lunes, 5 de diciembre de 2016

LA MEDALLITA DE LUIS PARDO - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO) - SALUDO DE CUMPLEAÑOS -

 
LA MEDALLITA DE LUIS PARDO
 
Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
 
Pese a que el cielo está gris y asoma un fuerte aguacero me siento feliz en Tupucancha, pues mamá Eni ha venido trayéndome cuadernos, lápices y un libro: El Perro Leal. Ella es hermana de mi mamá y se desempeña como preceptora en Ticllos, un bello pueblito del interior de la provincia de Bolognesi.
 
 
Mientras mi abuelita Catita cocina nos cuenta sobre Luis Pardo: de su amor por los niños, de su generosidad con las madres y los ancianitos pobres. Nos dice que era muy sensible a las penurias ajenas, y que hablaba bonito, que siempre andaba con su cabalgadura color limón, generalmente sin compañía, que algunas veces lo vio melancólico contemplando el glaciar Tucu Chira. Nos comenta que el maestro Alberto Carrillo visitó la Puna en enero y que ella le contó lo que sabe sobre Luis Pardo, le dijo que es poeta, pero él no le cree, dice que todavia no tiene pruebas contundentes. “Él está escribiendo un libro sobre la vida de Luis Pardo”, subraya, emocionada.

Aprovechando que mi abuelita ha ido a traer boñiga para el fogón, mamá Eni toca su mandolina. A ella le gusta cantar el vals Dolores, también huaynos chiquianos y chuscadas huaracinas, pero lo que más le gusta es cantar La Andarita de Abelardo Gamarra “El Tunante” y Justo Arredondo. ¿Recuerdas mamá Eni?: “Ven acá mi compañera; ven tú, mi dulce andarita; tú sola, sola, solita, que me traes la quimera, de aquella mi edad primera..., ven consuela al solitario que por jalcas y oconales, sin hallar fin a sus males, va arrastrando su calvario…”.

* * *

Ya vuelve mi abuelita con un jacu de boñiga sobre la espalda y callan los trinos de la mandolina. Mamá Catita nos relatará sobre la “Medallita de Luis Pardo”. Mamá Eni alisa mis cabellos con sus manos. Estamos atentos, sentados junto al fogón donde hierve la sopa de habas, y mientras mi abuelita monda papas para el segundo, nos relata esta historia:

.
“Un día, cuando la tarde languidecía, llegó Luis Pardo a Tupucancha y mamá Lipuquita salió a recibirlo; él venía impaciente, le preparamos su cama en un cuarto de la casa grande, pero nos dijo que dormiría en la choza que está en la loma y que saldría de madrugada hacia Recuay donde lo esperaba un amigo; entonces llevamos a la choza unos pellejos y frazadas. Ya en la cocina, cuando merendábamos, nos contó que hacía unos días viajó de Huaraz a Chiquián, llegando a la medianoche, y que al llegar a la casa de uno de sus primos, se enteró que lo andaban buscando unos gendarmes, entonces descansó un poco y salió del pueblo con las estrellas tintineando en el cielo.

Cuando cabalgaba hacia Pancal, una persona sacó un revolver por las chamizas, apuntándolo, y con voz fina le exigió el dinero que llevaba. Luis Pardo desmontó pensando que era una mujer y se acercó intentado tranquilizarla.
.
.
.
Cuando estaba a unos pasos vio que el salteador era un niño, por lo que  haciendo de “tripas corazón”, le arrebató el arma. Revisó el viejo “Colt” y no tenía balas, una sonrisa dibujó sus labios.

- Tú no eres un asesino, ¿qué te está pasando? –el niño con lágrimas en los ojos, respondió:

- Discúlpeme señor, no quise hacerle daño, sólo quería su dinero para llevar a mi hermanita a Huaraz, ella está muy enferma y los arrieros nos cobran mucho. Por encargo de mi mamá he ido a prestarme plata de un hacendado, pero ha viajado a Lima. No tenemos papá y ella se está muriendo, señor.

Luis Pardo, con las pupilas húmedas, sacó el dinero que portaba y le dio al niño, pero viendo que según sus
cálculos no era suficiente, meditó: “si le doy mi reloj de bolsillo o le digo que vaya donde un amigo para que le preste dinero de mi parte, me delataré fácilmente y los perseguidores me ubicarán". 
 
Hallando en su mente la salida a su encrucijada, desabotonó su camisa y sacó la medallita que pendía de su cuello, pensando: “Julia me dio el regalo que su papá Antuco le hizo, ella es la única que sabe que tengo esta joya, no habrá problemas, la alegría que sentirá el niño será la invisible medallita que llevaré de por vida en el corazón”.

- Toma esta medallita niño, por ella te darán lo suficiente. Les alcanzará para el viaje de ida y vuelta, para la curación de tu hermanita y de repente para sus alimentos. No comentes con nadie lo sucedido y menos hagas lo que hiciste hoy, que te pueden lastimar, eres un buen muchacho, siempre cuida a tu familia –el día empezaba a clarear...

-Gracias Señor, que Dios se lo pague, le prometo estudiar duro para ser un hombre de bien".
 
Fuente:
 
Relatos de la Puna
 
 



.
Querida prima DURID. Que Dios bendiga tu juramento hipocrático en bien de la salud y la vida. Mamá Eni desde el cielo ilumina tu camino, y muchas gracias por los libros de nuestros tiempos primeros "Lola y Pepe".

Nalo
 
 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - APAGA LA UZ

WET - DONDE ESTÉS

WET - ADAMO

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

Oswaldo Pardo Loarte

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

SECRETO AMOR