viernes, 4 de noviembre de 2016

HOY, 4 DE NOVIEMBRE DE 2016: CELEBRAMOS EL BICENTENARIO DEL NATALICIO DEL HÉROE DE ARICA CORONEL FRANCISCO BOLOGNESI




¿POR QUÉ CHIQUIÁN ADOPTÓ EL NOMBRE DEL HÉROE DE ARICA 
PARA SU AMADO COLEGIO NACIONAL CORONEL BOLOGNESI?


RESPUESTA:

 "MI JEFE, EL CORONEL FRANCISCO BOLOGNESI"

 Por Roque Sáenz Peña

Presidente de Argentina
............... 
El noble anciano contaba setenta y un años. Sus antepasados eran de origen italiano, pero el coronel don Francisco Bolognesi había nacido en el Perú, sirviendo a su patria en el ejército de línea, desde que sentó plaza con el grado de subteniente, en los primeros días de su juventud. Era un hombre de pequeña estatura; había lentitud y dureza en sus movimientos como la había en su fisonomía; la voz era clara y entera a pesar de la senectud; los años y los pesares habían plateado sus cabellos, y la barba redonda y abundante, destacaba la tez bronceada de su rostro enérgico y viril.
 
La inteligencia era inculta y carecía de preparación, pero tenía la percepción clara de las cosas y de los sucesos; la experiencia de los años y la malicia que se desenvuelve en la vida inquieta de los campamentos, habían dado a su espíritu cierta agilidad de concepción; era un ordenancista implacable, capaz de desdeñar la victoria sino era conquistada por los preceptos de la ley militar; prefería la derrota con la estrategia y la ordenanza al triunfo con la inspiración o el acaso.
 
Sus vistas no eran vastas; en la política interna se había limitado a resistir las hostilidades que el partido civilista llevaba al campo del ejército; nacido bajo un gobierno centralista, no concebía otro régimen que el unitario y escuchaba con desdén profundo los problemas que se planteaba y complicaba el general Juan Buendía, en sus largas y eternas discusiones sobre el gobierno federal.
 
El coronel Bolognesi había conocido los ejércitos europeos y hecho estudios detenidos sobre armamentos; recordamos haber leído sus trabajos y manuscritos; carecían absolutamente de forma, pero en el estudio comparativo revelaban un conocimiento exacto de las armas Modernas. Nunca pudimos conocer sus opiniones sobre la campaña del Sur.
 
Asistió a todos los combates como jefe de la Segunda División, pero jamás opinó sobre el acierto de las operaciones; había tomado las armas para batirse y no para juzgar a sus superiores; la ordenanza, decía, prohíbe la murmuración de los subalternos, y él era ordenancista y soldado sobre todas las cosas.
 
Un día que se conversaba en rueda de oficiales superiores sobre la batalla de Dolores quiso conocerse su opinión sobre el ataque del cerro San Francisco y el coronel Dávila lo interpeló directamente: ¿No cree usted, Coronel Bolognesi, que el cerro era inexpugnable, que el ejército aliado debió sitiarlo y no atacarlo, que debimos apoderarnos del agua? Puede ser, replicó Bolognesi, pero yo no tenía sed.
 
La reserva y circunspección de su carácter desconcertaban las insinuaciones e intrigas de campamento; la murmuración, el aplauso, todo le era indiferente, todo lo que no estuviera escrito en algún artículo de la ordenanza o en el concepto del honor militar. ¡Qué sinceridad de sentimientos había en ese viejecito batallador!
 
Tarapacá lo sorprendió gravemente enfermo; la temperatura era elevada y mantenía al paciente en las intermitencias de la convulsión y del delirio, agotando las escasas fuerzas; pero de pronto el toque de generala y los primeros tiros del combate hieren el oído del enfermo, acelerando los latidos de la fiebre. El viejo veterano se incorpora en el lecho, viste su uniforme, toma la espada, y ensillando él mismo su caballo, trepa las alturas de Tarapacá, donde asume el mando de su regimiento y soporta nueve horas de combate, con el rostro encendido del febriciente, la mirada brillante por el ardor de la pelea y el corazón contento de haberse batido por la ordenanza y la patria.
 
Al descender del caballo lo esperaban varios jefes y oficiales para restituirlo a su lecho, pero endureciendo sus miembros y levantando la mirada altanera rechazó todo concurso y llegó por el propio esfuerzo hasta su alojamiento.
"Las balas chilenas, nos dijo, señalando el pie derecho, apenas llegan a la suela de mis botas"... Un proyectil le había llevado un taco de sus granaderas.
 
El coronel Bolognesi llegó a Arica a la cabeza de su regimiento y fue nombrado comandante en jefe de la plaza, que contaba una guarnición de mil seiscientos hombres. Allí donde tuvimos el gusto de tratarle con cierta intimidad. Recién entonces comenzó hacerse sentir la disciplina militar; Bolognesi era infatigable en el servicio; se aparecía en todas las avanzadas, y sorprendía de noche a los centinelas que comenzaban a dejar los viejos hábitos del sueño, consentidos por el general Buendía, jefes y oficiales y soldados habían cobrado respeto y afección por el anciano.
 
Vencedores los chilenos en la batalla de Tacna traen el ataque sobre Arica; colocan su artillería en los elevados cerros que oprimen la ciudad como un aro inmenso de granito y desde allí nos hacen fuego durante dos días; Bolognesi no contesta, pero sigue preparando sus minas y sus elementos de defensa, hasta la mañana del 6 de junio, en que el cañón enmudece, y avanza hasta nuestras líneas un jefe chileno con una pequeña comitiva, levantando bandera blanca. ¡Era un parlamentario! 
 
JUNTA DE DEFENSA
 
Bolognesi lo recibe según todos los preceptos de la ordenanza y todas las leyes de la guerra; le hace vendar los ojos, lo introduce a la plaza y luego a la comandancia donde se encuentra reunida la junta de defensa formada por los coroneles, tenientes coroneles y sargentos mayores del ejército. Eran veintiocho jefes.
 
Libres de la prisión de las vendas, los ojos del parlamentario se clavaron con curiosidad visible en los rostros enemigos; a su turno, el visitante extraño era observado hasta en los detalles de su persona; su fisonomía, su actitud, sus miradas, su uniforme, todo muy cuidado y minucioso, produciendo una impresión más bien simpática.
 
La sesión fue solemne. El coronel Bolognesi presidiendo, invitó al parlamentario a que diera cuenta de su misión.
 
El comandante José de la Cruz Salvo, entonces mayor del ejército de Chile, expuso la situación de ambos ejércitos; la plaza dijo, no puede defenderse, bloqueada por mar, sitiada en tierra por un ejército seis veces superior en fuerzas, la resistencia es imposible; el general Baquedano invita a los jefes superiores a evitar se derrame más sangre que la que acaba de correr sobre los "Campos de la Alianza". Pedía la evacuación de la plaza y la entrega de las armas; las tropas peruanas desfilarían con honores militares, batiéndose marcha regular por el ejército chileno.
 
El coronel Bolognesi se dirigió entonces a los jefes de la junta, en estos términos, que reproduzco textualmente:
 
"Señores jefes y oficiales: estáis llamados a decidir con vuestro voto la suerte de esta plaza de guerra, cuya custodia os ha confiado la nación. No quiero hacer presión sobre vuestras conciencias porque nuestros sacrificios no serían idénticos. Yo he vivido setenta y un años y mi existencia no se prolongará por muchos días; ¿qué más puedo desear que Morir por la patria y por la Gloria de una resistencia heroica que salvará el honor militar y la dignidad del ejército comprometida en esta guerra? 
Pero hay entre vosotros muchos hombres jóvenes que pueden ser útiles al país y servirlo en el porvenir; no quiero arrastrarlos en el egoísmo de mi gloria sin que la junta manifieste su voluntad decidida de defender la plaza y de resistir el ataque. 
El Comandante en jefe espera que sus oficiales manifiesten libremente su opinión".
 
En la histórica respuesta el coronel Moore, que ocupaba un asiento en el fondo del desmantelado salón, pidió que la junta resolviese por aclamación la defensa de la plaza.
 
Todos los jefes se pusieron de pie y la resistencia quedó resuelta, por aclamación. Fue entonces cuando el coronel Bolognesi se dirigió al parlamentario chileno, con una frase cuyo recuerdo conservan los pocos peruanos que sobrevivieron al desastre:

"Podéis decirle al general Baquedano que me siento orgulloso de mis jefes y dispuesto a quemar el último cartucho en defensa de la plaza".
 
Al amanecer del día siguiente las infanterías chilenas que habían ganado posiciones durante la noche, rompieron el fuego, al pie de las trincheras; el coronel Bolognesi a caballo, se destaca sobre las alturas del Morro, sirviendo de blanco a las punterías enemigas y haciendo esfuerzos heroicos por detener el ataque, recio y formidable, de los regimientos chilenos, que avanzan sobre un mar de sangre y un hacinamiento de cadáveres.
 
Por fin el fuego cesa dentro de la plaza porque el que no está herido está vivo; Bolognesi sale ileso del combate; fue en aquella situación indecisa cuando un grupo de soldados chilenos trepó los parapetos, haciendo una descarga vigorosa con punterías fijas y precisas permitidas por la proximidad de la distancia. Allí cae Moore como tantos otros, atravesado por una multitud de proyectiles y el coronel Bolognesi, el viejo amigo, el anciano venerable, inclina su frente y cae con el alma serena y el rostro plácido y sonriente... una bala le había atravesado el corazón.
 
