está en la parte baja del pueblo, casi suspendida en el vacío a más de 3,300 metros de altura. Del cementerio al paraje de Mishay, se tiene que atravesar las chacras, cuidándose de las hualancas que protegen las pircas...
. .

De la cascada de Putu baja un arroyuelo bañando las faldas de Cochapata, continúa por Paucaracra, pasa por el frontis del cementerio y desciende la quebrada de Chivis.
.

Las aguas de Shapash recorren el subsuelo antes de aflorar a la superficie. Las aguas de Umpay Cuta descienden Yarush camino a Quihuillán, luego en picada hasta Maraurán. Después cruza una pequeña quebrada, abreva potreros y serpentea hasta el río Aynín... 
.

- Por favor don Nalo ¿cómo se escribe Yarush, Umpay, Paucarac... qué dijo?.

- Descansa Pedrito. Voy a Matarrajra, tu ve a la casa, ya vengo...

Después del almuerzo, poco antes de volver a Huaraz, le di dos cajas con libros de mi pequeña biblioteca escolar, recomendándole que a mi retorno de Huaraz le tomaría paso de cada uno de ellos....

*** 
 

Pasó el tiempo, uno, dos, tres, cuatro, cinco años... Las veces que visité el terruño busqué a Pedrito, infructuosamente; hasta que una noche de abril, diez años después de nuestro último encuentro, lo vi durmiendo "morado de chinguirito" en un rincón de la plaza, en plena procesión de Viernes Santo. 
 
***
 
No supimos aprovechar su mente prodigiosa, en bien de nuestro pueblo.
.
Huaraz, 28 NOV 94

Fuente:
.
Del Mismo Trigo.
 
 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - APAGA LA UZ

WET - DONDE ESTÉS

WET - ADAMO

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

Oswaldo Pardo Loarte

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

SECRETO AMOR