martes, 31 de enero de 2017

EN EL DÍA DEL MAGO: EL PEQUEÑO VIDENTE - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)

http://4.bp.blogspot.com/-J1VE3RPkzfQ/Tqb10ngRA-I/AAAAAAAAnjI/Oft-jFsYiJ8/s1600/DSC00926.JPG
Jircán, nuestro amado barrio chiquiano

EL PEQUEÑO VIDENTE
 
 Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo) 
 
Mañuco, más que un niño hiperactivo fue un infante de enorme vitalidad imaginativa. Despierto y locuaz desde sus primeros balbuceos; paraba haciendo preguntas a todo el mundo sobre el acontecer diario. Un "popurrí" de hechos anectóticos marcan sus párvulos años.

En los albores de la década del sesenta, Mañuco estaba en todas las jugadas que le deparaba el destino. Infalible en las tareas comunales: reparto de agua, techas de casa, siembra, riego, chacmeo y cosecha en Huacacorral, construcción de pircas, palincas y tapiales, faenas de limpieza de reservorios y canales; etc.
 
Siempre listo para poner el hombro, pecho y espalda en los avatares cotidianos del pueblo. No tenía vocación de político ni de ideólogo de palinca. Su dicho de aliento fue y sigue siendo: ¡Manos a la obra shay!.

En los meses de lluvia, rayos, truenos y relámpagos, dejando de lado: zancos, trompos, cangas, aros, lecherongas y runrunes, corría con su lampita al hombro hacia Agocalle, para ayudar a proteger con ripio las casas solariegas del huayco que bajaba incontenible de Umpay.

Experto en el uso del shoguet y el lanzamiento de globos y cuilumpis carnavaleros en las calles chiquianas, fue perseguido por las damiselas a pedrada limpia, salvándose de milagro en cada una de sus arremetidas, gracias a las bendiciones recibidas como acólito y "santo varón" en las misas y procesiones de Semana Santa.
 
En el mes primaveral recorría las veredas vendiendo votos para el reinado, no de una, sino de todas las candidatas; concursos donde no siempre lograban cetros y coronas las chicas más populares por su belleza, sino las que vendían una vaquita o empeñaban los aretes de la abuelita; muchos padres se jugaron el sueldo del mes para tener una reina, o aunque sea una damita en casa. Nunca subió al carro alegórico vestido de paje real, él prefería caminar pegadito al vehículo dando hurras con los puños en alto. Tampoco se disfrazó de chambelán de quinceañera. Optaba por contemplar la fiesta desde la ventana del salón.

En el intercambio de figuritas nos mantenía al tanto del llenado de álbumes en cada barrio. ¡Jupash va ganando por goleada, a Tocho y Genaro sólo les falta el 111¡, así nos alertó una vez y salimos volando alborotados como perdices a la tienda de don Manzueto Santos Flores con la esperanza de abrir el sobrecito y hallar el número esperado. No recuerdo si alguien lo consiguió. 
 
 Antiguo álbum de figuritas

Mañuco andaba con un paquete de figuritas en el bolsillo más deshilachado del pantalón comando, todas quintuplicadas y ajadas. “Me falta unita”, decía ahíto de optimismo, mas nunca  nos mostró un álbum lleno, ni siquiera una munapada de lejos. Años después su abuelita Pacucha nos mostró el álbum: solamente 107 figuritas estaban pegadas, le faltaban 293. En el recuadro del arisco 111, Mañuco había pegado con engrudo un trebol de la suerte.

En ocasiones lo vi uniformado de miliciano cuidando de los niños depredadores el "Huerto de Judas" de Semana Santa. Para poner orden asustaba a los que pugnaban por una calabacita en botón o un par de oquitas huancachas, blandiendo su chicote de chiligua sin lograr un chasquido siquiera. Fue el mejor asistente que tuvo don Julián Soto Valverde.

Solidario en las circunstancias luctuosas: en los velorios brindando sus manos pispadas durante el reparto del cafecito fraterno, y en los entierros portando el agua bendita o balanceando el incienso, al lado del sacerdote de raída sotana.

Participaba como actor de reparto en las veladas del barrio, nunca como estrella fugaz. Narrador imparable en los cuentos de vereda del Jr. Leoncio Prado. Atento en los ensayos de los diablitos, negritos, jijas, viejitos, huarastucoj y de las comparsas del Inca y del Capitán, aprendizaje que décadas más tarde le serviría para interpretar danzas nativas al son del memorable "tincunacunacun cuna cuncun".
 
Diablito chiquiano
 
Cada 15 de agosto avisaba de puerta en puerta a viva voz a los vecinos de Jircán, la llegada del Inca y Rumiñahui buscando pallas. Después pasaba sacando pecho como funcionario de fiesta. Caminaba delante del arpa luciendo su ponchito habano.

En las fiestas costumbristas iba delante de las bandas de músicos, de las orquestas y del bombito de don Antonio Padua, nuestro recordado pregonero.

Entendido como ninguno en el uso del pulgar derecho como manija de inflador, ayudaba a don Bonifacio Peña a encender las lámparas "Petromax" a querosene, que iluminaban las principales arterias del pueblo.

Fue el inventor de la pelota de fuego que abrigó nuestras noches frías en la canchita de cascajo y champa de Jircán. Muchos ponchitos resultaron chamuscados por las patadas que en llamarada emulaban al emperador romano  Lucio Domitio Claudio Nerón.

No se alejaba de los coheteros que elevaban avellanas al cielo avivando el entusiasmo de la fiesta de Santa Rosa. Mañuco ayudaba a levantar castillos de fuegos artificiales en la plaza de armas y en el colocado de tendidos de bombardas en en el estadio de Jircán.

Durante el desfile de faroles del mes patriótico, derribaba todo lo que encontraba flotando a su paso con su compacto avión de duro cartón y fleje de acero, forrado con inofensivo papel cometa blanco.

Nadie como él recogiendo caramelos despostillados regados en el piso a la hora de la Entrada de la fiesta patronal, esquivando las patas de los caballos y mulitas, con elasticidad insuperable.

En las tardes taurinas comandaba el batallón de niños que oteábamos con los ojos desorbitados los encantos de las musas de faldellín que estaban paradas trémulas en las palincas ante la arremetida de un bravo jirishanquino. También anunciaba la llegada de las bandas de músicos, toros y madrineras para las corridas de setiembre.

Nos ponía al tanto de los paisanos que arribaban de Lima, Huacho, Supe, Barranca y Pativilca en los autobuses de Landauro y TUBSA, y de Huaraz en la góndola azul de Keclin.

Durante la llegada, permanencia y despedida de los excursionistas, no se separaba de ellos, ídem de los alpinistas que permanecían aclimatándose en Chiquián, antes de retar al temido glaciar Carnicero.

Como hábil ayudante en las labores de amasijo, y experimentado vendedor de empanadas y periódicos, fue amigo de los mercachifles, sobre todo de los amigos “chunchos”, y en ocasiones fungió de  “gancho” en los juegos de azar durante la fiesta patronal de agosto. También hacía de mago en el "circo ambulante de Culantro y Perejil", donde a falta de guantes blancos y sombrero de copa, sacaba conejos tronando sus dedos.
 
El pequeño vidente:

Acertado en los pronósticos cuando jugaba el Cahuide o el Tarapacá con un equipo de menor ralea, nunca daba una cifra, solamente decía “será por goleada”, y como era de esperarse, así resultaba el score, pero en “Los clásicos Cahuide / Tarapacá” se hacía humo, inubicable en las calles del pueblo y en su casa; hasta que un día fue descubierto en la tribuna del Cahuide, pese a estar con una bufanda hasta la nariz. Allí fue obligado a dar su pronóstico, y no tuvo más remedio que decir:

- Ganará 1 a 0.

- ¿Pero qué equipo? -le preguntaron desesperados en coro.

- El Cahuide –dijo trémulo, casi susurrando.

Durante el partido los niños Gelacio Valderrama Ramírez y Patuco Allauca Calderón, hinchas hasta el tuétano del invencible Cahuide, lo sujetaron de los brazos para que no huya. Para su desdicha el travesaño del Tarapacá impidió que se abriera el marcador en 3 ocasiones. Ni bien el árbitro dio el pitazo final,  empezaron a apanar a Mañuco por el empate, felizmente un conciliador terció, así:

- De repente Mañuco ha perdido momentáneamente sus poderes, démosle una oportunidad más  –los pequeños lo soltaron, bajo amenaza de ser linchado si fallaba en otro “Clásico”. Fue el primer bullyng andino en el estadio de Jircán.
 
Sport Cahuide
 
Ante este error de cálculo nunca más pronosticó resultado alguno, ni acudió como espectador, viéndose obligado a cambiar de rubro.
 
Antigua pileta de la plaza de armas de Chiquián
 
Viene a mi memoria el domingo 7 de agosto de 1960. Al culminar la Misa un grupo de niños nos sentamos a charlar en el muro de la pileta de la plaza de armas. Mañuco  se nos acercó, y señalando con un guiño a una jovencita que pasaba, nos dijo:

- Esa costilla está con calzón verde.

Ante su asombro fue asido fuerte del brazo por un niño grande, siendo llevado hasta la jovencita. Aquí el diálogo que logramos escuchar a unos metros de distancia:

- Primita, ¿con qué color de calzón estás?

- ¿Y por qué, ah?

- Por nada primita, es una preguntita para ganar una apuesta –y la jovencita le habló al oído a su primo.

Ambos retornaron al grupo, y el primo nos dijo que Mañuco había acertado, motivando que los demás niños lo retemos pensando que sólo era un golpe de suerte. Entonces Mañuco, con ciertos aires de adivino, señaló con el índice derecho a 3 chicas que salían de la iglesia, y dijo:

- La más grande tiene calzón morado, la mediana azul y la pequeña tiene calzón de bayeta blanca.

Picones, en lo que restaba del domingo, y valiéndonos de nuestras hermanas y primas, los niños presentes en la pileta, averiguamos si Mañuco había acertado o no. Entrada la noche nos juntamos en el barrio, y media docena de datos fiables le devolvieron el título de  vidente que perdió durante un “Clásico Cahuide / Tarapacá” en el estadio de Jircán.

Pero como no todo dura para siempre, dos años después, en una pinquichida, la palma derecha de una palla de Mishay silbó en el aire antes de aterrizar con fuerza en el rostro pálido de Mañuco, y en cuestión de segundos el espejito "miracalzón" quedó hecho añicos junto a la punta de los zapatitos del pequeño vidente.
.

.
Fuente:

Un trocito DEL MISMO TRIGO

.

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - APAGA LA UZ

WET - DONDE ESTÉS

WET - ADAMO

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

Oswaldo Pardo Loarte

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

SECRETO AMOR