jueves, 2 de junio de 2016

RECORDANDO A UN CIUDADANO EJEMPLAR - GLORIOSO ARANDA DÍAZ, EN EL 117º ANIVERSARIO DE SU NATALICIO

.
GLORIOSO ARANDA DÍAZ

Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
.
Don Glorioso Aranda nació el 02 de junio de 1,899 en Cusichán, comprensión del distrito de José Gálvez, nombre adoptado en homenaje al héroe cajamarquino José Gálvez Egúsquiza, elevado a la gloria eterna en el combate del Dos de Mayo (1866). Celendín (CAJAMARCA) es la provincia que vio nacer a don Glorioso, “Rincón mágico donde la vida es un carnaval, pero en Celendín se vive mejor”, estribillo del que hacen gala los lugareños. Primogénito de doña Manuela Díaz de Aranda y su amado Eusebio Escolástico.
.

Dos fotos antiguas de Celendín

Celendín Actual 
.
Nos dijo Roberto Aranda Chávez (RACH), fallecido el 29 de octubre de 2014 en Lima, que su papá Glorioso y sus hermanos menores: Oswaldo, Teodomira, Angélica y Alfonso, se quedaron al cuidado de su mamá Manuela, al naufragar su padre en el caudaloso Marañón, cuando transportaba mercadería a los departamentos: Amazonas y San Martín, perdiendo sus pertenencias. En su desesperación don Eusebio se internó en la Selva, donde trabajó largos años como peón.
.
Río Marañón 
.
Pasó el tiempo... hasta que un buen día recibieron la visita de su tío Ambrosio Marín, comerciante de sombreros y telas, quien convenció a doña Manuela para que el pequeño Glorioso, de 12 años de edad, lo asista como arriero por los contrafuertes cajamarquinos y liberteños, lugares donde realizaba su negocio visitando pequeños poblados. 

A los cuatro meses retornaron y, en presencia de su madre le hizo entrega de cinco soles por los meses trabajados; dinero que en ese entonces constituía una cantidad generosa, de los cuales entregó a su progenitora un sol, y con cuatro soles adquirió dos docenas de sombreros que los vendió en el segundo viaje que duró cinco meses, a cuyo término, su tío le volvió a dar cinco soles, más el dinero ganado, por la venta de los sombreros. Glorioso incrementó su ayuda económica al hogar materno y con el resto adquirió siete docenas de sombreros y su primer burrito.  .
.
Contrafuertes norteños
..
Esta dura tarea comercial, de caminatas con muchos días de fuerte sol y otros tantos de aguacero, ayudando a su tío, fue hasta los 15 años edad en que se independizó. Con la experiencia adquirida, y gracias al apoyo que le brindó su tío Ambrosio, montó su propio negocio ambulatorio, recorriendo pueblo por pueblo hasta Ayacucho, llevando sombreros, paquetes de tela, frazadas, paños para vestidos de campesinas, etc. Para ese entonces ya contaba con recua propia y algunos arrieros.

El Perú, entre 1915 y 1930, tenía una precaria red vial, siendo la recua el medio de transporte por excelencia. A partir de 1930 empieza a recorrer la sierra de Lima por la ruta de Cajatambo; es en este lugar donde escucha hablar de CHIQUIÁN, capital de la provincia de Bolognesi, en pleno auge de progreso; y sin pensarlo mucho viajó con su cargamento de sombreros, telas e ilusiones. 
.
Proceso de preparado y confección de los famosos sombreros de Celendín
..
El viaje a Chiquián lo realizó durante 15 días, debido a la accidentada geografía y las lluvias de febrero que arreciaban con fuerza, arribando en pleno carnaval, haciendo migas de inmediato con varios chiquianos, entre ellos los señores Melchor Lozano Padilla (Sub Prefecto), Teobaldo Núñez Pardo (Alcalde) y Rolando Extremadoyro Vigil, vecino notable.

Cautivado por la generosidad de su gente, la ausencia de cantinas y lo adelantado de Chiquián, en comparación con la provincia limeña de Cajatambo, optó por quedarse, construyendo un próspero negocio que más adelante le permitió comprar un camión, al que bautizó como “San Francisco" (patrono del pueblo). En aquellos años tuvo tres hijos: Isabel, Félix y Manuela. 

En 1934 visitó Celendín, enamorándose de la joven Carmen Celia Chávez, quien le correspondió, decidiendo viajar juntos a Chiquián sin el conocimiento de sus padres. Viaje que lo hicieron a caballo por la ruta de Pacasmayo, luego con camión y nuevamente a caballo hasta Chiquián. De esta unión nacieron Carmen Rosa, Libia, Roberto y Otilia. 

Con el tiempo llegaron a Chiquián sus hermanos Oswaldo, Teodomira y Angélica. Oswaldo tuvo un hogar con doña Hermelinda Ibarra, de cuya unión nacieron Eusebio, Olinda, Blanca, Bertha, Lida, Alfonso y Delfina. Teodomira se unió a Escolático Silva y vinieron al mundo Víctor, Joel, Rosa y Mercedes. Por su parte Angélica hizo su techo con Napoleón Ortiz y nacieron Javier, César, Wilfredo, Aurora y Celmira. 

Rememoraba su hijo Roberto, que don Glorioso fue en búsqueda de su papá Eusebio, a quien después de varios días ubicó en la Selva, llevándolo de retorno a Celendín, donde lo esperaba su esposa Manuela. 

De 1940 a 1941 don Glorioso se desempeñó ad-honorem como Alcalde Provincial de Bolognesi, desarrollando una fructífera labor edil y filantrópica, donando al pueblo, entre otros bienes, dos docenas de lámparas “Petromax”, que nuestro recordado “aladino” Bonifacio Peña Claudio, de Quihuillán, prendía noche a noche en cada esquina del Jr. Comercio y la Plaza de Armas, con la ayuda de su esposa Eugenia Ñato Varillas y sus hijos.

. Don Glorioso, de casaca, y sus amigos chiquianos
.
Comentaba mi papá Armando, que don Glorioso no tomaba licor, pero que en una oportunidad uno de los más experimentados beodos chiquianos lo retó a tomar unos tragos, debiendo pagar el consumo de los parroquianos presentes quien se quedaba dormido. A tanta insistencia don Glorioso aceptó el reto y en la quinta caja de cerveza el retador ya estaba durmiendo la mona. Al despertar tuvo que vender un par de reses para pagar la cuenta. Desde ese día nadie lo retó.

En vista que Chiquián no tenía colegio Secundario aceptó la invitación de su hija Isabel y viajó con su familia a Huacho, continuando con el negocio de Chiquián su primo Francisco, papá de José María y Glorioso Aranda.

En Huacho abrió un bazar (calle Atahualpa), frente al antiguo mercado. Allí nace su hija Alicia, quien actualmente vive en España. De 1952 para adelante visitó Chiquián cada mes de agosto llevando mercadería para su venta durante la fiesta de Santa Rosa. Una vez que sus hijos culminaron la Secundaria se trasladaron a Lima, pues Huacho no contaba con universidad.

Con los años Carmen Rosa se graduó de Profesora, Libia de Enfermera, Roberto de Profesor y Abogado, y Otilia de Enfermera. Libia radica en Lima y Otilia en USA.

En Lima don Glorioso continuó como comerciante, radicando en Lince, Monterrico y Barranco, lugares de residencia de sus hijos. 

Doña Carmen Celia Chávez de Aranda, partió al encuentro de su esposo don Glorioso, el 18 de febrero de 2014.

 Hace 22 años acudió al llamado del Señor, uno de los más grandes alcaldes de la provincia de Bolognesi, que lo dio todo sin esperar nada a cambio, siempre hablando bien de la tierra que lo acogió como hijo predilecto. Sus restos descansan en el cementerio “El Angel” (Cuartel Santa Leonela L – 42)..

DESCANSE EN PAZ DON GLORIOSO
.
Fotografias:

.
familia Aranda Chávez
* .



REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

PASTORITA HUARACINA Y PRINCESITA DE YUNGAY

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA