miércoles, 28 de septiembre de 2016

NOCHE DE GARAGALLOS - POR DIMAS MINAYA COPERTINO (LLACLLA)

.
.
NOCHE DE GARAGALLOS

Por Dimas Minaya Copertino

En Llaclla (Bolognesi, Áncash), tierra de garagallos, afincada a orillas del río Pativilca, bajo la sombra del leal Ojshajirca, empieza atardecer. Los garagallos se concentran en el campo deportivo para disputar un partidito de futbol. Horas después retornan sedientos al pueblo. Frente a la tienda de Don Papito, sentados en la vereda a la espera de una helada, uno de ellos pide una negrita, otro un parcito de rubias, y empieza el full vaso. Más tarde, ya picaditos, sienten que algo falta para coronar la noche. Como de costumbre, el más trejo pregunta: 

- ¿Y el caldo?

- Todavía es temprano -aconseja el más sobrio, y continúan libando contentos.

Pronto llega el “más tarde” y salen en busca de gallinas ajenas. Uno de ellos se rehúsa. Al costado alguien susurra: “mejor que no vaya, él tiene gallinas y patos, vamos a su casa y lo jodemos”. Al poco rato llegan con una gallina y un pato dentro de un costalillo. El que se quedó comenta emocionado: “el pato está gordo como para un cebichito y la gallina para un caldo sabroso, vayan a traer un buen arroz “saman” de la tía Reida”, y como buen cocinero se pone a pelar con agua caliente las dos aves. 

Todo lo tenían bien planeado estos jijunas. Ya las ollas burbujean al compás del arpa, los garagallos cantan roncos y beben hasta el amanecer esperando el caldo de gallina y el cebichito de pato ajeno, gozando como pagados.

Al despuntar el nuevo día la mujer del garagallo “cocinero” se levanta para dar de comer a sus aves, percatándose que le falta el pato más gordo y la gallina ponedora, ¿a dónde se habrán ido? ¿por dónde andarán?. Busca por todos lados, y nada. “Oye, ¿has visto al pato gordo y a la gallina ponedora?”, le pregunta a su esposo. “No sé, por ahí deben de estar”, responde y sale a la calle a indagar; en eso se acuerda que después del partidito y las primeras chelas, peló y cocinó un pato gordo y una gallina ponedora.

En muchos lugares, un caldito de gallina o un cebichito de pato, son los potajes preferidos durante las amanecidas con arpa y trago. Y aquella noche de jarana no iba a ser la excepción.

 
Fuente:


Fina cortesía del historiador chiquiano Filomeno Zubieta Núñez.
 

REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

PASTORITA HUARACINA Y PRINCESITA DE YUNGAY

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA