miércoles, 2 de noviembre de 2016

VELORIO CHIQUIANO - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)

 
 
 VELORIO CHIQUIANO
 
 Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
Por lo general el ser humano guarda en su memoria el primer velorio en el que participó. En mi caso fue el miércoles 11 de setiembre de 1957, por el deceso del señor CALIXTO PALACIOS CARRILLO, acaecido en Chiquián, una semana después de la fiesta de Santa Rosa, conmoviendo sobremanera los corazones de los chiuchis del barrio de Jircán, que lo quisimos y respetamos como gobernador, perito, pintor, compositor y tasador, amén de su talento para la composición, la guitarra y el canto, en cuyas correrías hizo popular su canción “PALOMA”, que luego de su partida inmortalizaron los bardos ancashinos: Bernardo "Bellota" Escobedo Luna, de hana barrio y el “Zorzal aijino” Jacinto Palacios Zaragoza. El primero falleció en el sismo del domingo 31 de mayo de 1970 en el Callejón de Huaylas, y el segundo, el miércoles 2 de diciembre de 1959, dos años después que don Calixto. El finadito fue discípulo del sabio Santiago Antúnez de Mayolo, por quien tuvo suma gratitud, admiración y respeto.

P A L O M A .

Calixto Palacios Carrillo
.
[torcaza.gif]

Paloma desmemoriada
recorre tus pensamientos
mira que yo soy el mismo
que en un tiempo tú adorabas.

Paloma tú me abandonaste
sin tener ningún motivo
ya no volverán las horas
que en mis brazos te dormías.
 .
Fuga
.
¡Ay cañita, cañaveral!
cañita huayta sin corazón,
si no me quieres qué voy hacer,
con retirarme se acabará.
 http://1.bp.blogspot.com/_9x5yM8KjMoo/TNEBXc6wTQI/AAAAAAAAdUI/Md4pJuZwhPY/s1600/Canita.jpg
Primero doblaron las campanas anunciando el Viaje Eterno de don Calixto. A la hora, más o menos, se hicieron presentes en el jirón Leoncio Prado Nº 151, lugar del velorio, don Cástulo Rivera, seguido del administrador de los pintorescos “Huertos de Judas”, don Julián Soto Valverde. Ese día el cielo chiquiano se mostró diáfano, con aire celeste y sol radiante reverberando en las calaminas de la plaza de toros de Jircán; y nubes tan blancas como el alma del popular “Cañita”, que se fue de la mano del Señor de las Alturas. Sin embargo el barrio estaba desolado y triste por el luto. En las casas aledañas todo era meditación. Había muerto un hombre joven, con mucho porvenir, dejando huérfanos de padre a cinco niños pequeños.
 .
Don Cástulo acudió presuroso para coordinar sobre la capilla ardiente, los pellejos para el piso, los crespones negros y las misas que se tenían que celebrar por tratarse de una autoridad política respetada y querida por el pueblo, mientras el amigo Soto llegó como representante del cantor y violinista don Valerio Jaimes Calderón, para el responso de rigor. En el lugar todos los familiares, amigos y vecinos que se hicieron presentes dieron su cuota de solidaridad.
 .
Después que don Calixto fue dejado en olor de santidad con jabón, formol, algodón y colonia, lo pusieron a descansar el sueño eterno con su terno azul marino, en una mesa cubierta con sábanas blancas, unidas con alfileres. En el dintel de la puerta pintada de azul, una pequeña cruz de tela negra anunciaba el duelo, mientras don Eladio Ñato aceleraba formón en mano la confección del féretro de madera barnizado con tintura de nogal, tinte que aún se usa en el teñido de los ponchos chiquianos. 
..

A las 8 de la noche se hizo presente el padre Martín Tello Rivera portando un descolorido maletín negro, sombrero shilico con cinta negra a la pedrada y un gabán caqui cubriendo su sotana. Después de dar el pésame a los deudos y preparar todo lo necesario, celebró una Misa de Cuerpo Presente. Todos los asistentes, entre familiares, vecinos y curiosos oramos repitiendo en coro pasajes de las Sagradas Escrituras. Al finalizar el réquiem repartieron café (cebada tostada) y comenzó a circular el chinguirito que hasta los más pequeños saboreamos a cuenta gotas, con la complicidad de Alberto “Limonta” Núñez (camachico de velorio), de “Lolito” Rivera de Alto Perú, quien obsequió 4 cirios, y de Manuel "Shapra" Ñato Allauca, a quien durante los años siguientes vería colaborando activamente haciendo los “mandados” en los velorios, hasta el martes 17 de octubre de 1961, fecha en que acudió al llamado de Dios.
 .
A partir de las 9 de la noche las personas mayores narraron cuentos, mitos y leyendas sobre María Marimacha; Pisana María; la bella mujer de negro que en las noches de luna llena, aguardaba en el puente de Matarajra la llegada del camión fantasma; el venado encantado de Carcas; el pishtaco de Cutacarcas; los ichicqolgos de las cascadas de Putu y Usgor; la laguna encantada de Yarpún; la paca paca y el vampiro anémico; las cabezas rodantes de los compadres amantes; los diablitos de la fragua de Lapicho; la mula enamorada del cura. Asimismo algunas hazañas de Luis Pardo, el romántico bandolero de Pancal, y los “misteriosos entierros” hallados por don Juan Sánchez Dulanto. De vez en cuando alguien suspiraba y comentaba sobre las bondades del difunto y otro profetizaba a quién le iba a jalar la “pata”. A la medianoche me fui a dormir con los mitos y leyendas rondando mi mente...
 .
En la madrugada del día siguiente llegaron sus familiares de Lima, entre ellos su hermano Nicéforo e hijos, motivando que los lugareños, que ya habíamos logrado posesionarnos de la sala, saliésemos sobrando, por lo que hicimos una retirada estratégica hasta la noche, en que retornamos y nos sentamos a lo largo del frontis de la vivienda, donde los chiuchis volvimos a la carga con nuestros juegos nocturnos: “gran bonetón”, “chanca la lata” y “esconde la correa”, liderados por Luchu Allauca, Añico Carhuachín y Ticucho Moreno.
 .
A las 2 de la tarde del tercer día repicaron las campanas y salió el cortejo fúnebre hacia la Iglesia. Allí se desarrolló la segunda Misa de Cuerpo Presente con asistencia de las autoridades y del pueblo. Finalizada la actividad litúrgica fue llevado en hombros por sus amigos más queridos al compás de la Marcha Fúnebre de Morán, interpretada por la banda de músicos de la familia Aldave Montoro.
 .
Cada dos cuadras se celebró una ceremonia de oración, y finalmente llegó al Cementerio, donde aguardaba un grueso contingente de coterráneos de los poblados cercanos: Aquia, Huasta, Carcas, Cuspón, Roca, Pacllón, Pocpa, Llamac, Llaclla, Canis, Ticllos, Corpanqui, Aco de Carhuapampa, Chilcas, etc., lugares que el finado visitó como representante del Sub Prefecto de la provincia don Rolando Extremadoyro.
.
Camino al Camposanto en Chiquiá
(Antiguo barrio Cruz del Olvido) 
 
Antes de introducirlo al nicho se oró nuevamente y los hermanos Felipe y Valerio Jaimes entonaron responsos que hicieron llorar a la concurrencia. Dos botellitas con agua de azahar circulaban de mano en mano tranquilizando a los deudos. Al costado, diez niños, entre ellos, sus hijos Carlos de 10, Guillermo de 8 y Deifi de 6 años portaban coronas y lágrimas confeccionadas por las manos prodigiosas de la amauta Dolorita Aguirre y su discípulo Romeo; mientras sus hijos: Nony de 3 años de edad, sujetaba la falda de su mamá Nilda, quien llevaba en brazos a Rubencito de apenas un año de nacido. En momentos que colocaban la tapa del nicho, los niños caminamos observando los nombres de las lápidas del pabellón de adultos, las cruces de madera de los cenotafios de cemento y las tumbas de tierra, donde leímos los nombres de personas de bien, a quienes conocimos a través de los relatos de nuestros padres. Desde aquel entonces, cada vez que visito Chiquián, voy al cementerio, y siento nostalgia recordando a los chiquianos que yacen lejos de nuestra tierra.
.

Durante el cuarto día los cuatro cirios siguieron ardiendo en la capilla, y sobre la mesa un poncho de vitarte, un abrigo azul marino y un sombrero de paño gris, nos recordaban a don Calixto, bajo el ulular de los gengrish que revoloteaban sobre los liros y los crisantemos.
 .
En la noche, ya con menos devotos, siguieron las oraciones y volvieron a servir chinguirito. Luego un generoso pojti de olluco con culantro, orégano, ají y queso chiquiano. De postre: mazamorra de calabaza y de allí "cada uno a su casa". Los niños, aprovechando la confusión ingresamos al huerto colindante donde nos abastecimos de shuplac y capulí cimarrón, con algunos pinchazos de hualancas y unos roces de shinua que aliviamos con saliva.
 .
En el quinto día, durante el “pishgay”, que se llevó a cabo desde muy temprano en el barrio de Fragua, se lavaron con mazo, penca y quinua las prendas de cama y de vestir del difunto, en un concierto de juegos de carnaval con las aguas del lugar. No faltaron los bayetazos, pellejazos y los infaltables shoguet; hasta que de un momento a otro apareció don Luis Castillo quien increpó a las mujeres y hombres sobre el “escándalo” que no dejaba dormir a su chacuita, sus gallinas y cuyes, lío que fue controlado por el Juez de Paz don Martín Vásquez, quien, con una máquina de escribir sobre sus rodillas y papel sellado en el rodillo, resolvió el asunto sin lamentos ni contusos. En el almuerzo degustamos un exquisito santo caldito preparado con huevos y culantro. También cachizada y papa roqueña, shinti, mote de maíz y anquiusha. Recuerdo que el maltoncito Iván Robles, vecino del veneciano Jupash, improvisó un fogón obteniendo sabrosos cuayes.
 .
En la noche, después de participar de una comida anticipada por el santo de mi papá, ingresé al velatorio. Allí me invitaron mazamorra de quinua. Una hora después, junto a mis tíos Chemo y Chanti, y 10 personas más, nos abrigarnos con frazadas sobre los tiesos pellejos de vaca cubriendo el piso de la sala. Nuevamente los cuentos de brujos y el gran bonetón abrigaron nuestros corazones. Antes de acostarnos, candil en mano, revisamos el salón de rincón a rincón para deshacernos de algún ponzoñoso hatapogoy. Después de la medianoche se hicieron presentes sin tarjeta de invitación un trío de roncadores y uno que otro sonoro añaco a quienes tuvimos que castigar con su respectivo quitañaque al sueño...
.
Huaraz, 2 de noviembre de 1981
.
Fuente:
.
Un  trocito del libro HOLA SHAY, de Nalo 
. .

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - APAGA LA UZ

WET - DONDE ESTÉS

WET - ADAMO

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

Oswaldo Pardo Loarte

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

SECRETO AMOR