domingo, 30 de abril de 2017

EN EL MES DE LA DANZA - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)


  .
DANZAS CHIQUIANAS. 
.
Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
 
Son como el buen chinguirito,  
que alegra al grande y al pequeñito;
tal vez no todos podamos danzarlas bien,
son nuestras, y tenemos que amarlas siempre.
.
Los Diablitos y su Marica, gustan a chiuchis y longevos
hacen piruetas al son del arpa en Corpus Christi,
restallan chicotes y centellan sus espuelas,
 
 siete acróbatas de huancachos cuernos.
.
Los nobles Negritos de Navidad,
de terno, mantilla, máscara y sombrero,
danzan con campanilla y regatón plateado,
música triste de violín con picardía y elegancia.
.
Los Huarastujoj bailan con píncullo y roncadora
durante el relimpio de estanques y acequias;
imitan a los huaracinos tucru en mano
y asustan un tanto a los niños.
.
Gijas o Danzantes los llaman,
rinden homenaje a los guerreros incas,
bailando en círculos y líneas de seis a ocho,
 
luciendo fustanes, máscaras y porras de madera.
.
A estas polícromas estampas costumbristas,
suman su galanura los amigables Rucus 
y el Rayán con píncullo sonoro
en las techas de casas.

También danzan el Inca y el Capitán,
Rumiñahui y los Acompañantes,
las pallas y el Abanderado,
con bandas y orquestas.
.
Chiquián - 1988
 
 
Danzas chiquianas en imágenes
 
 

 
 
 

 

.
LA DANZA DE LOS PALLOS
 
Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
 
 "La Danza Andina: nervio, ala, fuego..." Aralba 
 
La DANZA PERUANA, como expresión de nervuda raigambre popular, usualmente tiene, en el mejor sentido de la palabra, carácter vindicativo. Sentimiento que nace, crece y se multiplica en el alma sensible del pueblo, en la interminable cadena de contiendas de una guerra desigual, que libran el mal y el bien, desde tiempos de Caín y Abel.

Una de las manifestaciones que brilla con luz propia es la DANZA DE LOS PALLOS, a mucho orgullo, legado originario de nuestro suelo, acicalado con el paso de los siglos en la acibarada fragua del sincretismo cultural de dos mundos de disímiles filosofías. Uno, venido de lejos: sinónimo de conquista, desolación y muerte. El otro, autóctono: constructor de andenes de vida.

La mojiganga de los aguerridos chucos recorre a paso de chasqui los polvorientos caminos de la historia, con gemidos de pincullos pentafónicos que brotan de la garganta del curtido chiroco, al compas de la tinya que golpea con diestra mano, esparciendo al viento tonadas de vibrantes notas, llenando de coraje el espíritu del danzante telúrico, que ingresa altivo, con marcada unción al apóstol Santiago, crece en hileras y se ramifica en figuras geométricas de colorida coreografía, mientras va manando volcánico el expresivo ¡Jai, jai, jai, jai…!, grito marcial o alarido, que sale del músculo cardíaco del ágil guerrero; luego “marca el punto”, y finalmente el saludo reverente al Patrono de Santiago de Chuco, a la voz del Pallo Mayor. 

Ritual sagrado con melodías de jugosa cepa milenaria, fusión de misteriosos semitonos que suben de los ríos turbulentos, del viento que ruge impávido, del granizo tamborilero, del trinar canoro de las aves y del trueno que estremece hasta los cartílagos, que es como se fragua la inspiración en el mundo andino. Sano testimonio de credo y folklore de ilimitada riqueza espiritual y cultural, como expresión de mestizaje integrador, bajo el añil y oro del cielo serrano, al amparo de los apus soberanos, de los venerables auquis y de la fe inquebrantable de un pueblo vigoroso.

Espadas de madera y sombreros arremangados, a la usanza del apóstol Santiago “El Mayor”, cual mazos y birretes de corequenques vuelos donde reluce el intelecto de los precolombinos chucos, desafían el vértigo de las agrícolas cumbres para rendir tributo al Dios Catequil, anciano sabio, sembrador de conocimiento en las mentes y los latidos campesinos con sed de aprender, enseñar y compartir en abundancia su dulce fruto.

Pies bravíos empapados de sudor vital, bajo extensas medias y botines apretados, hacen brotar centellas de las piedras eternas, al son de los broncíneos cascabeles que acompañan al interminable zapateo. Gran destreza y resistencia al dolor acerbo, esencia medular de la cosmovisión andina que nutre, revitaliza y anima con bríos la forja diaria desde tiempos inmemoriales.

El atuendo, amalgama del vestido de los cruzados de la Edad Media con la túnica del guerrero chuco, es de tela de algodón de una sola pieza, desde el cuello hasta debajo de las rodillas, de brillantes ocres, verdes, azules o escarlatas, orlados con hilos dorados. Y haciendo contraste con el color del traje, ciñe el talle un vistoso cinturón, y dos bandas en aspa con bruñidos espejuelos cruzando el torso del vigoroso danzante, cuyo rostro inescrutable cubre un tejido de tul.
.

  .
La Danza de los Pallos, que se yergue insigne como Patrimonio Cultural de la Nación, tuvo presencia estelar durante el XIV Encuentro Internacional de Capulí, Vallejo y su Tierra, en Trujillo y en la cuna del vate universal César Vallejo. El I FESTIVAL DEL PALLO TRADICIONAL DE SANTIAGO DE CHUCO, realizado el 18 de mayo de 2013, se vio engalanado con la participación de niños, adolescentes y jóvenes danzantes autóctonos de los caseríos de Huashgón, Cunguay, Aguiñuay y Huayatán. Reeditó su performance en  el Festival de Danzas Folclóricas del XV Encuentro Internacional de Capulí, Vallejo y su tierra (20 / 25 de mayo de 2014). 
 
 .
 

En la siguiente dirección electrónica, la DANZA DE LOS PALLOS, desarrollada por alumnos del emblemático colegio nacional SAN JUAN de trujillo, centro de estudios donde el escritor Ciro Alegría Bazán tuvo como Maestro a César Vallejo. Asimismo la danza en la versión del grupo ATIK SAMI, en Santiago de Chuco. Hacer clic:


IMÁGENES:
 
  Lidia Irene Vásquez Ruiz 
 
 En Trujillo
 .



.
En Santiago de Chuco
 .
























 

REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

PASTORITA HUARACINA Y PRINCESITA DE YUNGAY

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA