jueves, 8 de enero de 2015

8 DE ENERO: CREACIÓN DEL SANTUARIO HISTÓRICO DE MACHU PICCHU - FOLIOS DE LA UTOPÍA: CÓMO SE CREARON LAS ORQUÍDEAS - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN

 
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
 
*****
 
8 DE ENERO
 
 
CREACIÓN
DEL SANTUARIO
HISTÓRICO DE
MACHU PICCHU
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
CÓMO
SE CREARON
LAS ORQUÍDEAS
 
 
 
Danilo Sánchez Lihón
 
1. Ritual
de la danza
 
Hoy día se celebra la Fiesta del Sol y las sacerdotisas del templo habían de hacer el mejor de sus rituales desde el amanecer.
 
Wayna, que forma parte del coro y la comparsa de baile, es la más bella y su canto el más cristalino. 
 
Se siente feliz y contenta por haber sido deparada con tantos dones y atributos desde cuando nació en Chincheros, un pueblo no muy lejano, de donde fue escogida por su virtud y su hermosura.
 
Hoy día pueden ingresar a la ciudadela personas de los contornos, sobre todo para extraer fuego sagrado como ofrenda y veneración, importante para consagrar al sol los ayllus y las panacas, como también las cosechas y hasta el ganado.
 
Así es cómo ingresa y está presente en las ceremonias Wiñay, un joven devoto, pastor de llamas, vicuñas y guanacos.
 
Para él ha sido un deslumbramiento ver el ritual de la danza, con los cánticos, plegarias y abluciones.
 
2. Noche
profunda
 
Está embelesado, siente que todo es translúcido, y sus ojos no se apartan de una de las sacerdotisas, observándola enternecido envuelta en su vestido ritual.
 
Al descubrirse y al verla su rostro tiene un deslumbramiento. Pero es ella también quien al levantar la mirada siente un temblor en su pecho al encontrar los ojos del pastor clavados en sus ojos.
 
Pero las leyes son implacables. Ella es una sacerdotisa del templo. Y él un simple pastor. ¡Es inconcebible que ni siquiera sus ojos se encontraran!
 
Pero, a su vez, es imposible ser los mismos a partir de entonces. 
 
Por la noche desde la cumbre más alta ella escucha el lamento desgarrado de una quena. 
 
Es noche helada profunda y los sones de la canción de amor llegan directamente a su oído y a su corazón.
 
3. Queja
y quebranto
 
Siendo así, él arriesga su vida. Y ella igual.
 
Se pasea desvelada por el terraplén.
 
Es noche de luna y el torreón se perfila amenazante.
 
– ¿Quién eres y por qué entonas melodías de ese modo? –Pregunta.
 
– Soy el pastor y su quena. –Contesta él. 
 
– ¿Por qué vagas, deliras y no duermes?
 
– Porque el amor hacia ti inflama mi alma.
 
– ¿No sabes acaso que es imposible? ¿No sabes que ni siquiera la muerte es pago suficiente para conseguirlo?
 
– Lo sé. ¿Pero qué podría hacer sino desde ya sufrirlo y padecerlo?
 
La siguiente noche ya fueron endechas de queja y quebranto:
 
4. ¿Qué
haré?
 
Dulce palomita,
flor de capulí.
¿Dónde nací?
¿Dónde naciste?
 
Aquella música, aquel sentimiento ella sabía que jamás ya lo podría abandonar. 
 
– El amor terreno, el amor simple y cotidiano no está permitido en una sacerdotisa. –Le sorprende diciéndole la Mamacuna, acunándola tiernamente.
 
– ¡Ay! ¡Pobre hijita!
 
– ¿Qué haré entonces madre mía, tú que conoces las almas? –Le imploró.
 
– Ruégale con la mayor sinceridad a la Montaña Sagrada.
 
5. Agua
que él beba
 
Y eso hizo Wayña,  diciéndole:
 
– ¡Oh morada de los dioses! ¡Oh Montaña Sagrada! 
 
– Sí, te escucho.
 
– Quítame esta llama que me incendia, o quítame la vida. O, sino, hazme mujer terrena y permite que me una al pastor, a sus majadas y a su destino.
 
La Montaña Sagrada se conmovió de su inocencia, de su ternura  y de su candor. Y le habló así:
 
– Es imposible aquello que me pides. Solo podré hacerte orquídea, una flor de los bosques que el pastor recoja y adore en su camino. 
 
– ¿Flor? ¿Y por qué no agua que él beba? ¿O aire que él respire? ¿O fuego que le abrigue, anime y alumbre en el camino?
 
6. Y se unió
a él
 
– ¡Porque el agua es agua, y el viento es viento y el fuego es fuego, y no tienen un par con quien se unan!
 
– ¿Entonces él tendría que también aceptar transformarse?
 
– Sí, él también.
 
– Le preguntaré esta noche cuando él toque su quena.
 
– Ya no volverá por las noches a entonar su quena
 
– ¿Por qué? ¿Le ha ocurrido algo?
 
– Porque él también ha implorado a la montaña y ya es orquídea.
 
– ¡Entonces pronto, ya quiero ser orquídea. 
 
Y la Montaña Sagrada la convirtió en flor. Y se unió a él.
 
7. Amarse
eternamente
 
Son las orquídeas reales que pueblan en todos los bosques aledaños de Machu Picchu, también llamado Paraíso de las Orquídeas.
 
Son dos flores juntas que solo existen y viven aquí.
 
Y, cuenta la leyenda, son la sacerdotisa del Templo del Sol y el pastor de llamas, vicuñas y guanacos.
 
Se las conoce también como Wiñay Wayna, que quiere decir “Siempre jóvenes”, porque se le dio esa dádiva de mantener su juventud.
 
Sus pétalos tienen formas de manos y de dedos que se entrelazan y hasta imploran unirse. 
 
Y de corazones abiertos y expectantes que se aman eternamente.
 
 
*****
 
El texto anterior puede ser
reproducido, publicado y difundido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 420-3860
 
dsanchezlihon@aol.com
danilosanchezlihon@gmail.com
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Instituto del Libro y la Lectura: inlecperu@hotmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
*****
 
 

REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

PASTORITA HUARACINA Y PRINCESITA DE YUNGAY

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA