domingo, 30 de diciembre de 2012

NAVIDADES LAS DE ANTES - POR JOSÉ ANTONIO SALAZAR MEJÍA (UN DÍA COMO HOY EN HUARAZ)

La casa de don Cecilio Vega tras la pileta de la plazuela de Belén

NAVIDADES LAS DE ANTES
José Antonio Salazar Mejía
Cuando nos enfrascamos en la vorágine de la Navidad actual donde se ha perdido el verdadero espíritu navideño para privilegiar el aspecto comercial de la fiesta, con un festín desmedido de regalos y un terrible empacho de panetones y carne de lechón o pavo, uno recuerda las antiguas navidades donde todo era distinto. No había Papa Noel ni luces titilantes, era la fiesta del Niño Dios, y los regalos, si los había, los entregaba Él. En algunos casos se reservaban para el 6 de enero, y eran los Reyes Magos quienes traían los juguetes.
¿Qué te ha traído el Niño? Era la pregunta frecuente en esas épocas

Una de las características del Huarás antiguo eran los nacimientos movibles. Había familias que expresamente armaban enormes nacimientos sobre tablas y mesas, con diferentes escenas y personajes. Los escultores también preparaban estos nacimientos que eran la delicia de los pequeños. En los días previos a la Navidad, a determinada hora, generalmente en las tardes, se escenificaban las representaciones. A un real la entrada, las salas se abarrotaban, familias íntegras asistían al evento. Se apagaban las luces y de un lado a otro se empezaban a mover las figuras. Primero cantaban unos pajaritos sobre unas ramas, al pie del árbol una lavandera golpeaba con un mazo la ropa que sumergía en un riachuelo de agua corriente. Cuando ella cesaba su labor, un leñador empezaba a cortar otro árbol con su filuda hacha. Al costado, un pastor al frente de su rebaño cargaba un pequeño carnerito.
El herrero era un personaje infaltable en los nacimientos móviles

Los pequeñuelos rompían en risas y aplausos. Cerca al misterio, un zapatero se afanaba en clavar un zapato viejo, más allá, un viejo carpintero serruchaba una madera. Todo era vida y movimiento. Las pequeñas imágenes estaban muy bien hechas y vestidas apropiadamente, por lo que el tinte realista era único. Luego venían las escenificaciones grupales y cada año había alguna novedad, ya era una pelea de gallos, la danza de los shacshas, o una corrida de toros. El público deliraba y aplaudía. ¿Pero cómo se movían las figuritas esas? Debajo de las mesas y tablones, estaban escondidos algunos muchachos que previo ensayo se encargaban de mover con cáñamos y pabilos a los pequeños monigotes. Encima, la champa se encargaba de cubrir toda la mesa y cubrir las apariencias.
Finalmente venían las escenificaciones religiosas. Se presentaba la adoración de los pastores, la llegada de los Reyes Magos, la huida a Egipto y la matanza de los inocentes. Esta era la escena más pavorosa, pues los soldados romanos acuchillaban a los niños y brotaba la sangre espesa. Terminaba la actuación con la presentación de los ángeles que cantaban glorias y alabanzas al Niño Dios. Se repartía caramelos a los niños y todos salían comentando las escenas más recordadas.

Debajo de los nacimientos estaban los titiriteros
 
Fuente:
 
 
 

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - APAGA LA UZ

WET - DONDE ESTÉS

WET - ADAMO

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

Oswaldo Pardo Loarte

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

SECRETO AMOR