Cuando volvimos al campo de los muertos buscando los cadáveres de Ugarte y de Zavala, encontramos el cuerpo frío del que fue nuestro jefe. Me detuve un momento en contemplarlo y aún conservo la impresión que me produjo la disposición del cadáver profanado momentos antes; los bolsillos del pantalón estaban vueltos hacia fuera, se le había despojado de la chaquetilla y de las botas y un feroz culatazo le había descubierto la parte superior del cráneo, derramando la masa cerebral sobre el tosco lecho de granito.
 
Aquella impresión fue para mí tan intensa, tan honda y tan dolorosa como la muerte misma de mi viejo amigo, el querido y venerado anciano: "EL GRAN CORONEL DON FRANCISCO BOLOGNESI" 
 
 
. 
** *

HOLA SHAY:
 
Con seguridad, razón similar tuvo en 1903 nuestro recordado pionero PERFECTO BOLARTE CALDERÓN para proponer con devoción, gratitud y cariño, el apellido BOLOGNESI que lleva con orgullo nuestra querida provincia.
 
Nalo Alvarado Balarezo
.

Don Perfecto Bolarte y su amada esposa Elisa Pardavé
.


HIMNO DEL COLEGIO NACIONAL
"CORONEL BOLOGNESI", DE CHIQUIÁN
 
 Letra : José Montoya Delgadillo 
Música : Visitación Laos Jara
 
 Adelante legión de Estudiantes
por la senda de la dignidad
levantando el glorioso estandarte
hasta el trono del Yerupajá,
que flamee por siempre en sus nieves
la bandera de la libertad.
 
¡Bolognesi! Bolognesi!
tu recuerdo inmortal brillará
como estrella refulgente
que ilumina, el cielo de Chiquián.
 
¡Oh! Colegio Bolognesi
de las almas nobles el crisol
al amparo de tu gloria
marcharemos al son de clarín
con nuestro himno de victoria
desde el ande al lejano confín.
 
Adelante legión de Estudiantes
por la senda de la dignidad
levantando el glorioso estandarte
hasta el trono del Yerupajá,
que flamee por siempre en sus nieves
la bandera de la libertad.
 
 Chiquián 1964
 


"Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho".
Coronel Francisco Bolognesi Cervantes

.
.
Lima, 4 NOV 1816. / . + Arica, 7 JUN 1880  
 

AMADO COLEGIO 

Alma Mater de la juventud bolognesina,
crisol purificador del saber estudiantil,
camino a seguir rumbo al ideal;
¡Eres mi orgullo y mi fe!
 

¡Tengo deberes sagrados que cumplir
y los cumpliré hasta quemar el último cartucho! 
gritó fuerte el Coronel Bolognesi;
y al florecer la madrugada
el Morro se cubrió de gloria
con la sangre de sus hijos.

Desde entonces vive Arica
en las páginas de la Historia,
donde se venera a los SOLDADOS,
que entre ayes, balas y tambores,
cayeron con la bayoneta calada.

Así quedó herida de muerte,
aquella rendición vergonzosa
que propusieron los chilenos,
pensando que los peruanos,
no se inmolarían por su Patria.

¡Loor a todos los espartanos
de la Épica Jornada!

Amado Colegio:

No soy poeta letrado,
sino un corazón que late
y una pluma que vuela
con las alas de los sueños.

Por eso canto a Bolognesi,
canto al Yerupajá y al cielo,
canto a los viejos chiquianos
que lo dieron todo por su suelo.

Canto también a Luis Pardo,
nuestro inmortal bandolero;
de la justicia social, mensajero
como buen luchador señero.

A los directores y profesores,
a los auxiliares y a los nobles pizarrones,
a los cuadernos cuajados de borrones,
y a los miles de buenos alumnos
que dejaron sudor y lágrimas
en noches frías estudiando,
para ser siempre los mejores.

Amado Colegio:

Mi musa es una linda peruana,
de blanco y rojo vestida,
que en el apu Jaracoto flamea
todos los 7 de junio.

Hoy mi canto interpreta,
lo que por ti el alma siente;
por eso quise cantarte,
por darme conocimiento,
y libertad de pensamiento. 


.Nalo Alvarado Balarezo - Jaracoto, 7 JUN 77 

'La tiza, el lápiz y el lapicero, son las cañas de pescar del estudiante bolognesino. Los libros, los cuadernos, el pizarrón, la naturaleza, pero sobre todo los excelentes maestros, son ríos pródigos en conocimiento...' Nalo AB 22 OCT 2002 


IMÁGENES DEL RECUERDO
.

Antiguo local del Colegio Nacional "Coronel Bolognesi", de Chiquián


Profesor José Montoya Delgadillo, en círculo


Profesor Visitación Laos Jara, en círculo
.

Profesor José Montoya Delgadillo, en círculo


Chiquián

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - APAGA LA UZ

WET - DONDE ESTÉS

WET - ADAMO

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

Oswaldo Pardo Loarte

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

SECRETO AMOR