jueves, 25 de febrero de 2010

UN VALS Y UN RECUERDO - POR DARIO MEJIA - DESDE AUSTRALIA

.


Un vals y un recuerdo
.
Por Dario Mejía


¿Recuerdas dulce amor, ese vals,
aquel vals de antaño
que escucháramos cantar?
Triste en su verso y melodía
y muy precioso en su armonía,
al oírlo me ponía sentimental.
.
De esa manera empieza uno de los valses clásicos y más hermosos del cancionero criollo del Perú, "Un vals y un recuerdo", cuya letra pertenece a Lorenzo Humberto Sotomayor y la música a Rodolfo Coltrinari.
.
En mi última visita a Lima tuve la satisfacción de ser invitado a una velada criolla organizada por el grupo "Viernes Criollo", quienes, religiosamente, solían reunirse los viernes por la noche para hacer música, desde 1952. Fue algo grandioso escucharlos ya que su repertorio incluye grabaciones que hizo el dúo Montes y Manrique, composiciones de Carlos Gamarra, Felipe Pinglo y del repertorio de los Hermanos Govea.
.
¿Por qué esas canciones han sido relegadas al olvido, siendo tan hermosas en letra y música? me preguntaba, mientras me deleitaba escuchándolas. Esa noche, a pedido de ellos, me sentí honrado de brindar una pequeña introducción a un par de canciones, contando la historia de las mismas.
.
Ya de regreso a mi hogar, en Melbourne, Australia, en vísperas de navidad, uno de los amigos aquellos me escribió pidiéndome que lo ilustre sobre Néstor Chocobar, a quien uno de nuestros grandes compositores peruanos le dedicó un vals, me refirió. No estaba escribiendo por esos días, ni tampoco lo estuve haciendo después, por lo que me limité a darle el nombre del vals y de a quienes pertenecía, prometiéndole que después escribiría una nota al respecto con datos que había encontrado durante mi búsqueda de información sobre el criollismo. Anteriormente, hace varios años, me había referido a Néstor Chocobar en unas Efemérides Criollas que preparé, por lo que conocía a que se debía que su nombre se haya inmortalizado en el cancionero criollo.
.
Hace unos días el amigo aquel me hizo recordar que no me olvide de contarle sobre Néstor Chocobar, así que aprovechando que dentro de unos días se cumplen 65 años del fallecimiento de aquel bardo criollo, es bueno mencionarlo y recordar, o conocer, a uno de los más grandes intérpretes que tuvo el cancionero criollo por los años 40.
.
Jamás podré olvidar la emoción
de aquel muchacho criollo,
aquella noche al cantar,
en el teatro, con la orquesta,
como si algo presintiera
que en su vida pronto íbale a pasar(*).
.
Al empezar la década de los 40, el mundo se encontraba en guerra por lo que las radios, periódicos y revistas de Lima solían informar sobre lo que acontecía en los campos de batalla. Pero las radios también transmitían programas de música en vivo, donde alternaban la música foránea con la música criolla. Según los cancioneros que he podido revisar de la época aquella, las mujeres eran las que copaban más los programas radiales de música, figurando Lucha Estrella, Yolanda Matos, Jesús Vásquez, Gloria Ramírez, Elena Mayer, Violeta Castro, Alicia Lizárraga, Irma Molina, Rosita Passano, Meche Herrera, Lucy Smith, Esther Cornejo, La Pequeña Nelly, María Jesús Jiménez, Blanquita Torres, Delia Vallejos, Yolanda Negrón (Yolanda Vigil), Graciela Montes (hija de Eduardo Montes Rivas), Las Criollitas y otras más.
.
Lorenzo Humberto Sotomayor con su conjunto musical solía acompañar a los intérpretes que se presentaban en la Radio Goicochea. Es así que el Maestro Sotomayor estuvo a cargo del acompañamiento musical de un concurso de aficionados que organizó dicha radio en 1940, el cual fue ganado por Amanda Sosa y el segundo lugar fue ocupado por Néstor Chocobar.
.
"En los años 30 y 40, por ejemplo, habían cantantes de mucha calidad. Entre ellos, Néstor Chocobar, una voz exquisita que interpretaba maravillosamente nuestra música", fue lo que contó Lorenzo Humberto Sotomayor, muchos años después, en una entrevista que le hicieron, con motivo de haber cumplido 85 años, y que fue publicada en El Comercio del 11 de agosto de 2000.
.
En el cancionero "Alta Voz", del sábado 2 de agosto de 1941, se califica como buena la interpretación que hizo Néstor Chocobar del vals "Invoco tu nombre" de Laureano Martínez Smart, el lunes 21 de julio de ese año, a las 9:50 p.m. en la radio O.A.X. 4E (Radio Goicochea que después pasó a llamarse Radio Central).
.
Ese año de 1941, Néstor Chocobar ya se estaba haciendo conocido en el ambiente criollo, como figura en el cancionero "Alta Voz" cuando se publica la letra de la polca "A los acordes de una polkita" de Luis Dean, señalándose que fue estrenada en Radio Goicochea por el cantor criollo del momento, Néstor Chocobar.
.
"Yo te pido, guardián, que cuando muera,
borres los rastros de mi humilde fosa"
Eran las palabras de aquel vals
que escuché yo cantar
al galán más criollo,
que en años fue el mejor trovador.
.
El vals "El Guardián" formaba parte del repertorio de Néstor Chocobar y es al que se refiere la letra de "Un vals y un recuerdo". El músico limeño Juan Peña Lobatón musicalizó un poema del poeta colombiano Julio Flórez, naciendo de esa manera el vals "El Guardián". A Julio Flórez lo llamaban "El celador del cementerio", porque tiene muchos poemas que hablan de la muerte y el cementerio, como es el caso de "El Guardián".
.
Según cuenta el cronista Gonzalo Toledo, en dos crónicas que escribió sobre Néstor Chocobar para El Comercio (el 2 de abril de 1991 y el 28 de febrero de 1995), el sábado 3 de marzo de 1945 Néstor Chocobar se presentó en la entonces Radio Central, que antes había sido la Radio Goicochea, y la orquesta de Rodolfo Coltrinari lo acompañó. A pedido del público, Chocobar interpretó el vals "El Guardián" haciéndolo con tanto sentimiento, alma y vida, como si presintiera que esa sería su última interpretación ya que algo le iba a pasar.
.
Y que en mil canciones,
cuando las cantaba,
ponía su alma
y a todos gustaba;
ese bardo criollo
era Néstor Chocobar.
.
Por esas cosas del destino, aquella presentación en Radio Central fue la última de Néstor Chocobar ya que tres días después, el martes 6 de marzo de 1945, cuando tenía 23 años de edad, fue intervenido de urgencia en el Hospital Dos de Mayo y un paro cardíaco, post-operatorio, acabó con su vida, señala Gonzalo Toledo.
.
El historiador Manuel Zanutelli cuenta que en el obituario de la edición de la mañana de El Comercio, del 7 de marzo de 1945, se menciona que los restos mortales de Chocobar fueron velados en la calle Marañón 357, Rímac, siendo enterrado el jueves 8 por la mañana.
.
La muerte de una joven promesa del cancionero criollo impactó mucho en el ambiente musical. Es así que Luis Dean compuso un vals a la memoria del recordado trovador criollo, teniendo éste una débil textura literaria, señala Zanutelli. Sin embargo, Lorenzo Humberto Sotomayor con Rodolfo Coltrinari, que lo conocían muy bien, decidieron también homenajearlo a través de un vals que sí pegó en el gusto del público, "Un vals y un recuerdo".
.
El conjunto "Los Chalanes", que dirigía Lorenzo Humberto Sotomayor, tocando el piano, con Gonzalo Barr como la primera voz, fue el primero en grabar "Un vals y un recuerdo", siendo un éxito rotundo en el disco, al igual que lo fue desde su presentación en la radio y las giras que hicieron por todo el Perú y Chile.
.
Sotomayor formó "Los Chalanes" en 1944. "Fue el conjunto musical más extraordinario que tuvo el Perú. En esa época los conjuntos se manejaban con una y hasta dos voces, pero nosotros hacíamos cuatro voces", señaló Sotomayor cuando El Comercio lo entrevistó en el 2000.
.
El intérprete Roberto Tello, con el acompañamiento de la orquesta de Rodolfo Coltrinari, realizó también una estupenda grabación de "Un vals y un recuerdo". De igual manera, Jesús Vásquez, acompañada por la orquesta de Jorge Huirse, realizó una memorable grabación del vals.
.
Si muy bien, después de las grabaciones de Montes y Manrique en New York en 1911, en Lima se hizo grabaciones en 1913, y años siguientes, que fueron enviadas a Estados Unidos, luego a Chile, para procesarse y ser comercializadas en discos de carbón, por inicios de los años 40 escaseaban las grabaciones peruanas teniendo que viajar nuestros artistas a Chile o Argentina para grabar sus discos. Ello se debía, quizás, a los efectos de la guerra mundial que se vivía por ese tiempo.
.
En Argentina, por ejemplo, las grabaciones estaban adelantadas que hasta se grababan los programas radiales. En poder de ciertos coleccionistas hay grabaciones en vivo de "Los Trovadores del Perú", realizadas en Radio Splendid de Argentina. Tengo copia de una de esas presentaciones y, por lo que se habla en la misma, se da a entender que quizás sea la primera presentación, o una de las primeras, de "Los Trovadores del Perú" en Radio Splendid a inicios de los 40.
.
Lamentablemente, por esos tiempos, en el Perú no se grababan los programas radiales por lo que no hay registro grabado de la voz de Néstor Chocobar y solamente podemos guiarnos de lo que nos contaron los que lo conocieron en vida. Unos años después, a fines de los 40, se acondicionaron dos salas de grabación en Lima, una por la Alameda de los Descalzos y la otra en el edificio de Cosmana (por la esquina de la Av. 28 de Julio con la Av. Petit Thouars), donde nuestros artistas pudieron registrar sus voces de tal manera que, por ejemplo, se pudo realizar grabaciones de una gran intérprete que también nos dejó a temprana edad, Yolanda Vigil "La Peruana".
.
A pesar de no poderse escuchar como fue esa exquisita, maravillosa y varonil voz de nuestro cancionero, el bardo criollo Néstor Chocobar se inmortalizó en la canción criolla gracias al hermoso vals de Lorenzo Sotomayor y Rodolfo Coltrinari, "Un vals y un recuerdo".
.
(*) La versión de Los Chalanes, con Lorenzo Humberto Sotomayor, y la de Jesús Vásquez es como figura escrito. Sin embargo, la versión que grabó Roberto Tello, con el acompañamiento de la orquesta de Rodolfo Coltrinari, dice: "que su vida pronto iba a terminar".
.
Dario Mejia
Melbourne, Australia

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA

BANDA DE MANGAS

BANDA DE LLIPA

SECRETO AMOR

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

Oswaldo Pardo Loarte

La casa vieja - Nieves Alvarado

Chiquián - Marco Calderón Ríos

Hualín Aldave Palacios