miércoles, 19 de julio de 2017

BAJO LA LLUVIA - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)

.

. BAJO LA LLUVIA

Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
 
 
De niño, como una manera de relajarme de la tensión escolar, visitaba el arroyuelo de Shapash para caminar por la orilla tiritando de frío, sintiendo las piedrecillas bajo mis pies desnudos. 

La tarde del sábado 8 de diciembre de 1962, cuando estaba haciendo un mini safari entre los abrojos y las sacuaras del escarpado retumbó el trueno, levanté la vista, y el cielo que minutos antes era azul, se tornó gris y empezó a llover con relámpagos iluminando la blanca silueta del Huayhuash. 
 
 
Me puse los zapatos e inicié el retorno al pueblo.

No sé cuántas veces caí durante el pedregoso ascenso, lo cierto es que llegué empapado al barrio periférico de Tranca. Allí me cobijé bajo un umbral, quedándome dormido. Una samaritana que caminaba por ahí se apiadó de mí e ingresó a mi sueño. Aquí, el episodio onírico: 

Era una mujer de 35 abriles, rostro ovalado, labios carnosos y dientes perfectos. Me invitó a su casa para que mi ropa se seque al calor del fogón. Acepté complacido, y caminamos por el sendero que va a la plazoleta de Quihuillán. En su cocina puso mi ropa cerca del fuego y abrigó mi desnudez con su pañolón. Luego ingresamos a su cuarto, se quitó el faldellín y se metió a la cama, diciéndome: 

- Siéntate en ese quncu hasta que tu ropa esté seca, y te vas a tu casa. No te olvides de cerrar la puerta del zaguán.

Como a los quince minutos de estar sentado en el qunqu me quedé dormido, perdí el equilibrio y rodé al piso. Al oír el ruido se levantó y me recostó en su cama.

Minutos después los rayos de luna que entraban por la pequeña ventana pusieron al descubierto sus contornos junto a mi cuerpo. Ni corto ni perezoso aproveché la mágica visión que me brindaba el destino y acaricié su cáliz; por fortuna, sin reproche alguno. De pronto el sonido de herrajes en el empedrado de la calle ahogó su gemido, y exclamó: 
 
- Es el caballo de mi marido, agarra tus cosas y vete por la chacra del costado.
 
En un santiamén salté del tálamo, trepé la pirca y corrí hacia la plazoleta con la ropa en la mano, mientras la lluvia seguía cayendo...
 .
Fuente: 
 
Libro de bolsillo "Relatos del más acá", de Nalo (Pág. 169). Ediciones Cachizada 1981
...............

REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

PASTORITA HUARACINA Y PRINCESITA DE YUNGAY

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA