jueves, 21 de marzo de 2013

21 DE MARZO, DÍA MUNDIAL DE LA POESÍA - PLAN LECTOR: QUÉ ES LA POESÍA - POR DANILO SÁNCHEZ LIHÓN



CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
.
Construcción y forja de la utopía andina

CALENDARIO DE EFEMÉRIDES

21 DE MARZO

DÍA MUNDIAL DE LA POESÍA

PLAN LECTOR,
PLIEGOS DE LECTURA
.

QUÉ ES LA POESÍA?
.

 .
Por Danilo Sánchez Lihón

“Más allá de la palabra está el aliento”
César Vallejo


“Que el poeta sienta sobre su propia piel
cómo se raja un leño”
  César Vallejo

1. El don de la palabra

Causa asombro constatar cómo un pueblo tan sufrido y expoliado como el nuestro, es a la vez una comunidad grandiosa en poesía, que vive sintiendo y temblando en razón de este don, esta gracia y a la vez virtud.

No es nuestra inclinación tener o acumular riqueza material, tampoco solazarnos en el bienestar, ni mucho menos nos atrae el relumbre del oro, la plata o las piedras preciosas sino los asuntos esenciales del ser.

Y no hay mayor prodigio que la poesía, heredad y patrimonio extraordinario que desde tiempos remotos se cultiva en el mundo andino hasta ser parte de su entraña, habiéndola incorporado a las faenas del trabajo y a la vida cotidiana.

Y es ese sustrato el que ha sido capaz de producir al hombre más importante del milenio entre nosotros, supongamos que entre 200 millones de peruanos que vivimos en ese lapso, siendo el más egregio de todos un poeta.

No es un empresario, no es un santo ni un guerrero aquel que haya destacado en grado sumo sino un poeta. ¿No es sorprendente e inusitado que el más brillante haya sido alguien del mundo de la belleza y del don de la palabra para contener verdades fundamentales, como es la poesía?


2. Valores universales

Porque el hombre del milenio incuestionable en todas las encuestas, sondeos de opinión, entrevistas a hombres notables y de todas las condiciones, es César Vallejo en el Perú.

Resulta hermoso y exultante que el personaje más querido, admirado y con quien más se identifica nuestro pueblo sea un poeta.

Esto en cualquier parte del mundo no dejaría de ser maravilloso.

Y es que a la belleza y emoción propia de la poesía, en la cual César Vallejo fue un artista consumado, agregó de manera auténtica la verdad de ser un hombre cabal, fraterno y solidario.

Pero en este campo César Vallejo no está solo en el Perú, tiene acompañantes egregios, brillantes y de majestuosa estatura.

Vallejo y estos hombres son tomados en cuenta entre los valores universales del hombre en su conjunto, en la civilización y la cultura contemporáneos.

José María Eguren y Martín Adán son personalidades que pueden ser consideradas con toda justicia valores de carácter universal.


3. Encendiendo lámparas

Todo ello nos plantea reflexionar en torno a la poesía para aproximarnos en algo a su médula y a su entraña. Y en lo primero que hay que recaer es en la pregunta:

¿Porque, para qué y con qué fin se escribe o confiesa poesía? ¿Persiguiendo qué propósitos nos inclinamos ante esta fuente alucinada? ¿Para alcanzar cuáles fines u objetivos?

En primer lugar, se escribe o susurra para superar, ampliar y elevar la vida.

Para hacer la existencia más dilatada, henchida y pródiga. Y más vasta, intensa y duradera.

Pero así como tiene esta filiación con la vida, a la vez conjura y complota contra la muerte, ingresando a esa caverna a rescatar de sus sombras a los seres queridos.

A aquellos que amamos y no queremos abandonarlos en esas sombras lacerantes, haciéndolos vivos para siempre, siendo que antes solo permanecían en ese ámbito de niebla, ceniza y olvido.

Pero no solo eso sino que la poesía ha iluminado la muerte, encendiendo lámparas en sus recintos y galerías tenebrosas, vinculándola más a la vida o ingresando a iluminar más a esta en ella.


4. En el borde de las playas

Se escribe o musita poesía para hacer que viva de manera permanente todo aquello que acrisolamos, principalmente las emociones y pensamientos en relación a sucesos, personas, situaciones con hondura, encanto y arrobamiento.

Para revivir los momentos significativos que se ha vivido y que no queremos que se borren y desaparezcan definitivamente, salvando lo más preciado y digno que la existencia nos va deparando.

Para recoger las perlas que el océano de la vida va tallando y dejando en el borde de las playas, que es justamente por donde la poesía deambula y pasea.

Allí se encuentran aquellas piedras preciosas que la poesía junta y guarda para hacerlas lucir luego en el cuello de una amada o en la ajorca de sus manos.


5. Para dejar constancia

Se escribe o balbuce poesía a fin de fortalecer el espíritu, la voluntad y el carácter.

Para tensar mejor el arco y la flecha con que luchamos y combatimos.

Para tensar la cuerda con que escalamos una montaña en las pruebas arduas que las circunstancias no dejarán de interponer en nuestro camino.

Para legar lo mejor que tenemos, librando de la omisión aquello de bueno que hemos visto, hemos sido, somos y tenemos.

Para hacer un compromiso de alianza con aquello que fue, que es y que debe seguir siendo.

Para dejar constancia, voces y testimonios perdurables, salvando lo prístino y valioso de la voracidad del abandono.

Para que todo no se vuelva pavesa que se apaga y candela que se extingue.


6. Se eleva y nos une

Se escribe o modula poesía para estremecernos y estremecer, para conmovernos y conmover.

Para exorcizar la vida fugaz, difusa y efímera, con la emoción de lo bello, lo cabal y trascendente.

Para conservar la hazaña de los pueblos y sus luchas.

Para que permanezca y perviva lo importante y significativo del espacio y del tiempo histórico.

Para conservar el patrimonio y la memoria de los acontecimientos y de todo aquello que estando replicado en la poesía se conservará para siempre.

Para engrandecer al hombre, haciéndolo superior, tornándolo espíritu.

Para sentirnos junto a los otros, para formar comunidad y círculo en torno a la hoguera.

Para guardar silencio alrededor de las llamas votivas del fuego propicio que se eleva y nos une como seres que pertenecen a una generación, a un colectivo humano, y a una tribu.


7. Es sincerarse

La poesía nos afianza en la comprensión de que la poesía es una toma de conciencia de la realidad.

Nos imbuye de algunos compromisos ineludibles. Y esto es también un rasgo de hacer poesía auténtica.

Porque no es la poesía deliquio ni adorno ni adjetivación hueca.

No es la poesía subjetividad y lirismo de escape y evasión de lo que es urgente y necesario resolver.

No es la poesía lo poético.

Es guía en el camino, bitácora de viaje, rosa náutica en la aventura primordial de realizar nuestro destino en este mundo.

Son muescas en la piedra o en la roca que subraya la hazaña del hombre sobre la faz de la tierra.

Es desafío, es sincerarse, no ocultar nada. Es dejar todo arreglado y nada pendiente.


8. Gozos y tristezas

La poesía es para salvar lo que se tiene que salvar.

Para recuperar lo valioso con lo cual construir un orden nuevo, rindiendo homenaje a lo mejor que somos.

Donde la palabra es lámpara votiva que alumbra el camino.

Denota y connota brújula, eje, balance. Indica no dejar cabos sueltos, poniendo en limpio lo que tiene que decirse.

Deja clara y expuesta toda la verdad que se quiera hacer constar.

Es perfilar y ultimar algo sagrado.

Pero, hay otra dimensión trascendente: cual es la comunidad significativa que se forma y se organiza en base a los lectores de una obra y de un autor.

De aquellos que forman un colectivo idealmente unido porque comparten vivencias, gozos y tristezas. Y que es el tejido que transfigura a otro plano la vida corriente.


9. Es un arte moral

Las composiciones así resultan poemas hechos por todos, porque es representativa del hombre.

A este respecto decía el apóstol cubano José Martí:

“La poesía es durable cuando es obra de todos. Tan autores de ella son los que la comprenden como los que la hacen”.

Porque en ella nos sentimos todos representados. Además, por su actitud llana, sencilla de decir las cosas como si cada uno de nosotros las dijera, que es la sensación que cada lector sentirá ante sus versos o estrofas.

Así y de ese modo la poesía se torna en una ética de la vida.

De allí que sintamos, además del efluvio de la belleza que emerge de los versos, el sentido ético de su canto.

Y esa es otra prueba más de su autenticidad. Porque, como lo advertía Frederick Schiller, el arte verdadero es un arte moral.


10. Sin que sepamos qué es

Se escribe poesía, finalmente, –¡y hay que ser sinceros en decirlo!– sin saber para qué, ni por qué, ni cómo, ni qué sentido tiene escribir o articularla en los labios.

Se la urde por el puro gusto e impulso de hacerlo: por impulso y desvarío, frente al más completo misterio.

Sin explicación aparente, sin que haya razón de por medio, ni motivo en relación a oír qué su aliento agitado y su pulso que vibra.

Y ese mensaje, esa condición y ese delirio es quizá la razón más valedera y auténtica en la poesía, que es cuando se escribe o murmura por pura gracia, antojo y capricho de escribir, suspirar o balbucear frases.

Y esto ocurre cuando se escribe o musita siguiendo los latidos del corazón, como una manera de buscarnos y juntarnos en la noche.

Y de gritar sin que sepamos qué es lo que nos angustia, exalta o arrebata.
 
Texto que puede ser reproducido citando autor y fuente

 

REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

PASTORITA HUARACINA Y PRINCESITA DE YUNGAY

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

WET - ADAMO

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA