martes, 27 de diciembre de 2016

EL COCACHO - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)

.
EL COCACHO 
 .
Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)

"Hijo mío, cada etapa en el desarrollo humano
es un peldaño en la escalera de la vida"
Armando Alvarado Montoro

Aquel amanecer me puse mi mejor chompa: punto espiga, color ladrillo, tejida a mano por mamá. Feriado en el calendario.
8 de diciembre en los albores de la década del sesenta; día que recuerdo bien, pues se realizó una hermosa procesión en honor a la Inmaculada Concepción. 

Iba camino a la panadería de mi abuelita Victoria por unos panes para el desayuno. Las veredas de lajas del jirón Leoncio Prado olían frescas después del fuerte aguacero de la madrugada. Frente a la casa de la familia Morán Ramírez estaba jugando canga el pequeño Chilvo Espinoza. 

Chilvo puso la maderita al filo de una piedra sobresaliente del piso, la golpeó con la raqueta de aliso que tenía en la mano derecha, y cuando la maderita se elevó le propinó un duro golpe.


La maderita silbó en el aire e impactó en la espalda de un beodo que pasaba tambaleante. Éste volteó, se acercó con insultos de grueso calibre, levantó su huesudo puño y cuatro nudillos gopearon mi cabeza haciéndome trastabillar de dolor. 

Recuerdo que soporté en silencio el cocacho que me hizo ver estrellas de día, mas no asomó ni una lágrima por mis mejillas, pero sentí mi corazón anegarse en gemidos. Chilvo asustado por la reacción del beodo empezó a suspirar, dejó la raqueta en el piso y tomó mi mano.

Aquella mañana aprendí a llorar por dentro, y a guardar prudente silencio ante un golpe artero, sobre todo cuando es propinado sin meditar sus consecuencias, porque controlar las emociones frente a los actos violentos no es de tontos ni de timoratos, sino un permanente desafío en la búsqueda de la ansiada convivencia pacífica.
  ........................................................................................

Culminada la procesión de la Inmaculada Concepción fui a casa, tomé mi barquito de maguey y me dirigí a la canaleta de Yarush, que había elevado su caudal por las primeras lluvias de diciembre.
...............................................................................

Deposité con ternura al pequeño velero sobre las aguas, y mientras navegaba corrí hasta Jupash (calle Figueredo), continué por el jirón Espinar, seguí corriendo casi sin aire... Finalmente aguardé su llegada frente a la casa de mi amigo Perico Rivera, pero no detuve su paso antes que llegue al oscuro puente de Quihuillán, como lo hacía antes, sino lo dejé bogar a su destino: el mar de Barranca donde nací.
.
Entrada la noche me topé en la plaza de armas con el señor que me propinó el cocacho. Se encontraba sobrio, sentado en una banca, por lo que aproveché para decirle que no fui el autor del golpe que lo enfureció causándome daño. El señor se arrodilló, y poniendo con delicadeza su mano sobre el chichón, lloró; tambien yo, pero esta vez de felicidad. Había ganado un amigo gracias a una luz de tolerancia.


Aquel 8 de diciembre no solamente experimenté sentimientos nuevos en Chiquián, también vi esfumarse mi infancia junto a mi barquito de maguey, cediéndole paso a la adolescencia, otro peldaño de mi existencia.
......
Cusco, 8 de diciembre de 1974
 
  
Fuente: 

Un trocito "DEL MISMO TRIGO"
 
.......................................................................








WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - APAGA LA UZ

WET - DONDE ESTÉS

WET - ADAMO

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

Oswaldo Pardo Loarte

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

SECRETO AMOR