domingo, 14 de mayo de 2017

LA BILLA - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)


  .
LA BILLA

Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
 
"Quién no ha tenido
un amuleto de la suerte". 
                       Aralba

El domingo 14 de mayo de 1961, un bello cielo azul anunciaba un hermoso Día de la Madre en Jircán.

Cuando tomaba el sol matinal en la vereda de la cuadra, se acercó mi vecinito Uluy, proponiéndome jugar YAN-KEN-PO
 
 

 
Acerté cinco veces seguidas en el juego, motivando que Uluy diga que le estaba leyendo el pensamiento. “No te leo el pensamiento", le dije, y agregué, mostrándole una billa: “Es por mi amuleto de la suerte”. Uluy tomó emocionado  la billa y la frotó en su pecho, haciéndola más reluciente todavía. 
 
 
Billa de acero inoxidable

 
Dos meses antes el mecánico automotriz apodado “Apache”, muy amigo de mi padre, me había obsequiado la billa a mi paso por Barranca.

Uluy sin decir una sola palabra se fue a su casa, retornando minutos después con una caja de cartón. “En esta caja están mis mejores trofeos de juegos, te doy todo esto por la billa”, me dijo casi implorando, y acepté. 
 
En la caja había especies como en botica: canicas quiñadas, pushpus de varios colores y tamaños, cápsulas de semillas de eucalipto (trompitos), una hondilla sin calapa, un raído shoguet, un rondín viejísimo, una pelota de trapo más cuadrada que redonda, un gancho de pescar hecho de antacasha, medio metro de cordel y un corchito más partido que labio leporino.

Pasó rauda la semana y llegó el domingo 21. Ni bien amaneció, Uluy con su silbido característico me hizo saber la urgencia que tenía. Inmediatamente salí a la calle. Aquí el diálogo:

- Shay Nalo, ni bien los chiuchis del barrio me ven con la billa en la mano no quieren chuncar conmigo. Por favor, toma tu billa y devuélveme mi caja de trofeos, estoy perdiendo amigos.

- No hay problema hermano, te devuelvo tus trofeos ahora mismo, pero antes déjame decirte que nadie se anima a jugar contigo porque la billa es de acero y rompe fácilmente las bolas de cristal. Además te la he dado para la suerte, no para que la uses como arma destructiva.

- Entonces voy a tenerla una semana como amuleto, pero si no me ayuda a ganar te la devuelvo. Por favor cuida mis trofeos.

Uluy se fue destilando esperanza por los cuatro costados, y por varios días no tocamos el tema, señal que la billa le trajo suerte hasta de sobra.

Un mes después. Fue domingo, recuerdo, Uluy  vino temprano a casa y me pidió un poco de grasa de rodaje para la carretilla de helados de su familia, que rechinaba al rodar. Le indiqué que pasara al depósito y que sacara de una caja de madera lo que necesitaba.

Como Uluy no retornaba del depósito, fui en su búsqueda;  y allí estaba él, limpiando con su chompa las billas cubiertas de grasa que halló en la caja.

En dicha caja habían decenas de repuestos deteriorados de los camiones de mi padre, sobre todo rodamientos de billas y polines de acero, pero ninguna billa era tan grande como la que le di a Uluy por su caja de trofeos. 
 
 
Rodamiento de billas de acero

 
Al verlo tan emocionado por el hallazgo le devolví su caja de trofeos, y le pedí conservar  el amuleto que le di el Día de la Madre, a cambio de que las billas que limpió con su chompa las obsequie a los niños del barrio, como símbolos de buena suerte en el vecindario.
 
 
Billas de diferentes tamaños

 
Uluy se puso muy contento, dejó su caja de trofeos en el piso y salió del depósito con lágrimas en los ojos, llevándose dos puñados de billas brillantes.

- Uluy, ¿y la grasa que has venido a llevar, y tu caja de trofeos...? -le pregunté mientras él caminaba apurado por el corredor de la casa.

- Ahorita vuelvo Nalito, voy a repartir las billas -respondió desde el zaguán sin voltear la mirada. 
 
Uluy no retornó por la grasa ni por su caja de trofeos.

Horas más tarde, durante la chuncada dominguera en el canchón de Jircán todos los niños tenían sus billas de la suerte. Uluy estaba feliz, reía, saltaba y abrazaba a todos...
 
 
 
 
Fuente:
 
DIARIO DE UN TINYACO de Aralba.
 

REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

PASTORITA HUARACINA Y PRINCESITA DE YUNGAY

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA