miércoles, 2 de enero de 2013

PINCELADAS CHIQUIANAS: RACRÁN - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO - SALUDO DE CUMPLEAÑOS

.
RACRÁN

Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
.
“Pisando suelo conocido, no caerás”.
Armando Alvarado Montoro
“Imita a los pájaros, y no destruirás el mundo”.
Jesús Balarezo de Alvarado

CHIQUIÁN, como imperio del aire fresco, goza de una riqueza natural incomparable. Suelo bendito, otrora epicentro de cultivo y pastoreo comunal a gran escala, sigue esparciendo a raudales el sonido de su fauna y el aroma de su flora pletórica de vida, que tonifican la mente, el alma y los músculos, en un pacto de lealtad y buena vecindad con la Naturaleza, sobre todo en las quebradas y laderas alejadas de los emporios mineros, espacios inmaculados que conservan su esencia nativa, como herencia de vida para las futuras generaciones.


Todo caminante de tierra adentro sabe, que la mejor manera de descubrir los encantos de un lugar como Chiquián, es ir paso a paso, sin apuro, fundiéndose segundo a segundo con la Pachamama, topografía que aroma los campos natales a la vera del camino; pues andar, como dicen los viejos arrieros, es escuchar el latido campesino: sus usos, costumbres, tradiciones, valores y creencias, su rústica ternura, bucólica y soñadora de su alma agradecida. Es sentir las caricias del sol bondadoso que desparrama sus rayos al despuntar la aurora. Un verdadero festín natural que tiene como marco la cordillera Huayhuash, musa de los amantes del deporte blanco.


Pero Chiquián no es su panorama seductor, solamente. Su mejor carta de presentación es la defensa irrestricta del ecosistema. Además cuenta con variadas opciones para disfrutar a manos llenas de un turismo vivencial sin cotejo.
.

Aquí están los mejores tejedores del mundo. Los cálidos frutos de sus telares cubrieron la piel morena de los aguerridos patriotas que se fajaron a puño y varazo limpio en las contiendas de Junín y la Pampa de la Quinua donde se logró la Independencia; y el poncho chiquiano fue el soporte sobre el que se firmó la Capitulación de Ayacucho, como aparece en un lienzo del pintor huancavelicano Daniel Hernández Morillo.
.
.
Cuenta también con recetas milenarias para todos los gustos y sabores, delicias campestres que engalanan las fiestas patronales de Santa Rosa de Lima y San Francisco de Asís; mas si de caminar se trata, y el hambre impacienta a las tripas, no hay nada como un puñado de cancha con un trocito de queso, producto bandera elaborado por manos hacendosas con la leche más saludable del planeta. Para calmar la sed hay abundante chicha, fermentando ansiosa de desbordar los cuntus. Y si el paladar se inclina por un potaje para chuparse los dedos, basta visitar el "Rincón del Recuerdo".


Es decir, Chiquián es la Obra Maestra del Creador. Intente no quedar boquiabierto con el magnetismo de sus tardes de arrebol, y no podrá. Tampoco tiene que pellizcarse pensando que el hechizo de su policromía crepuscular constituye un sueño de floripondio, pues es realidad palpable hasta para los incrédulos. Parajes sin igual que engalanan la cuna del revolucionario social Luis Pardo y de nuestro recordado “Shapra” (Manuel Ñato Allauca), el cicerone andino con el mejor floro del mundo.

,
Uno de estos hermosos parajes es RACRÁN, ubicado a unos metros del hanabarrino Umpay. Dos caminitos suspendidos en el alero de los años, nos llevan a disfrutar de un escenario natural acogedor, un mirador para deleitarse con los encantos de Chiquián y disfrutar la magia del glaciar Tucu, que corona de albura la collana de Lampas y la encajonada joya de Aquia, dominio ancestral de los vigorosos Rimay Cóndor. Sin duda, un destino invalorable para un safari fotográfico.


“Jeshu, caminando por Racrán he sentido tu fragancia. He visto tus pupilas de paloma en las aguas cantarinas de Putu, desde ahí te he escuchado silbar con el viento en Chaquinani…”, dice mi padre en una carta dirigida a mi madre a dos días de pedir su mano.
.
.
Mamá, de abriguito, y papá de sombrero negro, con sus amigos chiquianos

Porque Racrán es un edén para los enamorados apasionados, invisible a la mirada paterna y de los hermanos mayores de la doncella. Allí se han tejido muchas historias de amor eterno. Inclusive, como me comentó una vez el patriarca oropuquino Pedro Loarte Cano, amigo personal de Luis Pardo a quien acompañaba con su mandolina, nuestro bandolero romántico visitaba frecuentemente Racrán con su amada, para contemplar la belleza de Chiquián, y que recostado en un árbol centenario le cantaba huaynos y yaravíes, y sólo Dios sabe, si fue en este punto de encuentro donde escribió su premonitorio himno “EL CANTO DE LUIS PARDO”, convertido después de su muerte en el vals “LUIS PARDO”, canción conocida también como “LA ANDARITA”.
.

El paraje de Racrán está engastado en la orilla sur de lo que en la época de Pisanamaría fue Sequiancocha, y recuesta su inmensidad bajo las égida fraterna de las laderas verticales que trepan como enredaderas el apu Capillapunta. Su amada Cochapata posa su sedosa cabellera en su hombro derecho, y los bordes de su falda turquesa acarician las pircas eternas de Racrán. Desde allí se escucha con claridad meridiana la dulce voz del viento que baja del enhiesto Jaracoto, y de las canoras aguas de la cascada de Putu. Una combinación perfecta de la melodía terrena.

La última vez que visité Racrán fue en Semana Santa, de hace unos años, cuando todavía no se ablandaban mis bíceps ni se acalambraban mis pantorrillas. Llegué con el alba, máquina fotográfica en mano. Las calles chiquianas estaban desiertas de fieles devotos. Fue Jueves Santo, recuerdo. No arribé con la agilidad de un potro, sino con la precaución de un asustado caminante, pues de niño, cuando cubriendo mi rostro con mi ponchito paseaba ufano por estos dominios buscando una chacuita, un cachorrito de medio mes de nacido empezó a ladrar sin pausa ante mi fantasmal presencia; luego se abalanzó inmisericorde hundiendo sus caninos de alfiler en mi huesuda canilla derecha. Ahí comprendí que el dicho “Perro que ladra no muerde” alude al humano hablador, y no tanto a su fiel amigo ladrador.


En los primeros minutos del día se aprecia desde Racrán, cómo la torre de la iglesia matriz de Chiquián se va incorporando al paisaje, junto a los velos de humo, que con el viento a su favor, se elevan de los fogones que van cociendo lentamente el pari, el pojti y la lahuita de Semana Santa. Al mediodía, cuando el sol cae en plomada, este mismo viento se queda dormido bajo la comba azul de la quietud. Es cuando el aroma rural nos llena de una paz desconocida para los sentidos urbanos. Luego viene la hora de contemplar el atardecer, con ese sabor a nostalgia que en la brevedad del tiempo desgrana el ocaso. Después cae lentamente la sotana de la noche. Ya los pichuichancas, cuculíes y torcazas retozan en las copas de los hospitalarios alisos, molles y eucaliptos. Es momento de aguzar los sentidos y tensar los nervios, pues un inesperado canto sonoro del agorero pacapaca puede erizar la piel y despertar el recuerdo de aquellas narraciones ancestrales de almas penitentes, que solíamos contarnos de chiuchis en las veredas de lajas del barrio.

.
Ir a Racrán caminando por una calle sin asfalto es vivir una aventura diferente, en un ambiente rebosante de colorido follaje, muy cerca de las rutas turísticas habituales del pueblo. Es empezar la mañana con un sorbo de aire puro, sólo es cuestión de levantarse antes de que el gallo del vecino cante 3 veces y cuando los candiles empiezan a iluminar las casas de los jornaleros que se preparan para emprender la faena diaria. Basta sentarse con tranquilidad sobre el mullido kikuyo y disfrutar del paisaje silvestre, experimentando los prodigios de la Naturaleza. Una oportunidad para desconectarse del tedio que impone la rutina, poniéndole chispas a la vida con los componentes del ensueño. Visiten con sus warmis o sus enamoradas este mítico remanso de las caricias tiernas y los besos dulces como los caramelos de leche de tía Dolorita, como los adoquines de “Cholito Nava”, como las chaposas manzanitas de Chinchupuquio, como las mashuitas con sabor a miel de Tulpajapana… Es la mejor receta para un día de salud plena en aras del crecimiento espiritual, ya que, como me decía mi abuelita Catita: “Levántate más temprano, hijo. No seas flojo, camina hasta la cascada de Putu y bebe de sus aguas frescas. Te aseguro que retornarás sabio; y no olvides mirar con fe la Cruz de Capillapunta, pues de ahí despunta la Luz del Nazareno que ilumina nuestras conciencias. Ya algún día tendrás tiempo suficiente para dormir el sueño eterno”.

,
CHIQUIÁN: PARAJES EN ESPIRAL

Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)

Tierra bendita: corazón amigo,
en las mañanas, sembrando trigo,
por las tardes, buscando abrigo
ya en las noches, sueño contigo.

Caranca: mil latidos en concierto,
todo es belleza, a cielo abierto;
el albo Huayhuash, abre su puerta,
al mágico Chiquián que está de fiesta.

Huancar: umbral de verde estampa ,
con sus ojos de roca, mira la pampa;
miles de eucaliptos, besan el cielo,
donde el cóndor cruza, en alto vuelo.

Parientana: perfumada de frescura;
maestros y alumnos, destilan cultura,
el coloso Yerupajá contempla risueño,
con su blanca mirada de ensueño.

Chicchó: arbolito de manzana,
canta un huínchus por la mañana;
un tierno shulaco sale reptando,
dos banderilleros le están apuntando.

Jaracoto: trina el pichuichanca;
cien chiuchis cantando izan la bandera;
es muy hermosa nuestra rojiblanca,
que flamea contenta en la ladera.

Capillapunta: fiel centinela.
Altar glorioso, cruz de madera;
alumbra fuerte el sol, no una vela,
desde la cumbre hasta la pradera.

Umpay Cuta: maíz maduro;
el gran bandolero saluda al turista;
con su caballo, pisando seguro
y su estampa que a todos gusta.

Lirioguencha: estadio moderno,
con su verde gramado tierno.
Unos miran desde las tribunas
otros sin boleto, desde las alturas.

Cochapata: huarastucoj y nunatoro,
con roncadora de pellejo de perro;
brotan del píncullo melodías de oro
desde las faldas, hasta aquel cerro.

Putu: misterio y hermosura;
el agua cae desde gran altura,
riendo dulce, cristalina y pura,
regando feliz, la tierra dura.

Oropuquio: cuna del Sport Cahuide
caminitos estrechos que nadie mide;
chinguirito y arpa, todos imploran,
callecitas de piedra, los tacos lloran.

San Juan Cruz: tributo a Dios;
los peregrinos suben jadeantes,
besan el Madero y dicen !adiós¡,
cerro bendito, de mil caminantes.

Mishay: culto al Divino Maestro,
que hace del alumno, un hombre diestro;
pródiga cantera de sabiduría andina,
que brinda cultura, a la estudiantina.

Puente Cantucho: cálido hospicio,
para el visitante y el arriero misio;
Cuspón y Roca, besan tu suelo
y calman su sed en el arroyuelo.

Tulpajapana: bordeando el cementerio.
Lugar sagrado donde reina el silencio;
sobre sus entrañas la Gruta florece,
a su alrededor todo reverdece.

Cruz del Olvido: triste destino;
oración y banda, funeral andino,
paso obligado al Camposanto,
camino de espinas del que quiso tanto.

El coso: penal de inocentes prisioneros.
Reses, caballos y burros dañeros,
dormitando cumplen su condena,
por saciar su hambre en chacra ajena.

Jircán: tardes de toros y de fútbol,
bailan huaynitos los caballos moros.
bajo tus palincas un choborra canta;
Huerto de Judas de Semana Santa.

Tranca: pencas y hualancas,
escoltan el gallardo paso del 351;
camino de herradura a Ninán y Cununa
entre tramo y tramo me como una tuna.

Chivis: bosque encantado;
mil zambullidas y un clavado,
entre pitadas, humo y anisados,
niños de estanque tiritan asustados.

Shapash: sacuaras y tibio baño;
no hay duchas, saunas ni caño;
se baja en picada por la pendiente,
con agua corriente se baña la gente.

Aynín: río de vida y encanto,
miles de truchas, ondinas no tanto;
niños excursionistas en sus riberas,
con sus maestros de clases primeras.

Chinchupuquio: huerto florido,
donde el Sol se queda dormido;
dulces manzanas y melocotones,
gigantes yacones para los glotones.

Quihuillán: homenaje a Bolognesi.
Tiernos amores de ensueño y encanto
tras una promesa, triste despedida;
una torcaza queda herida.

Usgor: aguas que caen rimando,
siete ichicqulgos están llorando,
diez trovadores componen versos,
para sus musas de rostros tersos.

Uyu: sembríos esmeraldas y aguacero;
chacras, alfalfares, yuntas y arados
llegan los gañanes con el lucero,
su semilla santa y sus cayados.

Conchuyaco: 'Señor del Camino',
siempre cuidando el destino,
de los choferes y pasajeros,
del jornalero y los arrieros.

Fragua: mirador ecológico,
lugar ideal para un zoológico;
flores silvestres y pájaros canoros,
despiertan el alma con trinos sonoros.

Jupash: el agua lava y tropieza
con pencas y mazos de gran rudeza
formando un concierto de alba limpieza
fregando mugre de pieza a pieza.

Yarush: barquitos de maguey,
sueños de marineros que no morirán;
sus puentes lloran cuando pasa un buey,
desde Umpay Cuta, hasta Maraurán.

Shulu: mini safari urbano,
todos acuden desde temprano,
los tarapaqueños atrapan tinyacos,
los aliancistas cazan shulacos...

Agocalle: Venecia Chiquiana,
con zancos andando no parece enana,
los calzoncillos lloran con el chapuzón
de los que naufragan como Alonso Pinzón.

.
Caranca: corva su belleza como ceja
para llenarnos de embeleso con Chiquián,
acompaña nuestro llanto en cada despedida.

Y así: Sunoc, Tanaz, Cushish, Quinchayoc, Capulipata
Purampún, Yucyushtana, Cascas, Común, Calapata,
Macpún, Huanturma, Chipiaj, Paucaracra, Chaclapata
Raquinapampa, Unsucocha, Huayalpampa y Racrán
,
mientras los tengamos en mente, !FLORECER
ÁN!.
.

.
Racrán y los demás parajes chiquianos seguirán floreciendo, mientras los niños y jóvenes alfareros y poetas alienten y ayuden a nuestros buenos comuneros a cultivar las chacras comunales que están abandonadas desde hace más de 3 décadas, y sientan el aroma del choclo y la caña en su piel, la tersura de las habas tiernas que pronto serán panco, shinti o shacui, y la bondad del trigo en las mesas humildes, en las que nunca debe faltar el dulce zanguito y la machca fraterna.
.
Seguirá floreciendo también, mientras nuestro pueblo continúe escuchando el eco de la roncadora de Antonio Padua llamando al riego hermano. Mientras los chiuchis sigan bailando alegres en las faldas de Cochapata con sus atuendos de viejitos y sus bastones de guarango. Mientras los amores cautivos continúen sorteando shinuas y hualancas en los alfalfares en punta. Mientras los alumnos no vayan a los campos a derribar árboles para la yunza ni a traer leña, solamente, sino también a plantar árboles y a leer lo que la Naturaleza pone al alcance de los ojos humanos, porque CHIQUIÁN es una de las páginas más hermosas del GRAN LIBRO DE LA VIDA.
 



REYDA ALVARADO: CHIQUIANITA BELLA MUJER

JUDITH BALAREZO - LINDA CHIQUIANA

PASTORITA HUARACINA Y PRINCESITA DE YUNGAY

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - DONDE ESTÉS

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA